Calendario

domingo, 28 de febrero de 2010

Otra más del "Villarato" pero sin efectos negativos

Mal árbitro es sinónimo de mala actuación y eso fue el resultado de la actuación de Ramírez Domínguez, Rafael. El cordobés intentó que el Tenerife plantara cara al encuentro pero, debido a la superioridad del equipo de Concha Espina, no lo consiguió y a fe que lo intentó.

Me salto el protocolo y voy directamente al primer minuto de la segunda parte, porque pudo tener una trascendencia, no solo para el partido de ayer, sino incluso para el resultado final de la liga. Centro de Nino desde la banda derecha al interior del área pequeña. Casillas atrapó el balón y Ayoze, como si de un tren de mercancías se tratara, arrolla al guardameta. El balón sale despedido y se cuela dentro de la portería. Ramírez Domínguez concede el gol ante las protestas y explicaciones de los jugadores visitantes. No hubo vuelta atrás, el villarato se mostraba con una contundencia arrolladora. Lo que era falta y cartulina amarilla para Ayoze, fue transformado en el 1-2 y que los fantasmas de García de Lozar y Gracia Redondo revolotearan por el Heliodoro Rodríguez López. La superioridad y clase del Real Madrid evitaron que el villarato se saliera con la suya. Un minuto después, Kaká, puso las cosas en su sitio convirtiendo en gol una perfecta asistencia de Higuaín -que no solo marca- al cruzar con la derecha y colocando el balón fuera del alcance de Aragoneses.

Espero con impaciencia la determinación del Comité Técnico de Árbitros ante el/os error/es técnico/s de Rafael. El primer error fue permitir que Ayoze arrollara al guardameta dentro del área pequeña. Más grave es el segundo, Casillas tiene atrapado el balón. Lo dicho, quedo a la espera y escucha de Sánchez Arminio anunciando la sanción para el colegiado cordobés. No se producirá como se produjo con Delgado Ferreiro (creo que fue el vasco) ante un error similar contra el Barcelona. Llueve sobre mojado con el colegiado cordobés, en el año 2005, en el Bernabéu, concedió como gol un disparo de Canobbio que no traspasó la línea de meta y que sirvió para que el Celta ganara 2-3.

Pero más triste aun es leer a un junta letras manipular la acción del gol. Hay varios, pero baste como ejemplo éste de la agencia EFE:

“...Un centro de Nino sin aparente peligro permitió a Ayoze aminorar la diferencia, aunque con la desafortunada colaboración de Casillas, que tras detener el balón, éste se fue a su red tras impactar con la cabeza del exterior canario...”

Esto también forma parte del villarato que, no solamente ocultan y pasan por alto los atropellos de la FEF en una liga que decimos ser la mejor, sino que tratan de tergiversar la realidad en un empeño de legalizar lo ilegalizable.

Si mal estuvo en lo técnico, horroroso fue su labor en lo disciplinario. Nada más comenzar el partido no señaló dos claras faltas a favor de los tinerfeños. La primera de Xabi Alonso y a continuación Garay. Eran falta ambas. A continuación vino el recital de “violencia” (así podemos calificar algunas de las entradas cometidas por jugadores locales) sin que el cordobés pusiera coto a la caza del jugador visitante, especialmente sobre CR9.

Comenzó el recital de juego sucio, por parte local, con el indulto a Sicilia, minuto 7, cuando, en un salto sacó a pasear el brazo sobre el rostro de Sergio Ramos. Era, claramente, merecedor de amonestación, incluso ateniéndonos al reglamento y a la circular de principios de temporada, expulsión. Se fue de rositas. Ricardo (muy obsesionado con el portugués durante todo el encuentro), en el minuto 8, entró por detrás, con mala intención, a Cristiano Ronaldo. La acción era claramente merecedora de ser amonestado, incluso con roja directa (se ve su intención de cazar al luso) pero no fue, ni tan siquiera, advertido verbalmente. El mismo jugador en el minuto 18 le soltó una patada por detrás, en el gemelo, a Marcelo. Tampoco fue amonestado cuando había protagonizado dos acciones claras de amonestación y el Tenerife haberse quedado en inferioridad numérica.

Un minuto después, en el 19, es Bertrán el que cazó a CR9 en el tobillo. En esta ocasión ni tan siquiera señalo la correspondiente falta. Continuaba con su ceguera ante los atropellos de los defensores locales y tampoco amonestó a Manolo por la falta cometida sobre CR9 (parece que Oltra dio órdenes de provocar y cazar al luso) en el minuto 25. Tampoco creyó oportuno sancionar con amonestación una entrada sobre Granero. La acción más que amarilla era merecedora de tarjeta naranja.

No dudó, en el minuto 22, en amonestar a Xabi Alonso por una falta que si llega a medir con ese rasero a todos los jugadores no termina el encuentro. Un minuto después llega otra acción en la que, el cordobés, comete tres errores en ella:

- 1º No era falta de Xabi Alonso, quito el balón limpiamente arriesgando mucho al tener una amonestación

- 2º Al señalar como falta la acción de Xabi tenía que amonestarlo. Hizo el amago, por dos veces incluso, de llevarse la mano al bolsillo para amonestarlo. Sabedor de que se había equivocado y de que era la expulsión del tolosarra, se la perdonó.

- 3º Por esta causa amonestó al guardameta local. Salió de su área reclamando, brazos en alto, la amonestación para Xabi y la consiguiente expulsión.

También le perdonó a Lass una amonestación, minuto 32, cuando su entrada sobre un contrario era merecedora de amonestación, el francés es de los que suele tomarse la justicia por su mano cuando ve que el colegiado no toma las decisiones correctas.

Tampoco acertó el cordobés en la redacción del acta. Si hizo constar en la misma que por dentro de ambos banquillos había pegada publicidad de “powerade” pero no hizo lo mismo con la bola de ¿papel? lanzada desde la grada sobre Cristiano Ronaldo, cuando este llevaba la pelota controlada. Tampoco reflejo el lanzamiento de un segundo balón cuando CR9 había sacado rápido de banda, evitando una clara ocasión de peligro sobre el marco local.

El comportamiento del público dejó mucho que desear, me suena a otros campos (Estercolero Nuevo, Riazor, Reyno de Navarra y tantos otros) cuando los visita el equipo blanco. Grosero fue el mismo, especialmente con Cristiano Ronaldo. Tampoco fueron reflejados, como debe ser su obligación, en el acta. Tampoco fue correcto el comportamiento de los jugadores tinerfeños, en el minuto 63, cuando no devolvieron el balón que había enviado fuera de banda, un jugador madridista, para que fuera atendido CR9. Al contrario, sacaron rápidamente de banda y montaron una contra que evito Albiol muy atento. Es un signo de malos perdedores.

Quiero reseñar el comportamiento de ese entrenador ¿señor?, Guardiola, que en el descanso del partido Barça – Málaga, entró en el vestuario de los árbitros para “exigirle respeto hacia sus jugadores”, molesto por la amonestación a Pique (incluso aplaudió despectivamente cuando amonestaban a su jugador) y porque los malacitanos le estaban poniendo las cosas difíciles. En el plan chulesco con que se dirigió al madrileño, Rubinos Pérez, llegó a decirle “y si quieres ponlo en el acta”, como desafiándolo. Debió de surtir efecto porque en el acta no reflejó nada. Si se le ocurre a Pellegrini, correrían ríos de tinta desde los panfletos catalinos.

Nilo Campo Santos
Socio nº 89.506, del Real Madrid

Tenerife 1 Real Madrid 5

1ª parte



2ª parte

Goleada contra el Villarato


A los amantes del fútbol, cada día nos cuesta más sentarnos a escribir acerca de lo que hemos visto durante un partido. La razón es muy simple: no hay jornada en la que no debamos dedicar varios párrafos a la actuación arbitral.

El buen árbitro es aquel que pasa desapercibido pero, ¿desde cuándo esto no sucede en los partidos de Madrid y Barcelona? Porque ayer se repitió la misma historia de toda la liga (y de los últimos años): por un lado el Barcelona debió terminar los primeros 45 minutos por detrás en el marcador y con nueve (Puyol y Piqué nunca debieron terminar el partido);por otro, es un milagro que ningún futbolista del Real Madrid cayera lesionado tras su encuentro en Tenerife.

Pero ya se sabe: al Barcelona no se le puede pitar un penalti en contra (y si no que pregunten a Stuttgart y Chelsea) y el Real Madrid, si quiere ganar la liga, deberá contar sus partidos por goleada.

Dejando a un lado a los tramposos culés (que curiosamente también tuvieron una fuerte ayuda arbitral en la primera vuelta en Málaga) lo del Tenerife - Real Madrid fue escandaloso. Por un lado está el criterio arbitral, ese del que auténticos culés como Ramos Marco (sí, es un ex-árbitro) hablan tanto y saben tan poco. Se supone que un árbitro debe establecer un criterio y mantenerlo a lo largo y ancho de los noventa minutos. Entonces, ¿cómo es que Xabi Alonso recibió una amarilla por una falta en la que entró por delante, al balón y sin riesgo de lesión para el rival, mientras que las durísimas entradas recibidas por Marcelo y Cristiano no merecieron cartulina alguna? Eso por no hablar de la agresión que sufrió Ramos a los siete minutos de partido. El ayer lateral blanco (ya sabéis que me gusta más como central) recibió un codazo en la cara, el cual no fue fruto de protección ni de gesto natural al saltar. Se vio perfectamente en directo (sin necesidad de repeticiones) cómo el rival mira de reojo a Ramos y, una vez en el aire, decide impactar su codo contra la cara del madridista.

Hace muy poquito Cristiano Ronaldo tuvo que permanecer sin jugar dos partidos por ser sancionado en una jugada que ni se le acerca. Ayer a Ramos casi lo dejan sin sentido y ¿qué pitó el árbitro? ¡¡¡Bote neutral!!! ¿Todavía hay algún iluso que no crea en el Villarato?

