Calendario

lunes, 28 de diciembre de 2009

Naufragio baloncestístico


El Real Madrid - Regal Barcelona de anoche sólo puede calificarse de una manera: naufragio total y absoluto, algo peor que lo del Titanic. El Real Madrid se estrellaba una y otra vez contra la ordenadísima defensa del Barcelona mientras que los azulgrana anotaban sus canastas con una facilidad pasmosa. Básicamente ése es el resumen del partido.

El Real Madrid jugó cuatro minutos, de forma que a falta de seis minutos para la finalización del primer cuarto el equipo blanco ganaba por 11-8. Fue lo mejor del partido, con un baloncesto fluido por parte de ambos equipos, en momentos en los que los ataques se imponían a las defensas.

Sin embargo el Real Madrid se quedó anclado en esos 11 puntos mientras que el Barcelona no paraba de encestar. ¿Claves? Por un lado Bullock era quien organizaba el ataque blanco. Prigioni se limitaba a subir el balón botando y una vez en ataque la pasaba al norteamericano para que fuera él quien llevase el peso de la distribución. Lavrinovic era el que las encestaba. Pero he aquí que Bullock perdió los papeles con Navarro, le pitaron una falta en ataque y Messina decidió sentarlo para que se calmara. El ataque madridista dejó de funcionar pues no había organizador alguno y el Barcelona puso tierra de por medio.

Pero hay otra clave: Fran Vázquez. El pívot culé hizo y deshizo a su antojo tanto en defensa como en ataque. Fue bastión inexpugnable en los rebotes y la referencia ofensiva de su equipo. Nadie en el Real Madrid era capaz de pararlo y claro, así llegaban los huecos y las posiciones bien seleccionadas de tiro del Barcelona, mientras que los nuestros lanzaban a canasta sin orden ni concierto, en los primeros segundos de posesión, típico de lanzamientos desesperados, a pesar de que todavía faltaba un mundo.

Es increíble la Reyes dependencia que sigue teniendo este Real Madrid. Con el capitán en la cancha, otra suerte hubiese corrido Vázquez, aunque francamente es muy poco consuelo para los madridistas.

Otro punto inverosímil es que Marko Jaric no pudiera jugar. Aludieron a que las oficinas estaban cerradas... No las cerraron a cal y canto, precisamente, cuando permitieron en su día jugar a Messi sin ficha de comunitario. Como siempre, una vergüenza. Con Jaric habría habido orden en ataque (tengo mucha fe en él) aunque me temo que habríamos perdido igualmente.

El segundo cuarto fue ignominioso. El Real Madrid iba a ritmo de una canasta cada tres minutos, de forma que el Barcelona puso veinte de diferencia y el partido quedó reducido a una segunda parte completa de minutos de la basura.

No es sólo que Prigioni no sepa leer un ataque (y ya ni defender, porque su par, Sala, tiraba siempre solo y sin oposiciòn), también está el hecho de que un superclase como Bullock debería haber aprovechado los momentos en los que fue defendido por Navarro, ya que éste defiende fatal. Unimos a eso la falta de Reyes y la cantidad de ataques llevados de forma individual (Lavrinovic intentaba el uno contra todos, mala táctica) y tenemos por qué el Barcelona nos ganó con tanta facilidad.

Messina ha tenido total libertad para formar el equipo. Fichó y dio bajas a su antojo, así que toda la responsabilidad de la sección es suya. Ahora resulta que el día que no está Reyes, el equipo es un desastre en defensa y no digamos en rebote de ataque. No he visto todos los partidos de este año, aunque debo decir que sí unos cuantos. También he visto a otros equipos fuertes de la ACB y de Europa y la sensación que tengo es la de que este Real Madrid tiene que tener todos sus efectivos y un buen día para hacer algo. Si no, será complicado.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Permisivo Mejuto


Hablar del árbitro del Real Madrid – Zaragoza, después de haber terminado 6-0, parece una perogrullada pero es que, a pesar de que para mi sigue siendo el mejor y que me gustaría que todos los arbitrajes fueran con la tendencia y categoría del de Mejuto González, ayer no fue uno de sus mejores días. Quizás lo abultado del resultado y la diferencia entre ambos equipos, le llevó a tomar el camino más fácil. Y este no era otro que no abrir ni hurgar más en la herida del equipo maño.

La primera parte fue de lo más sencillo y cómodo que se le puede presentar a un colegiado. Dos jugadas pueden dejar dudas. La primera una posible falta sobre CR9 dentro del área pero que al no tener una repetición que me pueda sacar de dudas, lo doy como un lance fortuito. La segunda es clara y el codazo de Arizmendi sobre Arbeloa, en el salto, era merecedor de amonestación. La veteranía de Mejuto, y el 4-0 que campeaba en el marcador, le hizo tomar por el camino de la diplomacia y no señalar nada.

La segunda parte ya fue más complicada y no quiso, como decía, hurgar en la herida maña y que pudieran acusarlo de participar en una goleada, que podría haber sido de verdadero escándalo, por lo que permitió el juego duro, incluso violento, de algún jugador maño. No debió de hacerlo porque su permisividad puso en riesgo la integridad física de algún jugador blanco.

Nada más comenzar la segunda parte, Abel Aguilar, cometió dos entradas consecutivas merecedoras, por lo menos, de haber sido amonestado. Mejuto lo “indultó” y en el minuto 61 cometió otra falta, en esta ocasión sobre Marcelo, merecedora de, por lo menos, ser amonestado con cartulina amarilla. A pesar de parar el juego, no permitiendo la ley de la ventaja, tampoco es amonestado. Su entrenador, viendo que su jugador estaba claramente desbocado, lo sustituye tres minutos más tarde.

Si Abel Aguilar no aceptaba deportivamente la superioridad merengue, Diogo claramente desenterró el hacha de guerra y en el minuto 51 deja su firma en la pierna de Marcelo que, milagrosamente, se libra de una grave lesión. Para Mejuto su acción fue merecedora de tarjeta amarilla, cuando la realidad es que era merecedor de ser expulsado. Cuando transcurría el minuto 67 cometió otra falta sobre Van der Vaart que era merecedora de amonestación. Mejuto, otra vez, permitió que el Zaragoza terminara con los once jugadores, empleando una vara de medir distinta con los dos equipos.

Su otro lunar grave fue no ver el claro penalti cometido en el minuto 70 sobre Benzema. El destino sí hizo justicia, porque un minuto después, el francés logro batir a López Vallejo. Tampoco quiso ver las dos faltas consecutivas cometidas, sobre CR9, en el minuto 81 en la misma frontal del área grande. En la primera, es zancadilleado por un jugador rival pero logra mantener el equilibrio pero no evitar que Ayala lo derribara. En las dos acciones Mejuto no quiso saber nada.

Resumiendo, si en la primera parte llevó correctamente el encuentro, en la segunda fue peligrosamente permisivo con algunos jugadores visitantes y les perdonó un claro penalti y una falta muy peligrosa en la frontal del área. Si los maños no enderezan el rumbo no podrán decir que fue por culpa de Mejuto.

Nilo Campo
Socio Nº 89.506, del Real Madrid

Cerramos 2009 con goleada


El Real Madrid cierra el 2009 con una brillante goleada, 6-0 y dependiendo de sí mismo para ganar la liga; no en vano la diferencia con el Barcelona es de 2 puntos y queda pendiente el choque en el Bernabéu, el cual, si fuera pitado por árbitros de verdad como el señor Mejuto González, no tengo ningunda duda de que ganaríamos cómodamente. Pero no adelantemos acontecimientos. De momento, disfrutemos del presente.

El Zaragoza es un equipo débil. Su centro del campo no tiene consistencia y es allí donde el Real Madrid resolvió el choque a su favor. Sin embargo, no siempre es fácil motivarse contra un rival netamente inferior. A fe que el Real Madrid de anoche lo consiguió.

Unos ejemplos bastarán para confirmar lo dicho: minuto 8 de la segunda parte, 5-0 en el marcador, Diogo saca de banda a la altura de la frontal del área visitante y todo el Real Madrid presiona dicho saque; en torno a la media hora de la segunda final, con el 6-0 en el luminoso y habiendo conseguido ya su golito, Cristiano se agarra un cabreo monumental por fallar el tiro final de un contraataque perfectamente llevado por Benzemá; minuto 88, la presión constante del Real Madrid crea la última ocasión con peligro, con media docena de futbolistas corriendo hacia arriba para intentar marcar...