Los madridistas tuvimos miedo porque pensamos que, más tarde o más temprano, Ramos sería expulsado. Lo primero que hizo Sergio cuando se recuperó de la agresión fue buscar con la mirada al autor de semejante fechoría y todos nos echamos a temblar. Afortunadamente Sergio se calmó y volvió a cuajar un gran partido. Si sigue en esta línea a buen seguro que las críticas que recibió durante la primera vuelta (totalmente merecidas) cesarán de inmediato.

Tras seis párrafos parece que podemos empezar a hablar de fútbol (agradecédselo a Villar, Arminio y Gaspart). Una buena noticia: Pellegrini parece haber rectificado (o eso o Lass se ha dado cuenta de que hacía flaco favor a su equipo jugando por delante de Alonso). El caso es que ayer pudimos comprobar cómo mejora el Real Madrid cuando Lass se dedica a lo suyo (defender en el centro del campo y no en el área contraria) y Alonso tiene la oportunidad de dirigir al equipo tanto en campo propio como en contrario.

El Tenerife, en su línea: haciendo faltas y más faltas con la permisividad del árbitro y demostrando un odio totalmente injustificado al Real Madrid, tanto en la grada como en el campo. ¿Cómo odiar a un equipo al que has robado dos ligas? En una el Barcelona ofreció 40 millones a Milla por dejarse ganar (explicar por qué el club azulgrana no ha sido multado por ello supondría un libro entero) y en la otra a saber cuánto pagaron a Gracia Redondo para que no pitase tres claros penaltis a favor del Real Madrid.

Así pues no es de extrañar que el aficionado blanco clame venganza cada vez que nos topamos con estos maleducados. Pero pasaban los minutos y el gol no llegaba. ¿Se repetiría lo de Francia? ¿Una vez más cuando un equipo no deja jugar al Real Madrid nuestro equipo se resiente y no saca adelante el partido? Ya en el primer minuto un exceso de relajación en un saque de banda permitió un tiro limpio de Alfaro, aprovechando la prolongación de Ricardo en un saque de banda, que no terminó en gol gracias a un atentísimo Garay, formidable durante todo el partido.

Durante los primeros minutos el Tenerife llegaba con cierto peligro al área de Casillas: que si un centro al área, que si un chut escorado, que si el primer fuera de juego lo comete el Tenerife... Entre unas cosas y otras el madridismo pasó diez minutos de tensión y nerviosismo, hasta que llegaron las jugadas visitantes. Comenzó Cristiano cabeceando un córner. Después llegaron los centros de Kaká (que parece seguir mejorando) y Granero, de forma que las cosas parecían comenzar a encarrilarse. Sin embargo, el gol no llegaba.

Hasta que a la media hora apareció un sobresaliente Marcelo que primero salvó en la misma línea de banda un balón que nadie quería y después regateó con una preciosa ruleta a un rival para continuar con el balón controlado a gran velocidad y asistir en profundidad a Higuaín para que batiera por bajo a Sergio Aragoneses. Dos apuntes sobre Marcelo e Higuaín. El brasileño demostró a todos (incluido Pellegrini que muy cobardemente le echó la culpa de lo ocurrido en Lyon) que no es lo mismo jugar como lateral con vocación ofensiva cuando tienes las espaldas cubiertas que cuando te dejan en la estacada. Por su parte, el argentino está tocado por la gracia divina ya que todo lo que toca termina en gol, asistencia o larguero. Ayer marcó los dos primeros goles del equipo y asistió a Kaká para el tercero.

En una goleada, unos goles son más importantes que otros. No quiero desmerecer a nadie, pero no es lo mismo abrir la lata que terminar de engordar el resultado. Al Real Madrid le costó el primero, que llegó, como hemos dicho, gracias a la fe y destreza de Marcelo y a la efectividad de Higuaín. El segundo, el de la tranquilidad, volvió a ser logrado por Higuaín a pase, en esta ocasión, de Garay, finalizando la primera parte, en esos minutos denominados psicológicos. Dos goles que parecían encarrilar el partido y dos goles que llegaron desde ambas bandas. Pellegrini debería pensar muy bien en ello y no repetir errores del pasado reciente.

Pero llegó la segunda mitad y el Villarato volvió a entrar en escena. Casillas atrapa un balón y Ayoze se lo quita de las manos. ¿Acaso los árbitros no se saben el reglamento? Si un portero tiene atrapado el balón con ambas manos, quitárselo es falta. Y la jugada es tan clara que no me creo que ni árbitro ni asistente no la vieran. ¿Por qué se concede el gol? Villarato, Villarato. Es indiscutible.

Con el 1-2 el Tenerife se animó y clavó la tumba de su ataúd, porque conceder espacios al equipo que mejor corre el contraataque actualmente en todo el mundo es un suicidio. Higuaín volvió a ser clave en un gol que ampliaba las distancias asistiendo a Kaká. Ahí llegaron los mejores momentos del Real Madrid que corría ocupando todos los espacios, efectuaba combinaciones magistrales y dejaba con la boca abierta a todos aquellos ilusos que siguen defendiendo la mentira de que el Barcelona es el que mejor juega y bla, bla, bla.

El cuarto llegó de penalti y aquí comenzamos a hablar de la clase y categoría de don Raúl González Blanco. ¿Recordáis el patetismo en el que incurrió Romario para alcanzar su supuesto gol mil? (y digo supuesto porque lo de añadir goles en categorías inferiores es de traca). El brasileño se estuvo arrastrando por los terrenos de juego, mendigando de forma lamentable hasta que, según él, alcanzó la mencionada cifra. Raúl está cerca de cierto récord en liga, para el cual todavía necesita algunos goles. El gran capitán estaba en el campo y se produjo el penalti. Curiosamente cuando el zopenco de Ramírez Domínguez pitó, el balón cayó a manos de Raúl. ¿Alguien habría osado discutir algo al gran capitán si se hubiera dirigido con el esférico al punto de penalti? No creo. Pero, ¿qué hizo Raúl? Sin inmutarse envió el balón a Kaká y se quitó de en medio. Cristiano corrió para allí, Kaká le dejó la pelota y el portugués marcó el cuarto.

Pero la cosa no quedaría ahí. Raúl no sólo tiene clase en las formas, sino también en su fútbol. Quien lo discuta que permanezca atento: Raúl con el balón en el centro del campo, pasa hacia Kaká y echa a correr hacia el área contraria para buscar el desmarque. El balón llega a Marcelo que trata de asistir al capitán, que esperaba en el segundo palo. Un defensa local despeja como puede y el balón llega a Van der Vaart (que había entrado hacía unos minutos). ¿Qué hace Raúl? Cambia rápidamente su desmarque al primer palo para ofrecer una buena línea de pase. Van der Vaart asiste y el siete, con toque sutil, bate a Aragoneses para que el quinto suba al marcador. Sólo me queda por decir: Luis Aragonés y Vicente del Bosque, estéis dónde estéis, espero que se os caiga la cara de vergüenza (eso para no perder las formas porque lo que pasa por mi cabeza al pensar en estos dos podría traducirse en papel de manera mucho más grave).

Las goleadas siempre son buenas. Comprobar que Granero cada día es más futbolista, que Marcelo es un fuera de serie si Pellegrini se lo permite, que Xabi Alonso (y no Xavi Hernández) es el mejor medio-centro en la actualidad también cuando Pellegrini lo permite, que Higuaín es un goleador nato (cómo han desaparecido de golpe y porrazo todos sus críticos) que Casillas sigue siendo un santo (había olvidado comentar que en momentos clave hizo varios paradones de mérito) que Albiol, Ramos y Garay son defensas inconmensurables, que Kaká cada día se parece más al del Milán, que Cristiano es el mejor del mundo, que tenemos profundidad de banquillo y que llevamos un promedio de 2.66 goles por partido (el mayor de toda Europa) es como para sacar pecho.

Ahora bien, el hecho de que este Real Madrid se atragante cuando el rival decide trabar el partido, es algo que Pellegrini debe solucionar ipso-facto. Las bandas, la movilidad de los hombres de ataque y Lass por detrás de Alonso son las soluciones. ¿Las aplicará? Lo veremos la próxima semana.

viernes, 26 de febrero de 2010

Apóstol Santiago, escucha al madridismo

Ayer el Santo Patrón de España, Santiago Apóstol, tuvo que ruborizarse al ver a tantos atracadores (sin pistolas, pero con pito) futbolístico juntos. Un elenco de adulteradores futbolísticos, encabezados por Villar, y de cuyo sequito tomaron parte los:

- Juan Padrón, el de las excursiones turísticas (a cargo de la Federación Española de Fútbol, por supuesto) para las señoras, hij@s, primos, sobrinos, tíos y demás familiares.

- Meana, D. Julio (me duele mucho, amigo, pero el poder al frente de la Federación Gallega - de la que formé parte en tu elección- te corrompió y no puedo mirar para otro lado. Lo dicho, lo siento) apartado de la presidencia de la F.G.F. por la justicia.

- Sánchez Arminio, el brazo ejecutor de los asaltos que, jornada tras jornada, cometen sus árbitros, en la liga española.

- Calderón, D. Ramón, más conocido por nosotros por Calderonis. Siento vergüenza de que una vez presidieras el Real Madrid.

- Vicente del Bosque, que confundiste tu madridismo con tu cortijo, porque eso es lo que pensasteis que era el Madrid, un cortijo donde podrías campar por los siglos. Espero que el Santo te hiciera ver el camino y que comprendas que el Real Madrid está por encima de las personas. Desde tu cargo de seleccionador no sigas haciendo daño al Real Madrid. Piensa por un momento que el Madrid te dio de comer, que te dio a conocer, desde todos los ámbitos, y que gracias a eso tienes un cargo altamente remunerado.

- Fernando Hierro, casi podrías aplicarte el cuento de Del Bosque, con el añadido que te fuiste llevando 500 millones, de las extintas pesetas, por un hipotético año de renovación de palabra. Desde tu cargo defiende a quien tanto te dio. No consientas los atropellos que se cometen desde la federación contra el Real Madrid.

Leyendo unos párrafos de Villar en la homilía, no tengo menos que sonreír ante la incongruencia de los mismos. Reconoce Villar su “fervor por el Apóstol Santiago” y digo yo: “si tan creyente eres ¿Por qué permites, incluso que se premien, los atracos que se cometen en el fútbol español? ¿No temes el castigo Divino? Has implantado el Villarato en este país y ahora, escudado en tu mandato sobre el colectivo arbitral de la UEFA, lo estás extendiendo por las competiciones europeas, mucho más si se trata de ayudar a tu “jefe”, calzoncillos Lapuerta y a su equipo. Huelga enumerar estas ayudas, por producirse las mismas, en todos los encuentros en los que toman parte los culés.

La ofrenda de Villar fue seguida con la máxima devoción por su séquito, pero entre los componentes a la misma, llama mi atención Sánchez Arminio. Victorino rezaba fervorosamente, pienso que en solicitud de salvación, sus actos le conducen, irremediablemente, al infierno futbolístico, al que su alma, corrupta, irá. No puede haber salvación para él por el gran daño que está causando a los cientos de millones de madridistas repartidos por el mundo entero.

La lectura del Evangelio, un pasaje de San Mateo, decía: “Pedid y se os dará, buscad y encontrareis, llamad y seréis escuchados”... muy apropiado para el sentir merengue que pedimos que cese la parcialidad de la R.F.E.F. y la U.E.F.A., buscamos la imparcialidad en el deporte, y llamamos a la cordura y razonamiento de los dirigentes deportivos. Pedimos también que Villar se levante un día sin estar “perjudicado” (es la impresión que uno saca viéndolo y escuchándolo) y se mire al espejo. Seguro que al verse reflejado en el mismo, lo primero que hará será irse en peregrinación, a Santiago de Compostela, el resto de sus días. Ese día el FÚTBOL habrá ganado en deportividad y los títulos volverán a ser logrados en buena lid.

Nilo Campo Santos
Socio nº 89.506, del Real Madrid

miércoles, 24 de febrero de 2010

Giro del "Villarato"

Analizar la labor arbitral cada partido, incluso cada jugada conflictiva, después de un sinfín de repeticiones y fotografías del instante preciso en un fuera de juego, en un penalti, en una falta, en una… s muy sencillo. Lo difícil es cuando se trata de manipular buscando la conveniencia propia.

Como me temía lo que pasó en el encuentro de ayer entre el Stuttgart y los innombrables, y a lo poco que hay que analizar de la labor de Muñiz Fernández, el domingo, esperé para incluir en el análisis este de Champions.

Me lo temía porque intuyo que algo sabe/tiene, calzoncillos Lapuerta, sobre Villar y este se encuentra obligado a satisfacer las exigencias del jefe culé. Puesto que la guerra mediática desatada por el affaire sobre el“villarato” (ya no se puede ocultar más y es vox populi) teniendo que disimular un poquito los colegiados en su ayuda al culerísmo, pues que mejor vasallaje, servilismo y pleitesía, que poner al servicio culé al colegiado de turno, en este caso el holandés Bjorn Kuipers (ya les favoreció claramente el 9 de septiembre del 2009, en la segunda jornada de la fase de grupos, contra el Dínamo de Kiev. Ganaban los locales 1-0 cuando en el minuto 40 anuló un gol a Vukojevic legal. Con el marcador 2-0 (resultado final) señalo fuera de juego a Shevchenko cuando se quedaba solo delante de Valdés, Abidal deshacía el fuera de juego. Más tarde no señaló el claro penalti del guardameta local, Valdés, sobre Milevski, cuando se disponía a marcar. Era penalti y expulsión) en la máxima competición Europea, por algo Villar es el máximo responsable del arbitraje UEFA, y así les va.

No defraudo Kuipers al "villarato" europeo y, como si de Ovrebo (el árbitro noruego del atraco al Chelesa) se tratara, les puso el partido, y prácticamente la eliminatoria, en bandeja. Cuando estaban siendo borrados literalmente del campo por los alemanes, en el minuto 28 Piqué cortó con la mano un centro alemán, dentro del área. La acción la vio porque, ante las reclamaciones de los locales, les indicaba con gestos que tenía el brazo pegado al cuerpo. Mentira, lo vio pero su servilismo le impidió permitir la eliminación de los catalanes. Tampoco quiso señalar el cometido por Márquez en el minuto 41, que debería significar su expulsión al tener ya una tarjeta amarilla.

En el gol del empate existe falta previa en el salto de Piqué que se apoyó sobre el hombre del defensor, por lo que no debió de subir al marcador. En la reclamación de la culerada sobre un penalti claro, y expulsión, de Molinaro, minuto 68, comentar que antes existen dos irregularidades de Ibrahimovic: la primera está en posición adelantada y la segunda, controla en balón con el antebrazo.

Como resumen final sobre este partido, decir que están, o casi, en cuartos de final gracias al holandés Kuipers. Con un arbitraje imparcial, el Barcelona ya vendría con un 99,99% de probabilidades de caer eliminado. Se sabe del espionaje a los directivos, digamos, opositores al laportismo y, yo me pregunto, ¿también fue espiado Villar? Para mí la respuesta es afirmativa y algo gordo se habrá descubierto para tenerlo amarrado por los "wevos", como vulgarmente se dice.

Centrándonos en el partido Real Madrid – Villarreal, dirigido por Muñiz Fernández, comentar que el resultado final hace que su labor pasara desapercibida y que se pueda decir que fue imparcial. Pitó lo que vio, y vio bien los dos penaltis, que los fueron, pero difíciles de apreciar a primera vista. También tuvo la fortuna de que el asistente que llevó el ataque madridista en la segunda parte, fue un verdadero ayudante, aunque se equivocó en una, minuto 83, al señalar fuera de juego de Cristiano Ronaldo. No lo era por poquito y la acción terminó en gol. Pero, en su descargo, hay que decir que acertó con 5 anteriormente muy difíciles de apreciar. La del primer gol de Higuaín, CR9 parte de posición legal al estar habilitado por un defensor en la otra parte del campo.

Hay que achacarle a Muñiz, no obstante, que fallara en lo disciplinario y que pudo traer consecuencias en el marcador final, aunque afortunadamente el buen partido local hizo que pasaran desapercibidas. Entre el minuto 36 y 37, Senna cometió dos acciones que eran merecedoras de amonestación y por consiguiente su expulsión. En la primera, su entrada sobre Kaká, merecía ser amonestado. Un minuto más tarde clavó los tacos sobre el tobillo de Granero, que afortunadamente no le causaron lesión, y que era merecedor de amonestación.

El sábado está designado Ramírez Domínguez, otro de los malos pero que por lo menos, y espero que continúe así, es de los que los errores son hacia las dos partes, vamos que se puede decir que trata de impartir justicia que ya es algo. Como comentaba anteriormente, algo se está moviendo en el fútbol español. Me da el palpito que Villar puede saltar de la RFEF y que el villarato puede tener los días contados. Uno de sus adláteres está a punto de caer (lo siento por Gerardo González Movilla, presidente de la AFE, y al que conozco en persona) y con él muchos votos. El peligro ahora está en Europa, Villar es el máximo responsable del colectivo arbitral y levantar la Champions en el Bernabéu es el mayor deseo culerdo.

Nilo Campo
Socio nº 89.506, del Real Madrid

lunes, 22 de febrero de 2010

El Real Madrid pide perdón a base de goles


Anoche pudimos ver, en el Santiago Bernabéu, un espectáculo de fútbol y goles, hasta un total de ocho, que conformaron el 6-2 final, un marcador más propio del tenis que del fútbol.

El caso es que, tras un encuentro así, lo lógico sería que todos los madridistas estuviéramos repletos de felicidad y optimismo. Sin embargo, la realidad es que si bien anoche disfrutamos de lo lindo, hoy vuelve la Champions a nuestras cabezas ya que, por muchas goleadas que consigamos en liga, si nos quedamos fuera por sexto año consecutivo de nuestra competición, el golpe va a ser tremendo, durísimo.

¿Por qué este pesimismo? Porque Pellegrini no tiene visos de cambio. Sí, ayer goleamos y muchos de los tantos conseguidos fueron muy vistosos, lo que siempre anima, pero el Villarreal no es el Lyon.

Personalmente creo que el submarino amarillo es superior al conjunto francés, pero los tiros no van por ahí, sino por la táctica a emplear en el partido de vuelta. Si en la ida los galos salieron atrás, encerradísimos, con la misión de no dejar jugar al Real Madrid, ¿cómo creéis que jugarán en el Bernabéu?

El Real Madrid de Pellegrini juega muy bien cuando tiene espacios y puede practicar lo que en Los Angeles se conoce como el Showtime, a saber: grandes galopadas, contraataques continuos, velocidad... Y así el Real Madrid da miedo. El Villarreal llegó al Bernabéu con la sana intención de ir a por el partido y hay que aplaudirle por ello. Pero claro, jugar al Real Madrid de tú a tú implica una importante posibilidad de caer por goleada, ya que en este equipo hay muchísimo talento.

Pero ¿qué pasa cuando un técnico incapaz tiene miedo? Se olvida del talento, juega a no perder y todo se viene abajo. ¿Se olvidará Pellegrini de una vez por todas de sus miedos y manías colocando a quienes debe y donde debe? Se me hace muy difícil creerlo, sobre todo por la ausencia de Xabi Alonso por sanción.

Resulta que este Real Madrid asusta. Las goleadas son buenas porque los rivales toman nota, de forma que la partida moral, antes de saltar al campo, la tenemos ganada. Y claro, si Cristiano, que completó un partido fabuloso, comienza con un golazo de falta marca de la casa, mejor que mejor. Además fue uno de esos partidos en los que, a pesar de que el rival demostró que podía hacer mucho daño (lograron dos auténticos golazos) en cuanto los visitantes se acercaban un poco, el Real Madrid pisaba el acelerador y comenzaba a marcar goles.

Así debería jugar siempre todo un Real Madrid, con la misión de lograr más tantos que el rival y punto. ¿Nos metéis uno? Pues nosotros os colamos tres. ¿Que nos volvéis a marcar? Pues toma, otros tres. Ése es el estilo del mejor equipo del mundo y no hay más. Si al menos el partido sirviera para que Pellegrini se entere de donde está, todo eso que tendríamos ganado. Pero, a tenor de lo que llevamos visto esta temporada, lo dudo muchísimo.