En definitiva: partido fácil, resuelto desde el minuto 2 con el primer gol de Higuaín (fantástico en el desmarque, a pase medido de Marcelo) con un Zaragoza que no inquietaba a nadie y el equipo no dejó de correr, presionar, apoyar al compañero y buscar desmarques hasta el pitido final. Así da gusto. Si los futbolistas siguen en esa línea, darán igual las alineaciones y los planteamientos de Pellegrini, incluso dará lo mismo tanto el Villarato como el Platanato. Con esa intensidad y la gran calidad de los nuestros, ganaremos todos los partidos.

A pesar de la incursión del tarugo (Diarrá) en el once inicial, el Real Madrid siempre tenía superioridad en el centro del campo. Hay que ver: ni en un partido tan fácil Diarrá es capaz de jugar sin perder balones comprometidos. Espero que Mali llegue hasta la final en la Copa de África; así perderemos de vista el mayor tiempo posible a este inútil redomado.

Pero jugaba Van der Vaart. Creo que ayer fue el mejor. No sólo marcó dos goles, sino que bajó constantemente a campo propio a ayudar a los centrocampistas a sacar el balón jugado. La presencia del holandés suponía la superioridad numérica comentada, de forma que el Zaragoza se veía desborado una y otra vez. La paliza física que se dio este jugador, además de la calidad de sus acciones, merecen que se le otorgue el título de MVP del partido.

Pero Van der Vaart no estaba solo. ¿Cuántas veces hemos visto en otras temporadas a Raúl presionando el solito? El gran capitán terminaba machacado por correr los noventa minutos, pero no servía para mucho dada la indolencia de quienes le acompañaban. Anoche no. Anoche vimos fútbol de lujo. Lass no paró de presionar y robar balones en el medio, Marcelo lo bordó como interior y Cristiano e Higuaín buscaron los desmarques de forma incansable, una y otra vez. Ramos subía la banda con bastante corrección (Lass siempre estuvo muy pendiente de las coberturas en la derecha) y el resto de los defensas se mostraron tan contundentes como bien posicionados tácticamente. Exceptuando Diarrá, un partido perfecto.

Higuaín es un lujo de futbolista. Volvió a marcar y lo hizo por partida doble. Su segundo gol se podría calificar de obra de arte. Recogió un rechace dentro del área rival, con un defensa encima; de un sutil toque se fue de su par (toque dificilísimo, por cierto) superándolo en una especie de original sombrero, se giró y batió de perfecta vaselina a López Vallejo. Cada día que pasa veo en Higuaín al sucesor de Raúl. Esperemos que, por su bien, no tenga que padecer a ningún técnico patán que lo aleje del área.

Es curioso, porque en la segunda parte entró Raúl, Pellegrini apartó a Van der Vaart de su sitio (con lo bien que lo estaba haciendo) y colocó al capitán de centrocampista. ¿Cuántos años de goles le han robado a Raúl los incompetentes que decidieron alejarlo de su sitio natural? Y aún así, posee todos los records. Quien no lo vea, que se compre unas gafas en la tienda oficial del Real Madrid, que allí no se engaña a nadie. Sólo hay que fijarse en cómo aumentó sus registros goleadores el gran Raúl cuando Schuster recaló en el banquillo blanco y lo volvió a utilizar como delantero. Pero dicen que no hay más ciego que el que no quiere ver y en este país, empezando por Alfredo Relaño, hay muchos.

Hablando de Relaño: toda la semana metiendo baza porque Benzemá no era titular. ¿Hizo un buen partido la semana pasada? Sí. ¿Estuvo mejor que Higuaín o Van der Vaart? No. ¿Habría sido justo relegar al banquillo a Higuaín o Van der Vaart para que juegue Benzema y así Relaño, González y toda la banda anti-Raulista de este país se emocionara? Pues no. Creo que Pellegrini fue justo a la hora de decidir los titulares de ataque: Higuaín no para de meter goles; Van der Vaart está al nivel de un fichaje "galáctico" (lo entrecomillo porque si don Alfredo Di Stéfano no soporta ese término quién soy yo para contradecirle) y Cristiano es el mejor del mundo. Benzemá salío en la segunda mitad, con media hora para demostrar y mi veredicto es, lisa y llanamente, un aplauso: corrió, buscó, apoyó, marcó... Estuvo a la altura de lo que exige el Real Madrid y me alegro por ello. Veo en el un crack, pero habrá tiempo para que jueguen todos y lo justo anoche era que Higuaín y Van der Vaart fuesen titulares.

Cristiano también completó un muy buen partido. Creo que a estas alturas nadie con dos dedos de frente lo tachará de egoísta en el campo. Fueron muchas las acciones en las que pudo haber culminado jugadas en las que había sorteado a varios rivales, pero prefirió buscar a compañeros desmarcados, lo cual crea un peligro inmenso. Me viene a la cabeza Robben. El holandés es un peligro. Me hubiera gustado mantenerlo en el equipo como especialista, para sacarlo a falta de veinte o veinticinco minutos en partidos completamente atascados. Pero la diferencia entre Robben y Cristiano es que el portugués levanta la cabeza. Por eso uno es el mejor del mundo y el otro, simplemente un especialista. La cosa es que defender a alguien que no pasa el balón es mucho más sencillo, porque puedes destinar todos los jugadores que quieras a su defensa. Pero cubrir a un futbolista que te puede regatear de mil maneras posibles y que es lo suficientemente inteligente para pasar el balón a un compañero en mejor posición... Imposible. ¿Todavía hay patanes que comparan a Messi con Cristiano? Si Messi no jugase en el Barcelona, ni se habrían fijado en él.

El gol de Cristiano llegó tarde, fue el quinto, pero ¡qué golazo! Me recordó a Zinedine Zidane, en una ocasión, frente al Deportivo de la Coruña, cuando mareó a toda la defensa deportivista dentro de su área para terminar batiendo de poderoso disparo a Molina. Cristiano no chutó con fuerza, pero no le hizo falta, porque con tres sutiles recortes hundió tanto al meta como a la zaga maña, de tal manera que con todos sus rivales por los suelos, sólo tuvo que chutar a placer. Aún así, la forma de moverse dentro del área para descolocar a sus rivales me recordó al astro francés. Espero que siga recordándome a él, porque eso sería muy bueno.

Varios exmadridistas entre las líneas del Zaragoza, pero ni por ésas los nuestros tuvieron piedad. El entrenador (José Aurelio Gay), el bueno de Pavón, el pobre Diogo (19 meses de calvario y dos operaciones de rodilla, espero que se recupere). El Real Madrid debe jugar así, dando miedo. Los tiempos en los que venían paquetes como el Rácing de Santander con el rencoroso y vengativo Munitis a la cabeza para intentar reírse de nosotros en nuestro campo, deben quedar desterrados para siempre. Y la mejor forma de hacerlo es así, goleando desde el principio hasta el final, sin dar un sólo respiro a quien ose intentar ganarnos en nuestro feudo, el mejor estadio del mundo, el Santiago Bernabéu.

Comenzaremos el año en Pamplona y ya os adelanto que hace un frío devastador. Anoche estuvimos a seis bajo cero y no para de nevar. Además el partido será un domingo a las nueve de la noche, vamos, que parece que el Villarato está hasta para decidir las horas de los partidos (claro, es televisado por el Plus, supongo que no hay que explicar nada más). Pero más que el frío, el problema es que Lass y Ramos no podrán jugar por ser amonestados ayer. La amarilla de Lass la puedo entender, la de Ramos no. Con el partido resuelto dio una patada a destiempo en el centro del campo que no iba a ningún sitio. Por lo menos estará Xabi Alonso. ¿Le colocará Pellegrini a Diarrá para entorpecer su juego? Espero que no.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Anécdota sobre Don Santiago Bernabéu

Aunque José Antonio Martín Petón -curioso personaje, exfutbolista, historiador, colchonero y antimadridista confeso- no es precisamente santo de mi devoción, el pasado 1 de Diciembre, en el programa "Punto Pelota" de Intereconomía TV, contó una anécdota sobre Don Santiago Bernabéu, que me ha parecido digna de compartir en el blog.