De momento estamos vivos. Ayer goleamos sin ayudas extra. El Barcelona no puede decir lo mismo ya que recibió la ayuda de un rival que fue a hacer el paripé y un árbitro que no quiso expulsar al infame Márquez tras destrozar al bueno de Canales. De paso demostraron la mala educación existente en el Camp Nou, con toda clase de insultos, abucheos y demás. Pero bueno, ya los conocemos muy bien, así que no es de extrañar ese tipo de comportamientos barriobajeros.

Me gustaría pensar que el Real Madrid va a seguir el ritmo arrollador de anoche. Ojalá tenga que rectificar todo lo que pienso de Pellegrini. Pero la experiencia de esta temporada me invita a ser prudente. Ahora toca esperar.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Pellegrini ni un minuto más


Sé que echar a un entrenador no tiene buena prensa, menos aún si se trata de un equipo que lleva la racha del Real Madrid (el último técnico que duró algo fue Vicente del Bosque) pero hace tiempo que vengo defendiendo la idea de que Pellegrini es malo para el Real Madrid, cosa que ratifiqué anoche, durante el partido frente al Lyon.

Lo primero que debe entender alguien que se siente en el banquillo del Real Madrid es precisamente eso: dónde está sentado y a quién representa. Pellegrini no lo ha entendido nunca, de lo contrario jamás habría sacado un once para no perder en lugar de para ganar en Copa de Europa, máxime tras los desastrosos últimos cinco años, en los que nunca hemos pasado la primera ronda de eliminatorias.

El Real Madrid debió haber salido a por el partido, sin pensar que tras el mismo restarían noventa minutos en el Bernabéu. Mi madre dice que no se debe dejar para mañana lo que podemos hacer hoy... Ojalá mi querida madre tuviera una charla con Pellegrini, ya que por lo visto no conoce el famoso refrán. La eliminatoria debería haber quedado zanjada en Francia, pero el esquema especulativo de Pellegrini hizo que terminásemos con un peligrosísimo 1-0 en contra.

Hablando de esquemas, ahora llega el otro motivo por el que Pellegrini debería marcharse cuanto antes, siguiendo con el refrán, si es esta tarde mejor que mañana. ¿Alguien puede explicarme de alguna manera más o menos inteligente, sin cachondeos de ninguna clase, qué pintaba anoche Diarrá en el once titular? No se trata de mis sentimientos en contra del de Malí (sentimientos contrarios, por cierto, porque es el peor futbolista de toda la plantilla del Real Madrid y un auténtico cáncer futbolístico). Vamos a ver, ¿alguien, en su sano juicio, pondría para jugar en una eliminatoria de Champions y en un puesto tan duro como el de medio-centro, a un futbolista que ni se recuerda cuando jugó por última vez 90 minutos seguidos con el Real Madrid a causa de sus lesiones? Toda una temeridad de Pellegrini, que a lo mejor nos puede explicar a todos, de manera convincente, por qué este Diarrá era titular antes que el otro (Lass).

Pellegrini sacó un equipo sin salida por bandas, con gran apelotonamiento de hombres por el centro y sin velocidad en la circulación del balón (de esto último se encargó Diarrá). Tratar de vencer así a un equipo inferior, cuya única misión era defender, tratar de cogernos en alguna contra y salir vivos para afrontar con alguna esperanza la vuelta en el Bernabéu (por aquello del doble valor de los goles fuera de casa) es una misión más imposible que las de Tom Cruise.

Últimamente hago muchas referencias al partido Real Madrid - Espanyol y es que me parece un encuentro de lo más educativo, ya que podemos medir, contra el mismo rival, las diferencias entre una alineación lógica y otra made in Pellegrini. En la primera mitad de aquel partido, Xabi Alonso ejerció de director de orquesta de unos Guti, Granero y Kaká con total libertad de movimientos, sin posiciones fijas. Así el Real Madrid, en ataque, ocupó indistintamente bandas, espacios entre líneas y área, sin que el Espanyol pudiera prever por donde le iban a caer los golpes. En la segunda mitad, Pellegrini hizo de las suyas situando a un pivote que estorbase a Alonso y que fijase las posiciones de los demás, de tal manera que el juego del equipo se volvió previsible y predecible hasta decir basta.

Pellegrini ha tenido mucha fortuna con las lesiones. Resulta paradójico decirlo así, pero es cierto. Sin las lesiones no habría descubierto que el equipo mejora mucho con Ramos como central y Arbeloa de lateral derecho. Tampoco habría descubierto el buen fútbol que se practica cuando se utilizan las bandas (y no hace falta tener futbolistas específicos para ello) cuando la presión al rival cuando saca el balón la realizan los delanteros (y no Lass) o cuando Xabi Alonso tiene un escudero en lugar de una rémora.

El caso es que este "ingenierillo" debió haberse dado cuenta de la mejoría del equipo cuando, por sanciones y lesiones, se vio obligado a hacer algo lógico y coherente. Sin embargo, en cuanto ha podido, ha vuelto a las andadas, hundiendo al Real Madrid, demostrando que no aprende. Por lo tanto, puerta.

Anoche, mientras daba vueltas en la cama (son demasiado fracasos seguidos en Champions para mí) me sobrevino el siguiente pensamiento: ¿qué habría sido del Barcelona, el año pasado, con Pellegrini en el banquillo? Imagináos que sitúa a Keita por delante de Xavi y fija a Iniesta en la banda izquierda. ¿Habría desplegado el Barcelona un buen fútbol o habría repetido lo de hace dos temporadas, cuando les metimos 18 puntos de diferencia en la tabla de clasificación liguera?

Por todo lo explicado, estoy convencido de que Pellegrini es un cáncer a extirpar. Anoche Diarrá ralentizaba el juego hasta límites insospechados cuando el Real Madrid trataba de tocar el balón (eso cuando no fallaba pases increíblemente fáciles). Como el africano tampoco defendía, Ramos tuvo que comportarse como un coloso, multiplicándose tanto en sus labores de central como para hacer la cobertura a Marcelo cuando éste se incorporaba al ataque. Como el habilidoso Govou (al que, por cierto, perdonaron la roja) vio la circunstancia, se pegó a la banda de Marcelo y creó mucho peligro. Pero, ¿era culpa de Marcelo o del desastroso esquema ideado por Pellegrini?

Evidentemente el uruguayo no está para reconocer fallos, así que culpó al lateral brasileño, de forma que pudo terminar de descomponer al equipo cambiando la defensa: Arbeloa al lateral izquierdo y Ramos al derecho. ¿Cómo se puede cambiar una defensa porque sí en mitad de un partido? Y así nos fue: nada más comenzar la segunda mitad, Makoun avanzó solo y sin obstáculos hasta cerca de la frontal de Casillas, batiéndolo desde fuera del área con un chut formidable e imparable.

¿Reaccionó el mister quitando a Diarrá y dando entrada a Van der Vaart para que el Real Madrid tuviera un mayor dominio del balón y comenzara a jugar al fútbol? Pues no. Empecinado en su tozudez, siguió con lo mismo. Cambió a Higuaín por Benzemá, lo que significa dejar las cosas como estaban. Y yo me pregunto: siendo estos dos delanteros dos futbolistas que cuando mejor se desenvuelven es en velocidad y con espacios, ¿por qué los utiliza si con su táctica de apelotonar futbolistas sin orden ni concierto por el medio no va a haber huecos por ningún sitio? No tiene pies ni cabeza. Si planteas un partido así, el delantero ideal es Raúl, que sabe cómo moverse entre un sinfín de contrarios y sin casi espacio para maniobrar. Pero no es el juego de Higuaín ni de Benzemá, eso es obvio.

Perder 1-0 es un desastre. Implica que debes salir al ataque sin dar tregua, porque con dicho resultado estás eliminado; pero resulta que un gol del rival te obliga a marcar tres tantos, casi nada. Teniendo en cuenta que es factible encajar algún gol si juegas al ataque...

Otra cosa: en el Bernabéu no podremos contar con Xabi Alonso. ¿Será capaz este botarate que tenemos por entrenador de situar un doble pivote formado por los dos Diarrás? Lo digo porque ya osó hacerlo en el último tramo del pasado partido de liga.

Por el bien del Real Madrid muchos pedimos el cese de Pellegrini cuando aún había tiempo, es decir, tras la debacle de Alcorcón. Pero el tiempo pasa y cada vez queda menos. Si terminamos por sexto año consecutivo fuera de Europa en octavos por culpa de las sinrazones de un técnico que no da la talla, el descalabro va a ser monumental.

martes, 16 de febrero de 2010

Un mal colegiado es sinónimo de mala actuación

El colegiado vasco, residente en León y adscrito al colegio Castellano/Leones, Turienzo Álvarez , es de los que los madridistas tenemos en el punto de mira y que con sus actuaciones, cuando dirige a los blancos, corroboran esta desconfianza. Baste decir que de todos los partidos que arbitró al Real Madrid nunca dejó a los rivales en inferioridad. Por el contrario, al equipo de Chamartín en cuatro ocasiones los dejo en inferioridad, incluso en la temporada de la apoteósica remontada al Barça para arrebatarle la liga, en Santander expulso a Helguera y Mejía, a la vez que señalaba dos penaltis, inexistentes, que, lanzados por Garay, sirvieron para remontar el gol de Raúl y caer derrotados en el Sardinero.

Afortunadamente el comité de designación procuro no designarlo en partidos del Real Madrid, la temporada anterior ni uno, con lo que nos ahorró un sufrimiento añadido. En Chapín, el sábado, volvimos a sufrirlo aunque, a pesar suyo, los tres puntos viajaron a Madrid.

En el orden disciplinario continúa con la tendencia de no dejar en inferioridad numérica al rival blanco de turno y eso que el Xerez dio motivos para ello, como explicaré más adelante, pero Turienzo no está por la labor de hacernos la vida fácil. Luego saldrá en los medios de comunicación llorando y pidiendo respecto para él y su familia. Aunque no comparto las amenazas a su familia, y mucho menos los insultos a su hija, pero para exigir respeto tienes que comenzar por respetar tú, querido Javier.