Todo viene a raiz de las imágenes que salieron a la luz pública del impresentable de Laporta, celebrando la víctoria-atraco del pasado 29 de Noviembre en el Campo Nuevo, y comparándolo con el señorío y discreción de Don Santiago Bernabéu en un curiosísimo acto de "venganza" post mortem contra un periodista, exiliado en México, relacionado con la muerte -no se sabe a ciencia cierta si en la cárcel Modelo o en Paracuellos- del que fuera futbolista del Real Madrid y del Atlético de Madrid, Monchín Triana.

El Paladín Mayor del Villarato

Lo prometido es deuda, y a mí, las deudas, me gusta liquidarlas cuanto antes. Por consiguiente voy a analizar el acta, del partido Barcelona - Español, redactada por el ínclito Iturralde González, benefactor de los culés y paladín mayor del Villarato, como demuestran los datos.

Iturralde dirigió en 30 ocasiones en la liga al Barcelona, con un balance de 20 victorias, 7 empates y tan solo 3 derrotas. Repartidas sus actuaciones, en porcentajes, nos demuestra que con él los culés se garantizan la victoria en el 66,66% de las ocasiones, el 23,33% termina empatando y solamente en el 10% de las ocasiones sale derrotado. Ya no digamos en el Campo Nuevo, que de trece ocasiones ganó once y empató dos. En los penaltis tampoco dejan lugar a dudas sus preferencias: ocho penaltis a favor y tan solo uno en contra.

Con estos datos, no debemos de extrañarnos de que el sábado los metiera en el partido, con la señalización de un penalti a todas luces inexistente, cuando llevaban toda la 1ª parte con dos disparos a puerta a pesar del famoso “Tique – Taca” de las narices y de una posesión del 80%, casualmente los mismos que el Español.

Pero lo más significativo es la redacción del acta del último encuentro dirigido por el protésico dental a los culés, y que gustoso paso a desmenuzar lo que, bajo mi punto de vista, su narcisismo, egocentrismo o vanidad –que cualquier acepción le es válida- le lleva a cometer.

Tomando como referencia el apartado de incidencias, lo que realmente lleva su toque personal, se pueden observar sus manipulaciones.

INCIDENCIAS

1.- JUGADORES

A.- AMONESTACIONES

- F.C. Barcelona:

+ En el minuto 30 el jugador (9) Ibrahimovic , Zlatan fue amonestado por el siguiente motivo: protestar, de forma ostensible, una decisión mía.

+ En el minuto 83 el jugador (3) Pique Bernabeu, Gerard fue amonestado por el siguiente motivo: derribar a un contrario en la disputa del balón.

+ En el minuto 86 el jugador (5) Puyol Saforcada, Carlos fue amonestado por el siguiente motivo: saltar con el codo de forma peligrosa para un adversario, llegando a contactar con él

- R.C.D. Espanyol de Barcelona SAD:

+ En el minuto 18 el jugador (18) Forlin, Juan Daniel fue amonestado por el siguiente motivo: cometer reiteradas faltas sobre jugadores contrarios.

+ En el minuto 29 el jugador (2) Chica Torres, Francisco Javier fue amonestado por el siguiente motivo: agarrar a un adversario en la disputa del balón.

+ En el minuto 37 el jugador (37) Baena Urdiales, Jose Raúl fue amonestado por el siguiente motivo: agarrar a un adversario en la disputa del balón.

+ En el minuto 39 el jugador (10) Garcia Fernandez, Luis fue amonestado por el siguiente motivo: protestar, de forma ostensible, una decisión mía.

B.- EXPULSIONES

- F.C. Barcelona:

Ninguna

- R.C.D. Espanyol de Barcelona SAD:

Ninguna

C.- OTRAS INCIDENCIAS

* R.C.D. Espanyol de Barcelona SAD:

El dorsal nº37 D. José Raúl Baena Urdiales fue amonestado a la finalización del partido por esperarme en el túnel de vestuarios para recriminarme la acción del penalty sancionado en el partido dirigiéndose a mí persona diciendo:"ya lo verás por la tele, ya lo verás por la tele", por lo que fue expulsado.

En el apartado de AMONESTACIONES del Barcelona redacta la amonestación de Ibrahimovic:

“protestar, de forma ostensible, una decisión mía”

Si ahora nos fijamos en el apartado C.- OTRAS INCIDENCIAS, redacta la expulsión, al final del encuentro, del jugador del Español, Baena. Según expone Iturralde, en ningún momento la recriminación es de forma ostensible, ni le falta al respecto ¿Por qué fue expulsado? por el simple motivo de poner en duda su labor, cosa que su vanidad no le permite tolerar tal “desfachatez”. Fácilmente llegamos a esta conclusión comparándolo con las amonestaciones, por protestar, a Ibrahimovic y al españolista Luís García.

Si continuamos con el apartado A.- AMONESTACIONES, con respecto al Barcelona, observamos la redacción de Iturralde el motivo de la amonestación a Puyol:

+ En el minuto 86 el jugador (5) Puyol Saforcada, Carlos fue amonestado por el siguiente motivo: saltar con el codo de forma peligrosa para un adversario, llegando a contactar con él.

Si ahora nos vamos a la circular nº 4 de la temporada 2009/2010:

“CONCLUSIONES A LAS REUNIONES TECNICAS DEL ARBITRAJE ESPAÑOL EN LAS CATEGORÍAS DE PRIMERA, SEGUNDA Y SEGUNDA DIVISIÓN “B”, CELEBRADAS EN SANTANDER Y MADRID DURANTE EL MES DE AGOSTO DE 2009”

Con respecto a la REGLA XII en su apartado Codazos, dice textualmente:

“Otra de las lacras del fútbol que daña gravemente la integridad física de los jugadores, es el uso de los codos con fuerza excesiva. En este caso, hemos establecido que con frecuencia los jugadores usan los brazos de forma temeraria, sin tener en cuenta el riesgo ni las consecuencias de los adversarios, son este tipo de conductas la antesala de juego brusco grave que ocasionan graves consecuencias a los jugadores y las que deben ser sancionadas con rigor disciplinario, imponiendo la tarjeta amarilla en la conducta temeraria y la roja, cuando el jugador golpee deliberadamente al adversario”

Pienso que no hay dudas de que la acción de Carlos Puyol debió de ser sancionada con roja directa por saltar con el codo de forma peligrosa y “contactar” con el adversario.

Estas son las cosas del “paladín” mayor del reino de Villar, lo que conocemos coloquialmente como el Villarato. Cosas que se vienen sucediendo en grado sumo desde que el esquirol Laporta traicionó el pacto de la LFP, en la votación a la presidencia de la RFEF.

En este famoso video nos da una idea de la clase de personaje que es el “pajarraco” éste. Lo malo que hay más, aunque no de esta calaña:



En resumen, esto nos conduce a pensar en dejarlo todo, como dice Paulino “hay cosas más importantes en la vida”, aunque nuestra gran pasión y nuestro amor hacia los colores blancos inmaculados del Real Madrid, nos tengan en constante lucha, sin dar un balón por perdido y menos el encuentro.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del Real Madrid

domingo, 13 de diciembre de 2009

Análisis del arbitraje del Valencia-Real Madrid

Analizar un partido, en el que un equipo sea el Valencia, desde la perspectiva arbitral es sumamente difícil. El de ayer no iba a ser una excepción, mucho más si el mismo es dirigido por un mal colegiado, y Teixeira Vitienes lo es a pesar de ser uno de los veteranos del colectivo, y no lo fue. El partido fue brusco y su punto álgido fue la lesión de Pepe. Una lesión que lo tendrá un mínimo de seís meses fuera de los terrenos de juego y, que si bien es cierto que a primera vista se puede considerar fortuita, analizada fríamente podemos llegar a la conclusión que no fue tan fortuita y que Villa tiene mucho que ver en la misma.

El balón llega a la defensa blanca desde un despeje, en largo, de la defensa che. Pepe salta de cara al balón, y en clara ventaja. Cuando está a punto de despejar de cabeza, Villa, que nada tenía que hacer en ese balón ,salta en desventaja y con la cadera desplaza al luso-brasileño, lo suficiente para desequilibrarlo y con el fatal desenlace de que se rompiera el ligamento cruzado anterior. Nadie comentará nada pero la acción de Villa era innecesaria y con ello se hubiese evitado que un compañero de profesión tenga que estar seis meses sin ejercer su profesión y se pierda el próximo Mundial.

Como digo al comienzo, arbitrarle al Valencia (conocido en el mundo futbolístico como “Violencia”) que siempre juega al límite, es sumamente complicado si quieres que el encuentro termine 11 contra 11. No es de extrañar que Teixeira fallara claramente en el tema disciplinario y que saliera medianamente airoso gracias al comportamiento de la mayoría de los jugadores.

Siempre hay excepciones y estando Albelda y Marchena por medio, especialmente el segundo, fácil encontrarlas. Albelda fue el primero en desenterrar el hacha de guerra. Corría el minuto 9 cuando, tras cometer falta sobre Van der Vaart, le da un empujan al holandés, delante de Teixeira, sin que este le amoneste, en clara provocación.

El capitán valencianista, Marchena, no teniendo suficiente con sus marrullerías durante todo el partido, como en él es habitual, terminó soltándole una patada, en el minuto 67, a Sergio Ramos, sin que Teixeira ni sus asistentes se enteraran. La clara, y justa expulsión quedó impune.

Si las anteriores acciones no las vio, o no quiso verlas, la de Mathieu en la falta que comete sobre Benzema en el minuto 36, si la vio, porque fue señalada la correspondiente falta, pero no quiso interpretar la acción como juego brusco grave, que lo era clarísimamente, del jugador valenciano sobre su compatriota Benzema y lo que era merecedor de tarjeta roja se quedó en amarilla.

Por parte madridista no se arrugaron sus jugadores y alguno se fue de rositas cuando hizo meritos para que fueran amonestados. Lass y Benzema fueron merecedores de la amonestación y se fueron de rositas. No fue el caso de Xabi Alonso que, casualidades de la vida, fue el primer jugador amonestado, en el minuto 6, de forma un tanto rigurosa y era el único que estaba a falta de una amarilla para cumplir ciclo. Se pierde el siguiente partido, contra el Zaragoza.

Sergio Ramos merece un apartado. El de Camas fue amonestado en el minuto 62 por cortar el balón con el brazo. En la repetición se vio claramente como es con el vientre. Amonestación, por consiguiente, injusta. En el minuto 70 sí fue merecedor de amonestación por su entrada sobre Pablo Hernández. No debía de tener la conciencia tranquila Teixeira cuando se la perdonó.

Sus asistentes tampoco le ayudaron con los fuera de juego. En uno de ellos fue señalado como posición antirreglamentaria a Pepe, que cedió de cabeza a Benzema. El gol del francés no subió al marcador por el fuera de juego señalado a Pepe que no era. Corría el minuto 22. Tampoco acertaron con el señalado al delantero centro madridista en el minuto 55, éste muy claro, evitando que el galo se plantara solo delante de Cesar.

Sí acertaron en los fuera de juego señalados a los valencianistas, Mata y Villa, y el del madridista, Higuaín, aunque eran muy justos y difíciles de ver, pero lo eran.

En resumen, si en el Molinón nos escamoteó dos puntos, ayer no nos quitó nada, porque afortunadamente el partido se ganó por juego y testiculina en un campo hostil donde los haya. El recibimiento a la llegada al mismo fue con una “lapidada” sobre el autobús. Esto es común en la mayoría de las ciudades que se visita sin que se ponga coto a ello. Cuando ocurra una desgracia (Dios no lo quiera) nos rasgaremos las vestiduras y nos echaremos las culpas los unos a los otros, sin que los verdaderos responsables asuman su responsabilidad y pongan coto a estos desmanes.

No se me olvida que, visto lo ocurrido ayer sobre el Estercolero Nuevo, el Sr. Iturralde merezca un capítulo entero para él y sus directos responsables. No os quepa duda que lo tendrá. Y pronto.


Nilo Campo Santos
Socio nº 89.506 del Real Madrid

Ganamos en Valencia sin Cristiano ni Kaká


El Real Madrid ha dado esta noche un importante golpe de autoridad. No sé si vale para mucho viendo el nuevo escándalo que ha protagonizado el Barcelona, ganando al Espanyol por los pelos y gracias a un penalti inexistente (de auténtica risa). El caso es que los culés no pudieron ganar en Mestalla ni siquiera apelando a los favores arbitrales y nosotros lo hemos hecho sin Kaká ni CR9. Por algo somos el Real Madrid, ¿verdad?

El encuentro era complicado. Por un lado está la animadversión de un público que no nos perdonará nunca la humillación a la que fue sometido en la final de Champions de 2000. Por otro la necesidad perentoria de puntos para no quedar descolgados de la cabeza de la liga. Y todavía hay un tercero y es el odio que algunos integrantes de la plantilla ché profesan al Real Madrid: ex-madridistas como Mata o el rencoroso y envidioso Villa.

De hecho el inicio del partido ha sido muy duro. El Valencia trataba de sorprendernos con sus tres puntas de lanza (Villa, Mata y Hernández) haciendo hincapié en nuestras bandas. Pero el equipo estaba bien plantado, la defensa ha practicado el fuera de juego a las mil maravillas y, poco a poco, hemos ido a más.

La batalla principal se dirimía en el centro del campo. Tanto Valencia como Real Madrid trataban de imponer su autoridad con líneas defensivas adelantadas, así que el partido, durante muchos minutos, se disputaba en una franja de terreno de juego más bien escasa. Pero han sido Alonso, Lass y Van der Vaart quienes han ganado, así que el Real Madrid, de menos a más, ha comenzado a crear ocasiones claras de gol en la meta del tonto y torpe César, de forma que nadie se hubiera extrañado si el resultado al descanso hubiera sido de un 0-2.

Sigo mosqueado con Pellegrini y hoy más todavía. Lass ha jugado el 90% del partido unos quince o veinte metros por delante de Alonso. No lo entiendo. Resulta que el francés es un pivote defensivo colosal. Fichamos a Xabi Alonso y en lugar de colocarlo donde corresponde, Pellegrini lo utiliza de Lass. Y claro, entonces Lass, en ataque, juega de Xabi Alonso. Es incomprensible, pero me temo que ya nadie baja del burro a Pellegrini.

Después ha llegado el cachondeo de la segunda parte. ¿Sabe el chileno leer los partidos? ¿Qué criterio utiliza para efectuar los cambios? ¿Cómo se explica que el Real Madrid vaya por delante en el marcador y su técnico decida quitar a un centrocampista para introducir a un tercer delantero? ¿Y cómo es que diez minutos después ha quitado a un delantero para dar entrada a un centrocampista? Demasiadas preguntas sin respuesta, demasiadas.

En la primera parte ha habido futbolistas que han destacado sobremanera. Uno ha sido Pepe, con una labor encomiable como jefe de la defensa. Su juego ha sido perfecto, sin fisuras, con dotes de mando, posición y velocidad. Al filo del descanso, tras un cabezazo de Sergio Ramos al poste en la salida de un córner, se ha lesionado y, desgraciadamente, parece algo grave. Habrá que esperar a los servicios médicos, pero parece que es la rodilla y, como digo, no tiene muy buena pinta. Ha sido sustituido por Garay y he de decir que el joven central ha estado estupendo, de lo cual me alegro, ya que es un futbolista que generó muchísimas dudas a principio de temporada.

Otro de los bastiones del equipo ha sido Xabi Alonso. A pesar de la incongruencia que supone verle recuperar balones en la frontal del área para centrar a Lass cerca de la línea de medios y que sea el francés el que organice el ataque (es que no me lo puedo creer) Alonso ha sido uno de los baluartes en el centro del campo para ganar la batalla al Valencia. El otro ha sido Van der Vaart, que ha vuelto a completar un encuentro sobresaliente, de tal manera que, una vez más, nadie ha echado de menos a Kaká. Y es que el holandés no sólo reparte juego, sino que también ayuda de forma encomiable a la presión para que el rival tenga dificultades al iniciar sus ataques. Luego ha llegado el iluminado de Pellegrini y ha decidido sustituirlo por Raúl, en un momento en el que quitar a un centrocampista era una temeridad.