Centrándonos en el partido en sí y, en su labor, en particular, decir que perdonó TRES penaltis en el área local. El primero cometido por Redondo sobre Granero. Minuto 23, el canterano desborda a Redondo y cuando encaraba al guardameta rival, es derribado por el defensor que le mete la cadera desequilibrándolo. Primero al limbo.

El segundo es cometido en la salida de un córner al desviar con la mano el balón rematado de cabeza por CR9. Ni Turienzo ni su asistente lo vieron o lo quisieron ver. Había que contribuir al cerrojazo del equipo local que, muy disciplinado en el orden defensivo se las veía y deseaba para evitar que las huestes de Pellegrini abrieran la lata.

Tampoco quisieron ver el que cometió Casado al desviar con el brazo a córner un remate, de Higuaín, que llevaba marchamo de gol. Bien es cierto que el balón va al brazo pero éste estaba separado del cuerpo y, los que juegan o jugaron al fútbol saben que así cubren más espacio, por lo que el penalti es claro. El cero a cero todavía persistía en el marcador y el leones de adopción no estaba por la labor de allanar el camino blanco.

El apartado disciplinario no le fue a la zaga al técnico y no midió con el mismo rasero a los dos equipos. En tres ocasiones amonestó a los visitantes por dos los locales, incluso la misma acción, dar un manotazo al rival en el salto, fue tarjeta amarilla para Sergio Ramos pero quedó impune el codazo de Moreno, en el minuto 20, sobre CR9. Arbeloa fue amonestado por agarrar a un contrario, pero Keita, en el minuto 50, no lo fue y significaba la expulsión por estar amonestado anteriormente, incluso cometió varias acciones que merecían la amonestación.

Sus asistentes no le ayudaron en su cometido, perjudicando más al equipo local. En tres ocasiones señalaron posición antirreglamentaria cuando era legal. En una a Mario Bermejo, en el minuto 57, podría acarrear mucho peligro para los intereses del equipo de Chamartín. También señalaron como fuera de juego la posición de Higuaín, minuto 33, y que se quedaba solo delante de Renan al ganar la espalda a la defensa rival. Era muy justa. Tampoco le ayudaron en los dos penaltis cometidos por la defensa local por sendos despejes con la mano, el primero, y con el brazo, el segundo. Esas deberían de verlas y señalarlas. Ni lo uno ni lo otro.

Resumiendo, mala actuación de Tirienzo y su equipo pero, gracias al resultado final, pasó desapercibido y no se habla de su pésimo arbitraje partidista, que es lo peor que tienen los malos colegiados. Por algo lleva 11 temporadas en el arbitraje y no es internacional a pesar de sus esfuerzos por agradar al villarato.

Nilo Campo
Socio nº 89.506, del Real Madrid

lunes, 15 de febrero de 2010

El Madrid depende de sí mismo


Por fin se ha dado la situación que todos queríamos: el Real Madrid depende de sí mismo para ganar la liga. En una operación de lavada de cara del Villarato, el infame Iturralde González, culpable directo del triunfo del Barcelona frente al Espanyol por pitar un penalti tan falso como quien se dejó caer (Xavi Hernández) tenía que hacer algo para salir del ataque de la prensa y llevó a cabo, sin duda, el mejor arbitraje de su vida.

Y el Barcelona, ya se sabe: si no juegan con catorce, no son nadie. De tal manera que, en igualdad de condiciones contra un flojisimo Atlético de Madrid, mordieron el polvo, como debieron hacer tantas y tantas veces en el transcurso de esta liga. Su primera derrota, sí, pero su primer partido sin favoritismos arbitrales y derrota ante un equipo mediocre.

Bueno, hilando muy fino diré que Maxwell, que ya tenía amarilla, debió ser expulsado por segunda cartulina cuando evitó una colada por banda de Reyes propinándole un golpe en la cara con su antebrazo. ¿Os suena? Resulta que Cristiano hace algo similar, pero menos grave (pues el luso sólo trataba de soltarse mientras Maxwell se sirvió de la falta para cortar un avance) y a uno dos partidos de sanción mientras que al otro ni amarilla. El Villarato, aunque poco, se sigue notando.

Mucho se ha hablado del Atlético anoche: un gran equipo, muy bien posicionado y bla, bla, bla. Que no os engañen: los rojiblancos fueron tan mediocres como lo han sido durante toda la liga. Tuvieron varias acciones aisladas de mérito, sobre todo la protagonizada por el ex-madridista Reyes para asistir a Forlán en el primer gol, pero nada más. Las aprovecharon para lograr un par de tantos y terminaron en su línea: pidiendo la hora.

Otra de las mentiras de la prensa de hoy: "el Barcelona perdió por culpa de las bajas". Es falso y lo demostraré: Xavi, Iniesta y Messi en el equipo titular; ¿y dónde falló el Barcelona? En el centro del campo. Las bajas se produjeron en defensa, pero los azulgrana no comenzaron a hilvanar alguna que otra jugada hasta la segunda parte. De hecho ahí tuvieron unos veinte minutos en los que el Atlético desapareció y los madridistas temimos por el recorte de puntos. Sin embargo, en un partido mediocre, ni unos ni otros lograron mover el marcador con el que finalizó la primera mitad.

Mientras tanto, ahí tenemos al Real Madrid, que solventó un partido bastante complicado con un contundente 0-3, marcador que bien pudo haber sido más amplio. El partido tenía bonitas reminiscencias para un servidor, ya que la última vez que estuve en el Bernabéu fue en el encuentro que enfrentó a estos mismos dos equipos en la primera vuelta de la liga (5-0 para el Real Madrid). Conocí a gente fantástica de Xerez, muy distinta al descerebrado que se hizo una foto con Florentino Pérez portando una bufanda culé. Sin embargo había una gran diferencia: el estado del césped.

No concibo cómo en primera división se permite que un terreno de juego esté tan estropeado. Por un lado se igualan las fuerzas, ya que el futbolista de calidad, aquel que puede marcar la diferencia, ve mermadas y de qué manera sus habilidades por jugar en un campo impracticable; por otro, el riesgo de lesión es importante y un equipo como el Real Madrid debe cuidar sus valiosos activos.

El caso es que contamos con el mejor futbolista del planeta en la actualidad, un tal Cristiano Ronaldo, que para disgusto de muchos (desgraciada e incomprensiblemente algunos madridistas) con los dos tantos de ayer se coloca con 17 goles en 17 partidos. ¿Hay alguien ahora mismo, en las grandes ligas, que lleve un porcentaje de gol por partido? Mi querido amigo Nilo dice que los números no mienten y, desde luego, ahí están.

Pero Ronaldo no sólo es grande por sus goles; también lo es porque independientemente del rival, el estadio o la competición, el portugués lo da todo. Otros futbolistas se habrían reservado por miedo a una lesión. También hemos padecido ocasiones en las que jugadores del Real Madrid se tenían a menos de jugar ciertos partidos aunque fueran suplentes por entender que estaban por encima de ciertos rivales (caso del patán de Tote, que casi nos hace perder una liga por una frivolité en un gol cantado). Pero Cristiano es, además de un artista, un profesional y me atrevo a decir que, si las lesiones lo respetan, marcará una época en el Real Madrid.

Cristiano no fue el único que estuvo enchufado. Kaká, por fin, cuajó un buen partido. De sus pies salieron dos asistencias que propiciaron los dos goles de Ronaldo. A ver si es verdad que la lesión que padecía no le permitía dar lo mejor de sí mismo y a partir de ahora vemos al Kaká que todos hemos conocido en el Milán. Sería conveniente si queremos ganar liga y Champions.

Lass volvió a la titularidad. La semana pasada todos vimos la diferencia entre un Real Madrid sin Lass en la primera parte del partido frente al Espanyol y un Real Madrid con Lass en la segunda mitad. Lo que en los primeros 45 minutos había sido un fútbol magnífico con gran capacidad de sorpresa, se volvió algo totalmente previsible, viéndonos abocados, nuevamente, a las individualidades de alguna de nuestras figuras (en concreto fue Higuaín el único capaz de hacer despertar al público de la monotonía que supuso aquella segunda parte).

El sábado Lass jugó de inicio y volvimos a lo de siempre: Xabi Alonso sin poder dar pases ofensivos y Granero sujeto en la izquierda dada la inmovilidad que supone el hecho de que Lass juega en una posición fija: la derecha y por delante de Alonso. Y claro, no siempre vamos a tener delante al Xerez, ¿verdad? Me refiero a que el sábado pudimos sacar la cosa adelante a pesar del terreno de juego, de lo bien plantados que estaban los locales en la primera mitad y de la inoperancia en el centro del campo que supone situar a Lass donde habitualmente lo coloca Pellegrini. Pero, con esas facilidades, cuando nos estemos jugando la vida en Europa contra un rival de primer nivel, ¿entonces qué? Me da mucho miedo que Pellegrini, por su obcecación, tire por la borda la oportunidad de ganar la Champions en el Bernabéu. Sería un error imperdonable, de proporciones catastróficas. Sí, he dicho catastróficas porque ¿hasta cuándo tendremos que esperar para volver a tener la oportunidad de disfrutar una final de Champions en el mejor estadio del mundo?

Al menos Ramos volvió a ser central, lo que permitió a Arbeloa jugar de lateral derecho. Teniendo en cuenta que fue el magnífico lateral blanco el que abrió la lata en un partido que parecía complicarse, sigo ratificándome en la idea que he defendido desde que el Real Madrid fichó a Sergio Ramos: éste debe jugar como central. Lo que me lleva a un nuevo pensamiento negativo hacia Pellegrini: si Ramos y Arbeloa juegan donde deben, no es a causa de la pericia del técnico, sino gracias a que ha habido una serie de lesiones que le han obligado a colocar a los futbolistas en las posiciones que más rinden.