Habrá que hablar de los goles, porque aquí hay mucha tela que cortar. El partido ha sido reñido, de esos que hacen afición. Por dos veces se ha adelantado el Real Madrid y, en ambas ocasiones, el Valencia ha conseguido empatar. Pero en los últimos minutos, Garay, al que Marchena le estaba haciendo penalti de todas las maneras posibles, ha conseguido cabecear a gol el definitivo 2-3.

Higuaín ha marcado los otros dos goles. El argentino sigue siendo talismán y, como dije la semana pasada, no creo que sea casualidad el hecho de que siempre marque goles en los momentos decisivos de un partido. Marcelo le ha asistido en uno de ellos, tras una excepcional jugada en la que ha ido sorteando a diferentes rivales en diagonal. El otro pase lo ha recibido de Benzema, tras una magnífica internada de éste ganando la línea de fondo para después dar el pase de la muerte. ¿Qué tal ha estado hoy Benzema? Por lo que he visto, algunos como Alfredo Relaño ya han desatado un optimismo excesivo hacia su labor, sobrevalorando en exceso su actuación de hoy (lo que no he visto es a nadie comentando que Raúl ha aplaudido y animado al francés en todo momento, a pesar de que el 7 es un cáncer, alguien que no ayuda a los otros delanteros y todas las sandeces que os podáis imaginar). Sí, ha ganado la línea de fondo muy bien en un par de ocasiones, ha dado una asistencia de gol impecable y ha estado mucho más activo que en otros partidos. La mejoría es innegable, pero ¿la cuantificamos? Ha vuelto a estar fallón de cara a portería (alguno de sus disparos llevaba la escasa fuerza de una cesión) y ha vuelto a incurrir en el fuera de juego en exceso. Higuaín en varias ocasiones no ha querido pasarle el esférico porque se encontraba en posición incorrecta. Estoy contento de que mejore, pero todavía le queda mucho para lo que se le debe exigir.

Sobre los goles del Valencia, el gran protagonista ha sido Iker Casillas: segundo partido consecutivo en el que nuestro cancerbero está horrible. No entiendo su salida en el gol de Villa ni su mala colocación en el de Joaquín. En su favor hay que decir que Villa ha rematado con mucha facilidad entre dos centrales y que Arbeloa ha perdido de vista a Joaquín el tiempo suficiente como para que pudiera controlar y chutar. Sin embargo, son dos errores garrafales que un portero de su categoría no debería cometer. Lleva así toda la semana (Marsella y Valencia) esperemos que sea una mini racha negativa y la cosa quede ahí.

No hay mucho más que contar. En lo concerniente al juego me preocupan algunas cosas: los inexplicables cambios de Pellegrini, la anulación de Alonso en ataque por la situación de Lass en el terreno de juego y la banda derecha (hoy Ramos la tenía toda para él, circunstancia que le ha hecho llegar tarde varias veces a la defensa). También me he quedado un poco desconcertado cuando el equipo ha retrasado líneas después del primer gol, un error que, desgraciadamente, viene siendo habitual. Y luego está lo de Pepe: según el diario As tiene afectado el ligamento cruzado de su rodilla derecha, lo que podría dejarlo en el dique seco de tres a seis meses (mañana habrá diagnóstico médico definitivo).

Aunque las cosas buenas hacen que me considere optimista moderado: Higuaín suma y sigue, haciendo gala de una poderosa verticalidad; Marcelo ha vuelto a la senda del buen juego; Van der Vaart está siendo uno de los grandes "fichajes" de la temporada; Alonso es el número uno en su puesto; los futbolistas tienen bastante más gasolina que hace quince días, cuando sólo parecían mantener el físico durante 45 minutos; por último, hemos ganado en un campo muy difícil, segunda victoria consecutiva fuera de casa en escenarios concebidos como una guerra contra el Real Madrid y, por si fuera poco, no contábamos con los dos supergalácticos (Kaká y CR9) . Eso debería reforzar la moral del equipo.

Así lo veo yo: errores y aciertos de Pellegrini por doquier. De momento, sus aciertos están pudiendo con sus errores. Veremos qué pasa conforme avancen las fechas y las competiciones se vuelvan más exigentes. Por lo pronto, hoy toca disfrutar de la victoria.

martes, 8 de diciembre de 2009

Aviso de campeón


El Real Madrid ha dado esta noche, en Francia, un aviso importante a toda Europa, colocándose por derecho propio entre los favoritos para adjudicarse la Champions League 2010 en el Santiago Bernabéu.

El Olimpique es un equipo serio y duro, que se vuelve muy peligroso cuando juega en casa. No sigo la liga francesa, pero los "supuestos" entendidos en fútbol extranjero dicen que es el equipo francés que mejor fútbol practica y digo "supuestos", porque entre ellos colocan al tonto de Maldini (me refiero al comentarista de Canal Plus, no al futbolista).

El Olimpique necesitaba ganar y por goleada, así que han salido a por todas. Sabedores de que les iban a permitir de todo, han completado una primera parte de entradas fuertes, faltas a destiempo y todo tipo de peligrosas marrullerías, alcanzando los vestuarios al descanso con los once hombres en liza, toda una vergüenza habida cuenta del juego peligroso practicado. En Europa los árbitros tratan de pasar desapercibidos, por ello es complicado que expulsen a alguien durante el primer cuarto de hora. Con Heinze como jefe de la defensa, el Olimpique ha aprovechado hasta la saciedad dicha circunstancia y el primer cuarto de hora ha sido brutal.

Pero el Real Madrid se ha impuesto a todo. Con un oficio propio del mejor equipo del mundo, no sólo han contrarrestado los intentos de avance franceses, sino que poco a poco se han hecho con la posesión del esférico. Una vez conseguida, el Real Madrid hilvanaba jugadas mientras iba sumando ocasiones de gol a sus estadísticas.

El primer tanto ha llegado pronto. Falta directa de Cristiano Ronaldo a la escuadra. ¡Qué importante es contar en un equipo con un crack así! Cristiano une a su exquisita calidad técnica una capacidad de lucha impresionante. Además tácticamente es muy inteligente, de forma que los rivales nunca saben por donde puede aparecer. Es el mejor futbolista del planeta; insinuar que Messi es mejor sólo produce risas. Pero claro, los medios de comunicación están comprados por catalanes, en España lo de pensar por uno mismo no es una táctica demasiado habitual y, de esa manera, los tontos pueden llegar a la fama y al poder.

Pero sigamos hablando de fútbol. Una cosa que hoy el Real Madrid ha hecho muy bien es el achique de espacios. El Olimpique pretendía llevar el ritmo del partido, pero se ha encontrado con las líneas visitantes completamente adelantadas, por lo que no tenían espacio para jugar. Así las cosas se han ido desesperando y, poco a poco, el Real Madrid ha controlado el partido.

El empate a uno ha sido un espejismo. No sé en qué estaba pensando Sergio Ramos, que esta noche ha vuelto a las andadas. Puedo entender que llegue tarde cuando regresa de un ataque, pero en el gol francés directamente ha dejado pasar a su par. Albiol ha estado a punto de salvar el gol, pero al final el empate ha subido al marcador.

Hablando de Albiol: posiblemente hoy haya completado su mejor partido desde que está en el Real Madrid. Al principio la adaptación se le notó un poco, pero ha ido a más, hasta convertirse en la pareja ideal de Pepe (el luso, por cierto, también ha estado magnífico en la noche de hoy). Además de defender bien tanto tácticamente como en el cuerpo a cuerpo, ha marcado el segundo gol del equipo, a la salida de un córner, chutando fuerte, raso y colocado como si de un delantero se tratase. Impecable.

Parte del buen juego de posesión del Real Madrid se debe a Van der Vaart. Hoy era difícil desatascar el encuentro dado el planteamiento francés en el centro del campo, pero Van der Vaart ha vuelto a destapar el tarro de las esencias, deleitándonos con todo tipo de pases al compañero. También ha chutado a puerta con peligro, además de generar un gran peligro en los saques de esquina. En concreto, desde el córner ha puesto un balón en la cabeza de Cristiano, que no ha terminado en gol de milagro, en una rocambolesca jugada en la que CR9 ha cabeceado al poste y después ha habido dos remates consecutivos dentro del área despejados in extremis por los defensas galos.