Desde hace muchos años, los entrenadores que llegan al Real Madrid (incluso Fabio Capello) tratan de reinventar el fútbol. Si tienen a un medio-centro con vocación ofensiva lo colocan de extremo izquierdo y lo hunden; si tienen al mejor delantero de los últimos quince años (un tal Raúl González Blanco) lo ponen a jugar de lateral derecho; si tienen a un delantero eficaz lo sitúan en una banda... ¿Qué les pasa a los técnicos cuando se sientan en el banquillo blanco? ¿Tienen vértigo? ¿Les puede la presión? No tengo ni idea, pero el caso es que comienzan a experimentar y el lío suele ser de órdago.

El año pasado llegó Lass al Real Madrid. Jugó en su sitio natural, de pivote defensivo y ayudó mucho al equipo. No jugó por la derecha ni con vocación ofensiva; no ejercía la presión cerca del área rival, que es lo que les toca a los delanteros... Jugó perfectamente como un centrocampista cuya misión es defender. Pellegrini sabrá, pero ahora mismo, sus cábalas tácticas son mucho más peligrosas que cualquier versión del Villarato.

Hablando de Villarato, creo que volverá. El sábado tuvieron, como ya he dicho antes, que lavarse la cara, porque por fin la prensa cargó contra una realidad que se viene repitiendo desde hace ya unos cuantos años. Hace tiempo que vengo denunciando que el Villarato es posible por la complicidad de la prensa y parece que es verdad, ya que el primer día que se han puesto serios, el Barcelona ha tenido un arbitraje justo y, casualidad, ha llegado su primera derrota.

Creo que hasta un ciego lo ve, pero claro, no hay más ciego que el que no quiere ver y, desgraciadamente, de esos hay muchos en nuestro país.

Para terminar, se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de alguien que no necesita presentación: don Luis Mollowny. Descanse en paz.

miércoles, 10 de febrero de 2010

¿Tiembla el "Villarato"?

Pienso que ya se ha escrito bastante sobre el “villarato”, palabra de nuevo curso desde la esquirolada de calzoncillos Lapuerta en las elecciones a la presidencia de la Federación Española de Fútbol y que, cuando se pronuncia en Barcelona, suena y huele a cuerno quemado y mucho más después de que Teixeira Vitienes tuviera la osadía de expulsarles a dos jugadores y señalarles un penalti en contra.

Estos movimientos y la guerra desatada, entre los medios de comunicación, más que llena de razón en que mis-vuestras sospechas de que Villar y Cía. están haciendo lo posible y lo imposible por dirigir sus misiles hacia el Titanic blanco, al que ven como su enemigo. A saber qué tejemanejes se traerán entre manos los Villar, Gaspart, Sánchez Arminio, calzoncillos Lapuerta y...Calderonis.

No salgo de mi asombro, si no lo estaba ya bastante, al verlo participando en la celebración del Mundialito de Clubes con el Villar y la junta directiva del último equipo ganador, por las manifestaciones en Eurosport, del ínclito personaje:

-“La campaña del villarato está perjudicando al fútbol”

"Me parece un error la palabra villarato. Si la Liga la gana el Madrid o el Barça será por méritos propios. La campaña del villarato está perjudicando al fútbol. Este tema se ha sacado de madre y alguien debería poner cordura".

Lo primero que me viene a la cabeza es preguntarle a D. Ramón ¿perjudica al fútbol o perjudica al Barcelona y a la maquiavélica trama orquestada desde la Federación Española de Fútbol para favorecer al equipo catalán en contra de los demás asociados?

Si Calderonis tenía poco cerradas las puertas del madridismo, para mí dio un salto al abismo (uno más de los muchos que dio últimamente) en su afán de ser despojado del carnet de socio del Real Madrid. Me uno a las voces que claman su expulsión como socio del Real Madrid. Quiero pensar que su odio hacia todo lo que suene a Florentino Pérez es lo que nubla su cerebro y lo lleva a cometer estos sacrilegios hacia el madridismo.

Retomando el hilo del villarato, otro indicio más de la existencia del mismo es el ofrecimiento, por parte del presidente de la Federación Española de Fútbol, a Florentino Pérez de un cargo en su junta directiva, incluso una vice-presidencia, y para ello le sirve en bandeja la cabeza de Calderonis, que en los próximos días cesara de su cargo actual en la Federación, a sabiendas del nulo trato entre ambos. Como se puede observar, el nerviosismo que muestra Villar y el colectivo arbitral, demuestran que temen que vean la luz pruebas irrefutables de la adulteración de la competición. Resumiendo que no está el horno para bollos.

Puede ser la puntilla al trato de favor de Villar hacia el esquirol de calzoncillos Lapuerta, aunque ya poco le queda en la presidencia culé, aunque la presencia en esa Federación de los adláteres mayores anti-madridistas, Gaspart y Sánchez Arminio, me hacen prever que FP tendrá que andarse con mil ojos si no quiere que se la monten parda. Vamos, que me temo por su salud al ser introducido en el nido de víboras en que se ha convertido la Federación Española de Fútbol desde que Ángel Mª Villar se hizo con las riendas de la misma.

Mientras no se hagan efectivos estos ceses y nombramientos desear que la guerra mediática continúe y que los Iturralde, González Vázquez y demás pro-culés tenga un mínimo de dignidad futbolística, si es que alguno sabe lo que eso significa, y disimulen un poco. Vamos, que una patada por detrás es expulsión, la de Messi, Negredo o perico de los palotes. Y que una lipotimia de Xavi no es penalti. Y que las simulaciones teatrales de Alves e Iniesta sean recompensadas con la correspondiente amonestación.

Nadie sabe cómo me gustaría analizar una labor arbitral y poder comenzar con la frase: “su arbitraje fue imparcial” pues de sobra es sabido para la gente del fútbol que el error arbitral existe y forma parte del juego. Baste con pensar que estamos un grupo viendo una acción repetida una docena de veces y no nos ponemos de acuerdo, para cuanto más un árbitro en decimas de segundo. No quiero ver como se agrede a Guti y se señale la falta pero no se expulse al infractor. Pero mucho me temo que esta jornada sea más de lo mismo viendo que el partido entre el At. de Madrid y el Barcelona será dirigido por...ITURRALDE, paladín mayor del villarato, por algo bajo su “pito justiciero” los catalanes han perdido la friolera de…TRES partidos de los más de 30 que les pito y que, el otro partido en la lucha por el título, entre el Xerez y el Real Madrid será arbitrado por Turienzo de infausto recuerdo para el equipo blanco por su tropelía cometida en un reciente Racing - R.eal Madrid que cerca estuvo de costarle la liga a los blancos en detrimento de los azulgranas.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del Real Madrid

domingo, 7 de febrero de 2010

Higuaín vuelve marcando


Angel María Villar y Laporta lo han conseguido: el fútbol ya no es cosa de futbolistas, sino de árbitros. Una vez más (y la historia se repite) el Barcelona gana merced a un gol ilegal mientras que los jugadores del Real Madrid son sacudidos sin piedad, con la complicidad del árbitro de turno. Cada fin de semana, me gustaría sentarme a hablar de fútbol, pero como los partidos no los dirimen los futbolistas, sino que lo hacen los colegiados, es menester dedicar una parte importante del resumen a sus ilegales y bochornosas actuaciones.

Una de las frases que más repito últimamente es "llueve sobre mojado". Resulta que Cristiano Ronaldo debe cumplir dos partidos de sanción por una jugada que, a todas luces, no merecía roja ya que no fue una agresión. Con esa acción en la mente de todos, llega Pérez Burrull y permite dos agresiones en toda regla, una contra Guti y otra contra Albiol (en ambas dos espanyolistas clavaron sin piedad los tacos sobre sus pares). Lo curioso es que Burrull señaló ambas infracciones, es decir, que las vio. Sin embargo, la primera no mereció sanción alguna y la segunda se quedó en amarilla. Todo ello contrasta con una entrada de Ramos en la segunda mitad, lanzándose al suelo, sin elevar los pies, alcanzando al balón y que sólo puede entenderse como falta por juego peligroso. Se llevó amarilla. Entonces, ¿qué clase de criterio siguió Pérez Burrull?

Resulta que a Xavi Hernández y a Guardiola no les gusta la palabra Villarato. Claro, ¿cómo les va a gustar? Los arbitrajes están siendo tan descarados que ya se les está viendo el plumero. Guardiola gimoteaba patéticamente en rueda de prensa diciendo que nadie va a convencerle de que los seis títulos ganados han sido gracias a los árbitros. Posiblemente los seis no, señor Guardiola, pero tres sí y eso lo sabemos todos: Champions, Supercopa de Europa y Mundial de clubes, ya que de no haber sido por el escandaloso arbitraje en Chelsea, con cinco penaltis perdonados a los tramposos culés, no hubiesen disputado ninguna de esas tres finales.

Y ¿qué decir del hipócrita de Xavi? No oí ninguna declaración suya cuando se lanzó a la piscina de forma atroz frente al Espanyol (otro favorcito arbitral que supuso otra victoria). Pero ayer montó en cólera clamando contra el árbitro que expulsó a Piqué. Pues mire, señor Hernández, resulta que la roja lo fue en toda regla, así que a callar, llorón.

Cada día entiendo más al creador de este blog, el señor Paulino, cuando decidió retirarse para abstenerse de cualquier tipo de comentario futbolístico. Sin Villarato el Barcelona no estaría ni segundo, ésa es la verdad. Pero claro, invertir capital catalán en la prensa nacional es lo que tiene: engañar al público tonto, que se lo traga todo. Afortunadamente no todos somos idiotas y muchos seguimos pensando por nosotros mismos, aunque lamentablemente cada vez somos menos.

Cinco párrafos sobre esta jornada y todavía no hemos empezado a hablar de fútbol. La culpa de Villar, Laporta y el poder catalán establecido y ladrón, por no hablar de políticas del miedo y todas esas cosas tan feas. Parece ser que Alfredo Relaño se ha unido a los poquitos que saben de esto (Roncero, Guash y alguno más) y denuncia el Villarato cada fin de semana. Pero claro, el resto de la prensa tacha al Diario Deportivo As de fanatismo y no sé cuántas injurias más y asunto solucionado. Pues miren ustedes, señores, resulta que el As es la única prensa deportiva fiable hoy en día, porque hasta los del Marca están vendidos.