La segunda parte ha sido más de lo mismo: el Real Madrid dominaba con muchísimo oficio el partido y el Olimpique, aunque se ha dejado la vida en el campo, no podía con nosotros. Otro futbolista importantísimo en el centro del campo ha sido Xabi Alonso y aquí he de volver a lo mismo: ¿hasta cuando tendremos que ver a Lass por delante de Xabi? Sí, Lass hace muy bien la presión, pero es que quienes deben encargarse de ese menester son los hombres de arriba. Lass debe ser el escudero de Alonso. Pellegrini esgrime el argumento de que hay que tapar las subidas de Ramos... Y digo yo: ¿desde cuando está reñido cubrir las subidas del lateral con jugar por detrás del organizador? Es incomprensible, pero a Pellegrini se le ha metido en la cabeza que Lass juegue como interior derecho, coartando en demasía la presencia de Xabi Alonso en ataque. Con eso lo único que consigue es que el Real Madrid no habra el campo de forma satisfactoria cuando recupera el balón, lo que redunda en perjuicio de la fluidez y de las ocasiones de gol. De momento nos vale, pero así facilitamos la labor a las defensas rivales y, en un fútbol tan competitivo como el de hoy en día, no creo que haya que ofrecer regalos así a nadie, porque nos puede salir muy caro.

Casillas ha sido el lunar del equipo. No sé en qué estaba pensando en un córner posterior al 1-2 (el tercero de cuatro consecutivos que han lanzado los franceses) saliendo a por uvas en una jugada en la que Ramos, de cabeza, ha arreglado el desaguisado con un buen despeje, ni tampoco cómo se le ha ocurrido cometer penalti en una jugada que no iba a ningún sitio. Afortunadamente el lanzamiento desde los once metros ha ido al larguero y no ha pasado nada, pero su falta de concentración hoy ha sido más que evidente. Sí, no voy a hacer sangre con el salvador del Real Madrid, pero cuando falla también hay que decirlo.

Con el tercer gol, el Real Madrid ha sentenciado el choque. Quisiera explicar un par de conceptos al respecto. Sergio Sauca, el torpe comentarista de Televisión Española que ha tenido que padecer el bueno de Manolo Sanchís (que comentaba con él) se ha hartado de decir que Ronaldo ha marcado un gol de suerte. Vamos a ver: si usted, señor Sauca, no ha jugado nunca en su vida al fútbol, ¿qué narices pinta en una retransmisión del Real Madrid? Váyase a comentar partidos del Barcelona, por favor y deje el fútbol a los entendidos. Cristiano corría raudo a por un balón; cuando CR9 corre, los rivales pasan más miedo que la novia de Dexter en El exorcismo de Emily Rose (si alguien necesita aclaración por la analogía puede preguntar tranquilamente); así pues, defensas y portero, aterrados, han corrido a por un balón al que han llegado tarde; el recurso fácil era cometer falta (que no han pitado) y derribar a Cristiano; pero el portugués, conforme ha caído al suelo, se ha levantado como un rayo y, sin perder el equilibrio, ha dado un giro de 360º para orientar su cuerpo y chutar sin problemas a gol, desde fuera del área, con la meta libre de marca. ¿Sabéis lo difícil que es hacer eso sin caerse al suelo? Que un futbolista de la envergadura de Cristiano sepa mover de esa manera su centro de gravedad, es algo digno de verse y, desde luego, nada fácil. Por lo tanto: un golazo.

Raúl y Benzemá han entrado en el tramo final del partido. Ambos, con la colaboración de Cristiano, han terminado de hundir a los franceses con su presión contínua sobre los defensas que trataban de sacar el balón jugado. Jugando así se roban balones y se generan ocasiones de gol sin que el rival llegue a inquietar tu propia meta (y viendo el estado de Casillas esta noche, mejor que mejor). Es moda decir que Raúl está acabado (una moda tan estúpida como incierta, por cierto) pero hay que ver la clase que destila cuando juega el balón: no es que vaya al compañero desmarcado, es que siempre encuentra la mejor opción de pase, lo que facilita mucho el juego del equipo.

En fin, el Milán pierde en Zurich (todavía estoy mosqueado por la ocasión que perdimos de golearles en el Bernabéu) y nosotros somos primeros de grupo, algo importantísimo teniendo en cuenta que, en los últimos años, siempre que hemos pasado como segundos hemos caído en octavos de final. Esperemos que, esta vez, cambie la racha.

lunes, 7 de diciembre de 2009

El retorno de la "madriditis"

Observo, últimamente, como la madriditis de nuestros enemigos rebrota con una virulencia nunca antes contemplada, lo que me hace pensar, y así lo siento, que vamos en la dirección correcta y que, nuevamente, estamos en la cima del fútbol mundial. Lugar que nos corresponde por historial y que nunca debemos de abandonar.

Es tal el temor que nos tienen que, apoyados por una prensa desinformativa y partidista, vuelven con las campañas de desprestigio hacia todo lo que huela a blanco. Como dice el refrán: “ladran, luego existimos”.

El modesto Almería, que pretende justificar su goleada, con manifestaciones partidistas y localistas por parte de su plantel y directivos. Baste reproducir las manifestaciones de su vicepresidente, Ricardo Martínez, que tras 48 horas para justificar la derrota de su equipo (no pretendería ganar tirando tres veces a portería) tratando de chulo a Cristiano Ronaldo:

-"Pero por favor! ¿Cómo me pueden pitar penalti en una jugada como esa? Toda España lo ha visto. Diego no derribó a Cristiano Ronaldo. Primer expolio. Y como nuestro portero es un fenómeno, le para el penalti y Benzema, que está un metro dentro del área va y marca de manera irregular. Segundo expolio, en menos de un minutos nos perjudican dos veces".

Mire Vd., D. Ricardo, antes de hablar de lo que desconoce antes asesórese por gente neutral. Decirle que el penalti existe y que solamente intereses anti-madridistas ponen en duda que, aunque así fuera, al poco de comenzar la segunda parte su defensa Chico comete otro y que acarreaba la expulsión.

Decirle también que el fenómeno de su portero se adelanta dos pasos al frente irregularmente, por lo que ya es causa de repetición del lanzamiento. Continuando con su “expolio”, reconocer que Benzema está un metro dentro del área, pero medio metro más retrasado que un jugador de su equipo, de color para más señas, por la parte derecha del área.

Si alguien se debe de sentir expoliado, en ese partido, sería el equipo blanco, que vio como el jugador del Almería, Cisma, clava los tacos en la rodilla de Cristiano Ronaldo. La acción está tipificada en la Regla XII: Juego brusco grave

Un jugador será culpable de juego brusco grave si emplea fuerza excesiva o brutalidad contra su adversario en el momento de disputar el balón en juego. Cualquier jugador que se abalance sobre un contrario en la disputa del balón desde delante, detrás o los lados, utilizando una o ambas piernas con fuerza excesiva y poniendo en peligro la integridad física del oponente, será culpable de juego brusco grave.

Infracciones sancionables con una expulsión: Un jugador será expulsado y recibirá la tarjeta roja si comete una de las siguientes siete infracciones:
  • ser culpable de juego brusco grave
  • ser culpable de conducta violenta
  • escupir a un adversario o a cualquier otra persona
  • impedir con mano intencionada un gol o malograr una oportunidad manifiesta de gol (esto no vale para el guardameta dentro de su propia área penal)
  • malograr la oportunidad manifiesta de gol de un adversario que se dirige hacia la meta del jugador mediante una infracción sancionable con tiro libre o penal
  • emplea lenguaje o gesticula de manera ofensiva, grosera u obscena
  • recibir una segunda amonestación en el mismo partido
El jugador expulsado deberá abandonar los alrededores del terreno de juego y el área técnica.

Expoliado el Real Madrid que vio como ese árbitro que le pusieron, acobardado del Santiago Bernabéu, le perdonaba la tarjeta amarilla en el minuto 87, justo antes de que su jugador Ortiz agrediera cobardemente con un puñetazo por la espalda a Cristiano Ronaldo, al defensor Acasiete por su entrada sobre el tobillo de Higuaín.