No quise escribir ayer sobre el partido porque estaba calentito por tanta hipocresía, gentuza y tontería. Hoy estoy algo más calmado, así que imaginadme ayer. El caso es que a uno se le quitan las ganas de hablar de fútbol, no sólo porque la competición esté amañada del todo, sino también porque don Florentino Pérez se tiene a menos de dar un puñetazo en la mesa y poner a todos en su sitio... ¿Por qué no resucitará don Santiago Bernabéu? No tendría ni para empezar con toda esta cuadrilla de anormales repartidos por la geografía española.

Pero vayamos, de forma breve, al partido. Seré breve no sólo por todo lo que ya llevo escrito, sino porque no hay mucho que contar. Me explicaré. Hay dos facetas relevantes: juego defensivo y juego de ataque (entiéndase que en el fútbol moderno atacan los once y defienden los once, no hablo de línea defensiva y delanteros). Resulta que el Real Madrid defiende mucho mejor cuando Ramos juega como central y Arbeloa lo hace en su puesto natural de lateral derecho. Es algo que se demuestra partido a partido, así que a ver si Pellegrini va tomando nota. En cuanto al ataque, el Real Madrid es muchisimo más peligroso sin Lass que con el francés; y si no, comparad los primeros 45 minutos de anoche con los segundos.

¿Por qué defendemos mejor con Ramos de central y Arbeloa de lateral derecho? Bueno, no sólo defendemos mejor, también atacamos de forma más contundente. Ramos no pierde la posición como central. Arbeloa es un lateral izquierdo pasable, pero un lateral derecho excepcional. El equipo no se desequilibra, es complicado que nos cojan a las contras y aprovechamos mejor ambas bandas (ya que por la izquierda Marcelo se desenvuelve muy bien en ataque).

¿Por qué atacamos mejor sin Lass? Primera parte: Xabi Alonso dio un recital de pases (más del 90% de aciertos) al no tener ningún compañero estorbando por delante de él. Con Alonso en plenitud, Guti, Granero y Kaká no tienen posiciones fijas. Cuando estos tres futbolistas rotan el ataque del Real Madrid se vuelve imprevisible, de forma que las ocasiones de gol se suceden por doquier. De no haber sido por Kameni, Raúl pudo haber terminado la primera mitad con un Hatt-Trick (por cierto, segundo partidazo consecutivo del capitán con el Bernabéu en pie, casi nada). Pero, ¿qué sucedió en la segunda mitad cuando entró Lass? El francés se afincó en la banda derecha, Granero se quedó fijo en la izquierda, el recorrido de Kaká se acortó y el juego del Real Madrid se volvió totalmente previsible.

Lo de Ramos, Arbeloa y Lass es tan claro que hasta un ciego lo ve. ¿Por qué Pellegrini no hace nada? Resulta que el esquema de "el ingeniero" le ha funcionado cuando ha tenido lesionados, es decir, cuando no le ha quedado más remedio que utilizar a los futbolistas de forma correcta porque los que jugaban donde no deben estaban en la enfermería. Como no utiliza a Metzelder (uno de los mejores centrales de Europa, Pellegrini sabrá) Ramos debe ir obligatoriamente al centro de la defensa junto al inconmensurable Albiol dadas las bajas de Pepe y Garay. Así Arbeloa juega por fin en su puesto.

Y claro, como Lass ha estado lesionado, a Pellegrini no le ha quedado otra que tirar de Guti y Granero y vaya vaya con la doble G. Ayer Granero se salió, siempre bien colocado, ayudando en defensa, repartiendo asistencias en ataque... Guti no estuvo sobresaliente como en los dos partidos anteriores, pero 40 de 46 en pases, ahí es nada. El catorce bajó la intensidad, pero no la concentración y así lo demuestran sus números.

El caso es que el Espanyol fue un juguete en manos del Real Madrid hasta que Lass entró en el campo, momento en que el juego del equipo se volvió predecible hasta decir basta. Cuando el equipo juega así, estamos a merced de una individualidad. Ésta llegó de la mano de Higuaín, que reaparecía tras su lesión. Bajó con un control orientado (y un pelín de fortuna) un balón largo, con un defensa encima, superó a su rival, dejó sentado al guardameta por velocidad y marcó un muy buen gol. Los otros dos tantos habían sido logrados en la primera parte, el primero de Ramos de cabeza a pase de Granero y el segundo de Kaká, a placer, tras recoger el rechace de Kameni a un soberbio cabezazo de Raúl.

Tal y como yo lo veo, tenemos un serio problema. Pellegrini es un cabezota y cada vez que puede nos demuestra que utilizará a Lass por delante de Alonso. Además el francés se escora hacia la derecha y se queda allí fijo, lo que obliga a otros jugadores a fijar posiciones para ocupar otros huecos, de forma que se pierde la sorpresa. Jugando así (con Lass) el equipo se volverá Ronaldo-dependiente porque, como ya he dicho antes, estaremos a merced de las individualidades. Jugando sin Lass, como hemos visto en los dos últimos partidos, el Real Madrid no depende de nadie.

¿Habrá alguien capaz de dar un par de collejas a Pellegrini para que entre en razón? Más nos vale, por el bien del Real Madrid.

Dos arbitrajes dignos del Carnaval

Los protagonistas de esta jornada fueron dos árbitros montañeses, Teixeira Vitienes y Pérez Burrull, y los dos con experiencia. El primero lleva 115 partidos en primera división y es internacional desde 2009. Pérez Burrul, con mayor experiencia, lleva 215 en primera división y es árbitro internacional desde el año 2002. Pero digo que los dos fueron los protagonistas porque uno “se atrevió” a señalar un penalti en contra del Barça en el Estercolero Nuevo y expulsar, justamente a dos jugadores, Pique y Márquez, aunque debieron ser tres, porque Abidal cometió un claro penalti en la primera parte, siendo el último defensor y en una clara ocasión de gol. El primer gol del Barça tampoco debió de subir al marcador por estar Ibrahimovic en clara posición de fuera de juego e interponerse entre el balón y el guardameta rival. Las crónicas pro-culés obviarán estas ayudas y se volcarán en las dos expulsiones y en la campaña de la prensa cavernícola madrileña contraria a los intereses de los “inventores” del fútbol. Pero la realidad es que gracias a Teixeira los tres puntos se quedaron en Barcelona.

Pienso que Teixeira Vitienes se pasará una larga temporada, no en la nevera, en el congelador. Estoy impaciente esperando la decisión del cantabrón mayor, Sánchez Arminio, y ver las designaciones arbitrales en las próximas jornadas. El paradigma y modelo de entrenador, Guardiola, cargó y rajó en la rueda de prensa posterior al encuentro, sobre los árbitros largo y tendido. Pero claro, ellos de eso no hablan porque nunca se equivocan…en contra de ellos. Pero cuando les aplican el reglamento “común” (el que se usa para todos) ya discrepan y se suben por las paredes.

No le fue a la zaga Pérez Burrull a su conciudadano, puesto que su actuación fue nefasta y que gracias a la superioridad blanca los tres puntos se quedaron en el Bernabéu. Difícil saber por dónde debo empezar mi análisis sobre su actuación, si por el orden disciplinario si por los errores más significativos o influyentes en el marcador final.

Creo que lo más importante es el orden disciplinario debido a que pasó por alto, incluso “falsificó” el acta, dos claras agresiones y que no hubo lesiones graves por pura suerte. Todavía no soy capaz de encontrar una explicación a que Javi Márquez finalizara el encuentro sin haber sido expulsado, motivos para ello dio en varios lances en los que estaba por medio. En el minuto 15 cometió una falta sobre Sergio Ramos, le entra con la plancha y contacta con la pierna del andaluz, merecedora de tarjeta amarilla que Pérez Burrull le perdona. En el minuto 34 Javi Márquez, nuevamente, le da una patada en el gemelo a Guti por detrás sin estar a distancia de disputar el balón. Era acción de juego brusco violento y tarjeta roja directa, que ni amarilla mostró el cántabro. También se fue de rositas en el minuto 35 de la segunda parte por la falta que cometió sobre Granero merecedora de, como muy benévolo, cartulina amarilla. Para Pérez Burrull fue suficiente la amonestación verbal. Lo dicho, Javi Márquez termino el encuentro sin ser amonestado cuando cometió una agresión y dos acciones merecedoras de amonestación.

Otro que se fue de rositas fue el delantero periquito, Osvaldo, por su clara agresión sobre Albiol, en el minuto 37 de la primera parte. Para Pérez Burrull fue, como indica en el acta, un derribo en la disputa del balón. Esto es lo que escribió en el acta:

-“+ En el minuto 37 el jugador (17) Pablo Daniel Osvaldo fue amonestado por el siguiente motivo: derribar a un contrario en la disputa del balón” cuando todos vimos como agrede al valenciano, fruto de su impotencia. Lo justo era que el Español se fuera al descanso con dos jugadores menos.

Roncaglia fue otro jugador al que le perdonó la expulsión. En el minuto 14 cometió un penalti sobre Benzema, al que zancadillea cuando penetra en el área y que no vio Pérez Burrull, y en el minuto 69 fue amonestado por agarrar a un contrario. Realmente debería ser la segunda cartulina amarilla y por consiguiente expulsión.

Resumiendo: usó dos varas de medir distintas para aplicar el reglamento. Una rigorosísima con los locales y la otra de todo vale, con los visitantes. Muy mal en el orden disciplinario, temeroso de volver a la nevera si expulsaba algún jugador visitante.

Tampoco estuvo acertado en su cometido arbitral. No vio el penalti cometido por Roncaglia sobre Benzema en la primera parte, como tampoco vio el cometido, en el minuto 76, por un agarrón, con derribo, sobre Raúl y que evitó que el capitán blanco rematara a la salida de un córner.

Creo que también perjudicó al Español en dos ocasiones, la falta de repeticiones me impide afirmarme en mi apreciación, aunque pienso que la falta que se señala sobre Arbeloa, en el minuto 4, no es. Su saque precede al primer gol local. Como también puede haber una posible falta, dentro del área, sobre Luís García en el minuto 50. De esta tengo más dudas.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del Real Madrid

miércoles, 3 de febrero de 2010

Los nuevos Dictadores

En la Historia Universal vemos como, en el transcurso de los tiempos, hubo, hay, y, por desgracia, habrá dictaduras mientras haya dictadores para llevarlas a la práctica.