Recordarle al Sr. Ricardo, pues parece que de memoria anda justito, que no hace muchas temporadas el Almería se salvó del descenso a 2ª B gracias a la compra de un partido. La realidad es que al que compraron fue al entrenador del equipo rival, entrenador que al saberlo su presidente lo puso de patitas en la calle al momento. El entrenador, para más señas era argentino y entrenaba al primer filial del equipo más grande del Mundo.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del Real Madrid

domingo, 6 de diciembre de 2009

La clase y el saber estar


Mucho hay que analizar sobre el partido de anoche. Hay cosas muy buenas y otras no tanto, así que me vais a permitir comenzar por esto último para terminar con lo bueno.

El Real Madrid no es el mejor club de fútbol de todos los tiempos únicamente por sus títulos. Hay toda una declaración al respecto en la letra del himno (el de las mocitas madrileñas, claro, ése que Florentino parece tenerse a menos de poner). El Real Madrid propugna que hay que ganar al fútbol jugando al fútbol, dándolo todo en el terreno de juego y siendo caballero y señor. ¿Quién es el máximo exponente de ello? Don Raúl González Blanco. ¿Quién obvió anoche todas estas cosas? Mi admirado Cristiano Ronaldo, que decidió imitar al 14 en lugar de al 7.

No quiero cebarme a modo con Cristiano por aquello de que todo el mundo tiene derecho a equivocarse. CR9 completó un partidazo, aunque al final le pudo la ansiedad: lleva tiempo lesionado, tiene muchas ganas de agradar al público (excesivas, diría yo), falló la mejor ocasión del equipo en el Nou Camp (algo que los medios no han parado de recriminarle una y otra vez) y, cuando tuvo la ocasión de redimirse marcando el que podría haber sido gol de la victoria, falló un penalti (por cierto, el penalti debió haber sido repetido porque el guardameta rival se encontraba con ambos pies por delante de la línea de gol antes de que Cristiano chutase). Sí, Benzemá hizo de Raúl y para una vez que el atontado francés está listo... Pero algo se rompió dentro de Cristiano cuando falló el penalti y no lo pudo disimular.

Así pues, cuando luego marcó el cuarto (con soberbia jugada de Higuaín por banda derecha) soltó toda la rabia acumulada y se ganó una amarilla por mostrar sus trabajados abdominales al respetable (hace 3000 cada día, un bárbaro). Después fue expulsado por revolverse ante un puñetazo recibido en la nuca por parte de un defensa, recordando a otro mito del madridismo: Juanito. Un futbolista del Real Madrid debería haber estado más comedido y merece una sanción, pero también hay que reconocer que el pobre iba fino: entre la durísima entrada con los tacos sobre su rodilla, lo del penalti y ahora un puñetazo... De hecho mereció roja, bueno, merecieron roja ambos (defensa y delantero) pero el árbitro fue un cobarde que perdonó otras dos rojas visitantes durante el partido: la ya mencionada acción contra la rodilla de Ronaldo y una escalofriante entrada al tobillo de Higuaín.

Pero ahí estaba Raúl para dar ejemplo. El Real Madrid con problemas. ¿A quién llama Pellegrini para resolver el desaguisado? Al mejor de todos, a Raúl (y lo de "el mejor de todos" no lo digo yo, es una frase textual de Zinedine Zidane). El gran capitán ya despojado del chándal, a punto de ingresar en el terreno de juego y el marcador varía a favor del Real Madrid. ¿Qué hace Pellegrini? Decide que ya no necesita a otro delantero y le ordena regresar al banquillo. ¿Cuántos futbolistas de la experiencia y calado de Raúl se hubieran vestido sin rechistar? A mí me hace eso cualquiera de los entrenadores que he tenido y lo mando a dormir con un buen directo a la mandíbula (eso como poco). Pero Raúl es único, inimitable, un español de raza, de esos que están en peligro de extinción. Un madridista de los de antes, de los de verdad.

Durante el partido vi cosas en Cristiano Ronaldo que me recordaron a Raúl, como la intensidad, las ganas, el vaciarse en el campo, el intentar tirar del carro, animar a los compañeros (sí, antes de lo del penalti animó y ayudó mucho)... Luego se le fue la cabeza y lo estropeó. Merece una sanción, sí, pero no que nos rasguemos las vestiduras.

La primera parte del Real Madrid fue espectacular. El adelantamiento de la línea defensiva desde el inicio permitía robar balones una y otra vez cerca del área contraria, de tal manera que a nadie le hubiera extrañado que el partido se hubiese decidido en los primeros veinte minutos. Ronaldo volvió a fallar una ocasión similar a la de Barcelona, Higuaín tuvo otra muy clara, Granero se quedó solo y chutó al muñeco... Pasaban los minutos y estábamos padeciendo algo inimaginable: que este equipo fallara en la pegada.

Comenzaba a pesar el hecho de no haber marcado ni un gol la semana pasada y con todas las ocasiones falladas, empezaba el nerviosismo. Pero he aquí que Cristiano se disfrazó de Michel y efectuó un centro de rosca por banda derecha similar a las míticas bananas del 8 de la Quinta del Buitre. Ramos, que cuajó un encuentro muy completo, se elevó por encima de los rivales como si del mismísimo Kobe Bryant se tratara y marcó el primero de cabeza.

Hasta ese momento el Real Madrid había funcionado como una máquina perfectamente engrasada para jugar al fútbol. La ausencia de Lass permitía a Xabi Alonso jugar como sabe, lo que unido al buen juego de Granero y a la impresionante puesta en escena de Van der Vaart nos ofreció un fútbol que bien podría ser calificado como "encaje de bolillos". Pellegrini debería tener en cuenta que Lass debe ser el escudero de Alonso y no un interior derecha que coarte el juego del tolosarra. En partidos contra líneas medulares débiles, como la del Almería, Alonso puede jugar solo, pero contra equipos con fuerte presencia en el centro del campo (como lo será el Valencia la próxima jornada) Alonso debe contar con la ayuda de alguien que le resuelva el trabajo sucio. Ése debería ser Lass. Veremos cómo plantea el chileno lo de Mestalla.

Quiero hacer una mención especial sobre Van der Vaart. Fue fichado porque en la última Eurocopa demostró ser un centrocampista de vocación ofensiva pero con gran recorrido, de tal manera que sabía cuando retrasar su posición para favorecer el juego de Holanda. Snejder y él se entendieron a las mil maravillas durante aquel campeonato que terminó ganando España. En el Real Madrid, sin embargo, no funcionó en su primer año. Hay que tener en cuenta muchas cosas, no sólo la adaptación a un equipo tan difícil como el nuestro, sino el problema de salud de su esposa (cáncer de mama), algo que, afortunadamente, parece superado. Ayer vimos la mejor versión de Van der Vaart, de forma que nadie echó de menos a Kaká. Espero que Pellegrini le siga dando confianza, dado que puede ser un futbolista muy importante este año.

Algo le pasó al Real Madrid cuando Ramos marcó y no fue la falta de gasolina. En la segunda mitad, cuando las cosas peor estaban, los integrantes de nuestro equipo corrieron y presionaron sin parar. No entiendo la diferencia física de una semana para otra (la segunda parte del Nou Camp mostró a muchos jugadores asfixiados) pero es lo que hay. El problema es que con el 1-0 se relajaron, dieron un pasito atrás y el Almería casi nos da un susto, resuelto de forma impecable por un Raúl Albiol que cada día que pasa va a más. Albiol y Pepe han demostrado sobradamente que tienen velocidad y colocación necesarias como para formar parte de una defensa adelantada, así que espero que la táctica en cuestión se repita más veces.

En el inicio de la segunda parte la relajación continuó y el Almería se adelantó 1-2 en el marcador, que bien pudo haber sido 1-3, pero Casillas, a diferencia de Messi, no es el mejor del mundo por política, sino porque así lo demuestra cada día en el campo. Las alarmas se encendieron, pero ahí estaba Higuaín: se hace con un difícil balón dentro del área, deja sentado al central que lo cubría y bate por bajo y colocado. Impresionante. Creo que no es casualidad que siempre, en los momentos en los que peor está el Real Madrid, quien marca la diferencia es Higuaín. El argentino no estaba jugando demasiado bien, pero en el momento de la verdad apareció.

Para ese momento Pellegrini ya había metido la pata un par de veces. En la primera parte Higuaín comenzó por la derecha dejando a Cristiano como delantero. Si planteas un partido a la contra, puedo entender la opción de CR9 en punta, pero es impensable contra un equipo que viene a encerrarse atrás. De hecho, las mejores jugadas de Cristiano llegaron por banda derecha. Teniendo en cuenta que tenemos a Marcelo por la izquierda (aunque lleva dos partidos muy flojos) y que Higuaín mantiene un idilio con el gol, ¿no es lógico situar al portugués por la derecha? Vale que tenga libertad para, en según que momentos, cambiar de banda o entrar por el centro, pero su posición de inicio debería ser la derecha.

El otro error garrafal de Pellegrini fue quita a Van der Vaart, que estaba haciendo un partidazo, en lugar de enviar al banquillo a Granero, que tras su buena primera parte apenas dio pie con bola en la segunda. Aunque hay que puntualizar que cuando el canterano bajó el nivel fue en el momento en que Pellegrini decidió situarlo en banda derecha. ¿Nos hemos vuelto locos? Tenemos al mejor especialista en banda derecha de la actualidad, Cristiano Ronaldo y situamos en dicha demarcación a Granero? No sé qué pasa por la cabeza de Pellegrini, pero a ver si se va aclarando, porque no todos los rivales van a ser el Almería.

Con el empate a 2 el equipo volvió a dominar por completo. Cristiano provocó un penalti (por cierto, penalti como una casa, pero hay mucho tonto en los medios de comunicación) que falló, pero que sirvió para que Benzemá marcara. Hay que recuperar al francés. Tiene todo el potencial del mundo y aunque estoy de él hasta las narices por su bajo rendimiento, entiendo que lo mejor para el Real Madrid es que comience a funcionar ya.

Después un pletórico Higuaín subió la banda derecha a toda velocidad, como aquellas impresionantes subidas que solía hacer Paco Llorente, centró medido a Cristiano y llegó el cuarto. A partir de ahí debería haber sido una fiesta, pero ya he comentado al principio todo lo que pasó.

Tres puntos, fútbol de altura durante más de 45 minutos y muchísimas ocasiones de gol. Esto es bueno para la moral, ya que los equipos deben acostumbrarse a ganar. Pellegrini sigue evidenciando una preocupante carencia en lo que a lectura de plantilla y partido se refiere. Pero hay mucha calidad en el campo y, de momento, eso nos basta. Ahora bien, o corrige sus pifias mentales, o tendremos un serio disgusto a final de temporada.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Al final más de lo mismo: otro del "Villarato"


Al descanso, hablando con Paulino y Edgar, les comentaba que no me lo podía creer. Un árbitro, y además catalán, con tendencia caserilla a favor de los colores blancos. Debía de estar soñando, iluso de mí, sin darme cuenta que también Estrada Fernández estaba recibiendo las “ordenes” correspondientes ¿de su jefe directo? o bien de uno de sus adláteres. El sentido del arbitraje de la segunda parte fue totalmente distinto.

Centrándonos en la primera parte, que se le presentó bastante cómoda y en la que sus errores más significativos fueron a favor de los locales. Así, en el minuto 8 no señala el claro fuera de juego de Cristiano Ronaldo, permitiendo que el portugués se plantara solo delante de Diego Alves que logro desviar el remate del jugador blanco.

En el primer gol madridista da la impresión que Sergio Ramos se impulsa con el brazo izquierdo sobre el defensor local, aunque en una posterior repetición se observa que es al bajar. La jugada, vista desde la posición del asistente, perfectamente podría ser anulada. Seguro que los Undianos de turno lo habrían hecho.

En el orden disciplinario sí fue permisivo con los visitantes, concretamente con Soriano y Cisma. El primero agarra desde el suelo a Sergio Ramos, impidiéndole continuar, siendo, claramente, merecedor de la amonestación. Lo del segundo fue mucho más grave, era merecedor de expulsión por contactar con los tacos en la rodilla del jugador madridista, Cristiano Ronaldo.


Si a los ocho minutos de la primera parte nos favoreció, a los ocho de la segunda nos escamoteó un claro penalti de Chico, que agarra por el brazo derecho derribándolo, a Cristiano Ronaldo. Penalti claro y expulsión pues era el último defensor y el portugués iba en manifiesta ocasión de gol. Estrada Fdez. se hizo el catalán, quiero decir el sueco.

Un minuto más tarde comete un fallo técnico al permitir que Chico sujetara el balón entre las piernas y levantarse con él sujeto llevándolo un metro. Pienso que Juan Martínez Banegas, delegado del partido en representación del Comité Técnico de árbitros habrá tomado buena nota, como así mismo de su mala colocación, cortando un pase de los jugadores madridistas y permitiendo una contra visitante sin que pidiera disculpas a los blancos.

Su otro error trascendental, no solamente en este partido sino para el siguiente también, fue cometido por el colegiado catalán en el minuto 87. Higuaín se va por velocidad de Acuasiete y éste le clava los tacos en el tobillo. Su acción es merecedora de amonestación, incluso de expulsión por no estar a la distancia de disputar el balón, pero desde luego merecedor de ver la tarjeta amarilla con lo que se tendría que ir a la calle al serle mostrada una en el minuto 80. No señaló ni la falta y el balón, en poder de Ronaldo, es entretenido entre dos contrarios junto al banderín de córner y se deshace de ellos regresando hacia su propio campo, siempre con la pelota controlada. Ortiz le da una colleja y le tira del pelo. El jugador madridista, incomprensiblemente, lo mismo que quitarse la camiseta en el gol, le suelta una patada. Estrada Fernández muestra cartulina amarilla, debería de ser roja, y al ser la segunda se tiene que ir a la calle. Lo correcto habría sido expulsar a los dos, porque los dos cometen una agresión sobre un contrario.


Resumiendo, Estrada Fernández después de leer el mensaje de su móvil en el descanso, cambió su tendencia y procuró agradar a su jefe. Así se hace carrera en el arbitraje, cerrando los ojos en las infracciones cometidas contra el equipo de Concha Espina.

Hoy toca el debutante "catalán" Estrada Fernández


Aunque mis análisis, sobre las actuaciones arbitrales, puedan parecer ser parciales y orientadas hacia las disculpas ante una eventual derrota del Real Madrid, nada más lejos de la realidad. Mi intención es ser lo más equitativo e imparcial posible. Lo que sí es cierto, debido al comportamiento de los distintos Comités de fútbol, en la toma de sus decisiones, me obliga a estar más a la defensiva hacia una posible eventual injusticia deportiva.

Partiendo de esta máxima, el colegiado “catalán” designado para dirigir el encuentro a disputar en el Bernabéu, en el día de hoy, entre el Real Madrid y el Almería, me hace estar en alerta máxima, vistos los precedentes. Todavia está reciente en mi retina el debut, del también catalán, Álvarez Izquierdo con el Real Madrid, y en el Bernabéu, ante el Levante: Real Madrid -0- Levante -1- marcado de penalti “cometido” por Mahamadou Diarra. Lo que no señaló fueron los tres que cometieron los jugadores visitantes y que, debido a mi proximidad en el campo, observé claramente.

Espero y deseo, como siempre, que su labor pase desapercibida y que el ilerdense, nació hace 33 años en Lérida y de profesión Funcionario Público, debutante esta temporada en primera división, Javier Estrada Fernández tenga una buena labor. Pero lo que más deseo es que, ante una posible actuación sibilina, nos demos cuenta de la influencia que su actuación pueda tener en el desenlace final del encuentro. Que no caigamos en el tópico de “a pesar del árbitro les teníamos que ganar igualmente”. Hoy todos los equipos son profesionales y no deberíamos caer en el tópico de despreciar a un rival, suele traer consecuencias desastrosas.

Lleva seis partidos dirigidos esta temporada, con un balance de tres victorias locales, un empate y dos victorias visitantes (el Málaga -0- Valencia -1- en la jornada 9ª y el Tenerife -1- Sevilla -2-, de la 11ª). Su media de amonestaciones es de 6 cartulinas amarillas por encuentro (36 lleva) de las cuales, en dos ocasiones, sirvieron para dejar al Xerez en su debut con 9 jugadores ante el Mallorca. Cartulinas rojas directas lleva una, mostrada al Zaragocista Ponzio y que dio como resultado que el Racing lograra nivelar la contienda de los dos goles que llevaba en contra.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del R. Madrid