En los tiempos que nos toca vivir en este, nuestro país, desterrada la dictadura franquista, renace una nueva dictadura: la RFEF y la LFP, que aunque tengan unos estatutos democráticos, sus actos son más propios de un gobierno dictatorial y que Ángel Mª Villar, al frente de la RFEF, y Astiazaran, de la LFP, más dan la impresión de no desmerecer de los Franco, Hitler, Mussolini, Idi Amin, Saddam Hussein, Kim Jong-il, Pinochet, y tantos otros a lo largo de la historia. Su lema es: si no estás conmigo, estás contra mí. Y bajo este lema es como dirigen sus respectivos organismos, a semejanza de la FIFA y la UEFA, que tal es su comportamiento.

Comencemos por la LFP, y nada mejor para ello que poniendo un extracto de lo publicado en El País el 15-12-2005:

“José Luis Astiazarán se ha asegurado 1.580.000 euros brutos de sueldo por cuatro años, el periodo de tiempo por el que fue elegido presidente de la Liga Profesional el pasado 15 de julio. Astiazarán percibirá 395.000 euros brutos al año, pero se ha garantizado la cifra total complete o no su mandato al frente de la patronal de los clubes de Primera y Segunda. Los clubes, además, en la asamblea extraordinaria de ayer, plantearon la separación de la Liga de la Federación Española al considerar que ésta no muestra demasiado interés en formalizar un nuevo convenio de colaboración entre ambos organismos.”

Astiazarán, de profesión abogado, presidió la Real Sociedad desde el 2001 hasta junio del 2005, dejándola en la bancarrota tras su nefasta gestión. En julio de ese año presenta su candidatura a la LFP con los avales de 39 clubes, de los 42 existentes. Casualmente los tres que rechazaron su candidatura fueron: su ex equipo, la Real Sociedad, el Éibar y el Osasuna.

Asocio su presidencia a una dictadura por lo leído y escuchado hoy en los medios de comunicación. Como bien sabemos, recientemente, se aprobó jugar el viernes un partido de la liga Adelante, la 2ª división, y el lunes un encuentro de la BBVA, la primera división, a partir de la próxima jornada, con el rechazo del Tenerife. Pues bien, el primer encuentro que se jugará el lunes 15 es el: Tenerife – Mallorca y a las 21:00 horas, en horario peninsular y en plenos carnavales, sabiendo que los tinerfeños son los segundos del mundo, tras los de Rio de Janeiro. Como discrepas de mi opinión, palito va, para que no te olvides de quien manda y no se te ocurra llevarme más la contraria. Lo mismo ocurre con la señalización de los horarios, sin criterio alguno y sin tiempo para que las peñas puedan organizar un viaje a ver en directo a su equipo.

El otro “Gran Dictador” es todavía mucho más dañino, porque mayor es su poder. Su dictadura es más conocida por el “Villarato”, y, aunque los beneficiarios de esta dictadura nieguen que exista el Villarato, que ésta es fruto de la caverna mediatica de Madrid, voy a demostrar que existe y es tangible.

Ángel Mª Villar fue jugador del Athletic de Bilbao desde 1971 hasta 1981, llegando a ser internacional, pero por lo que más se le conoció fue por la agresión (con la mano) a la estrella azulgrana Johan Cruyff en el año 1974. Tras la lamentable agresión puso su empeño en reconciliarse con el jugador y con el club. Muy mal debió dejar su conciencia su acto, cuando en el día de hoy todavía está purgando su culpa.

Presidio la Federación Vizcaína de Fútbol y por las vacaciones Navideñas organizaba partidos de la selección Vasca. En el 1988 sustituyo a José Luís Roca al frente de la FEFF, cargo que sigue desempeñando gracias a sus maniobras internas. Por consiguiente fue reelegido en los años 1992, 1996, 2000, 2004 (reelección que antecede al Villarato) y el último 2008 (sin oposición).

En el año 2003 despide al Secretario General, Gerardo González, alegando deslealtad aunque la realidad es bien distinta. Gerardo González, harto de la corrupción interna, se enfrentó al presidente denunciando parte de las muchas malversaciones de fondos de la RFEF y manejados por el Tesorero, Juan Padrón, que concedía las subvenciones según la docilidad del presidente de turno. Viajes turísticos de familiares y amigos con cargo a la federación eran comunes, según la denuncia pública en diversos medios de comunicación no sometidos.

En las elecciones del 2004 a la LFP, auspiciado por Florentino Pérez, propuso como candidato a las elecciones a presidente de la RFEF a Gerardo González. Es sabido que Laporta faltó a la promesa de votar por Gerardo y que se intentó el mismo día de la votación con otros presidentes (Joan Gaspart en los Wáteres de las Rozas era el encargado de revertir la intención del voto). Lo cierto es que Villar fue reelegido por escaso margen y desde esa fecha los “favores” al Barcelona son innumerables.

El equipo catalán, por antonomasia, fue indultado por Villar (cuando el único capacitado en este país para conceder un indulto es el Rey) de la sanción pertinente por su negación a disputar el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey. El cierre del Estercolero Nuevo -por el lanzamiento del cochinillo, la botella de JB y demás objetos– todavía está esperando ser ejecutada la sentencia.

Las designaciones arbitrales jornada tras jornada vemos como son y el tratamiento de los Comités son siempre favorables al perdón de la sanción correspondiente o a las medidas cautelares siempre proclives con los culés y contrarias a los intereses del equipo blanco. También suelen ser concedido medidas cautelares para jugadores de equipos cuyo siguiente rival sea el Real Madrid (como ejemplo el del Gato Romero, que con CUATRO partidos de sanción le fue concedida la cautelar y jugó contra el Madrid dando la fatal casualidad de lesionar a Fernando Hierro).

Lo más significativo del tema arbitral es el tratamiento del Comité Arbitral, presidido por el ínclito Sánchez Arminio, para con los errores de los colegiales (somos humanos y tenemos derecho a equivocarnos). Si los errores son favorables a los intereses azulgranas tienen zanahoria (premio) en forma de la concesión de una final de la Copa del Rey, escarapela FIFA, etc. Por el contrario, si los errores son favorables al equipo blanco hay palo (castigo) en forma de nevera, como coloquialmente se conoce la sanción arbitral.

Como ejemplo de zanahoria tenemos infinidad pero, quizás, por su trascendencia es significativo un escandaloso arbitraje de Medina Cantalejo en un Barça – Madrid y que obtuvo el premio de un Mundial en detrimento del asturiano Mejuto González que era el elegido por la FIFA. Contra todo pronóstico DOS de sus asistentes no pasaron las pruebas físicas. Mejuto intento congraciarse con el Villarato y señaló como penalti una falta sobre Etto’o fuera del área. La federación lo propuso como candidato al próximo Mundial pero la FIFA optó por Undiano Mallenco y ese son palabras mayores dentro del Villarato.

Otro que recibió la zanahoria fue Rodriguez Santiago por conceder un gol obtenido con la mano por el “paladín” de la deportividad, Messi, en la temporada 2006/2007 en el encuentro Barça – Español. El premio fue la final de la Copa del Rey entre el Sevilla y el Getafe.

También obtienen zanahoria los que perjudican de forma escandalosa al Real Madrid. Un claro ejemplo lo tenemos en el orensano, más conocido por Bernardino el culé alias el “afilador”, Bernardino González Vázquez por su arbitraje en el Real Madrid 2 – Villarreal 1. Partido ganado a pesar de los intentos fallidos del afilador por evitar la victoria local. Señaló un penalti inexistente de Samuel y expulsó al propio Samuel y a…………… Zinedine Zidane. Su premio fue la concesión de la escarapela FIFA, aunque poco le duró. La anterior temporada volvió a orquestar otra en el Bernabéu. Esta le salió bien, ganó el Sevilla por 3-4 con dos goles en fuera de juego y dos penaltis perdonados con empate a tres en el marcador.

El palo, castigo, se lo llevaron los Tristante Oliva, Daudén Ibañez, Pérez Burrull, entre otros pocos. El primero cometió el “delito” de señalar un penalti de Marchena a Raúl en el tiempo de prolongación y que significo el empate a uno final. A raíz de eso recibió el castigo de la nevera, abandonando el arbitraje la temporada siguiente. Hoy es el delegado del Murcia.

A Daudén Ibáñez, que ya se había enfrentado a Sánchez Arminio y perdido la escarapela FIFA por ese motivo, cometió el pecado de anular un gol legal a Perea, del patético, contra el Real Madrid. Siete meses permaneció sin serle asignado un partido con la disculpa de una lesión. El cántabro Pérez Burrull sufrió, también, en sus carnes el sabor de la nevera. Su pecado no señalar dos penaltis cometidos sobre Juanfran, jugador del Osasuna, y haberlo expulsado por protestar, en el primero, y tirarse en el segundo. Bien es cierto que anteriormente había anulado un gol a los blancos y perdonado TRES expulsiones a jugadores visitantes.

Esa son las credenciales que presentan las nuevas “dictaduras” del concierto futbolístico español, bajo el mandato del “dictador” Villar. El abogado bilbaíno defensor del nacionalismo vasco hasta que llegó a Madrid y se vió al frente de la FEF, con chofer, piso regalado por la federación y con el sueldo y las dietas que le acompañan, y revertió sus ideas mostrándose contrario a las selecciones regionales que antes defendía con tanto ahínco.

El Villarato existe gracias estos dictadoruchos de tres al cuarto. Espero tener el placer de verlos frente a un Tribunal escuchando su condena por tanta corrupción como se observa. Lo de las primas, sobrinas y demás familiares mejor obviarlo porque ahora ya se habla sin tapujos de venta de partidos pero como siempre miraran para atrás y se cerraran los ojos. Nunca tanta corrupción deportiva, fraude deportivo, adulteración de competición, etc., observo desde que sigo el fútbol y ya va para 56 años. Soy del 53 y casi naci con un balón en los pies.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del Real Madrid