Calendario

domingo, 30 de mayo de 2010

Real Madrid 4 - Milán 3


Más de ochenta mil almas han llenado hoy el Santiago Bernabéu para un amistoso entre veteranos con carácter de ayuda al prójimo. ¿Sabéis cuántos acudieron a San Siro para un partido de similares características entre los mismos equipos? Tres mil. Eso da una idea de la categoría y altura moral del madridismo. Olé.

El partido se ha llevado a cabo para recaudar fondos en la lucha contra la tristemente famosa muerte súbita en el deporte. Y nos ha servido para volver a ver en activo a Santillana, Butragueño, Sanchís, Buyo, Ricardo Gallego, Zidane... La pena es que Michel, lesionado en una rodilla, no ha podido participar. De haberlo hecho, Santillana habría terminado con media docena de goles en su haber, habida cuenta de la calidad que uno tiene para centrar de rosca y el otro posee para rematar de cabeza.

El Milán ha comenzado muy fuerte. El guión ha sido similar a lo que ha sucedido en muchos de los partidos de esta temporada: el Real Madrid ha comenzado perdiendo (0-2) y se ha tenido que poner a remontar. Tras diez minutos de agobio milanista, los blancos han comenzado a tocar el balón, se han hecho con la posesión y han logrado darle la vuelta al marcador.

Los dos primeros tantos han llegado por asistencia de Figo. El primero ha sido de Butragueño, de cabeza y el segundo de remate cruzado de Amavisca. El tercero lo ha marcado, ya en la segunda parte Alfonso, un golazo por la escuadra, tras orientarse el balón hacia su pierna izquierda. Gol, por cierto, que jamás debió haber subido al marcador, ya que este asqueroso traidor no merece portar nuestra camiseta. Que se vaya con su amigo Núñez a ver si le otorgan otra insignia, porque aquí no lo queremos. Curiosamente también ha marcado, de penalti, el cuarto (el Milán había logrado el empate a tres unos minutos antes).

Uno de los puntos fuertes del partido ha sido volver a ver jugar al maestro Zidane. Su categoría sigue intacta y, como os podéis figurar, ha sido ovacionado cuando ha sido sustituido. Otros dos que parecían futbolistas en activo han sido Manolo Sanchís y Emilio Butragueño. Siguen delgados (cosa que, por ejemplo, Weah no puede decir) y son capaces de elaborar fútbol de altura. Butragueño ha vuelto loca a la defensa del Milán con sus clásicas arrancadas en corto y Sanchís, pleno de forma, ha llegado en varios contraataques al área rival con intención de buscar el gol.

Y mientras tanto, el mejor interior derecho de todos los tiempos, don José Miguel González Martín del Campo, en el banquillo por lesión. ¡Con las ganas que tenía de volver a ver sus pases de rosca!

La imagen que hoy ha dado el madridismo ha sido de gran altura. Esperemos que la plantilla de la próxima temporada pueda considerarse apta para la mejor afición del mundo.

Os dejo las plantillas y los goles:

4 - Real Madrid Veteranos: Buyo, Chendo, Fernando Sanz, Sanchís, García Cortés, Gallego, Karembeau, Zidane, Figo, Butragueño y Santillana. También jugaron, Contreras, Jaro, Rojas, Ramis, Rubio, Sabido, Julio Llorente, Iván Pérez, Alfonso, McManaman, Amavisca, Velasco y Víctor.


3 - Milan Glorie: Rossi, Cafú, Costacurta, Baresi, Maldini, Evani, Boban, Serginho, Simone, Rui Costa y Massaro. También jugaron: Nava, Contra, Weah, Papin, Braglia, Fuser, Galli, Panucci, Lentini, Carbone y Eranio.


Goles: 0-1, m.4: Simone; 0-2, m.7: Rui Costa. 1-2, m.11: Butragueño. 2-2, m.37: Amavisca; 3-2, m.52: Alfonso; 3-3, m.57: Rui Costa. 4-3, m.85: Alfonso, de penalti.


Árbitro: Manuel Enrique Mejuto González.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Mi resumen de la temporada 2009/2010

Bajado el telón de la temporada 2009/2010, es momento de analizar la misma. Analizarla fríamente, todos los pros y las contras. Lo bueno, que sí hubieron momentos buenos aunque a primera vista no se vean, y lo malo. Como balance final, el resultado fue negativo, mucho más a tenor del gran desembolso económico efectuado y que se fracasó en las tres competiciones, especialmente en la Champions, donde había depositadas mucha ilusiones.

Pero negativa con matices, a tenor de que, sin el villarato, el campeón de liga sería nuestro equipo. Para muestra un botón, Sporting 0 – Raúl 1 pero se quedó en nada porque un mal asistente vio, desde 30 m, una mano que no fue y le anularon el gol legal a nuestro capitán, y dos puntos que nos harían campeones que nos birlo Teixeira Vitienes. Reto a los detractores del villarato a que me demuestren un solo punto que nos hallan regalado los árbitros o un solo punto que le quitaran al Barcelona.

Salvo un puesto, a lo sumo dos, la confección de la plantilla era buena, aunque, visto el resultado final, al final resultó que no. Kaká no rindió como se esperaba, bien por culpa de las lesiones, bien por falta de adaptación o, como quieren hacer ver los anti madridistas, por estar reservándose para el Mundial. Lo realmente cierto es que su rendimiento fue bajo y que cuando formó como titular Van der Vaart, el equipo subió muchos enteros.

De los dos canteranos repescados, Arbeloa cumplió con creces, demostrando que hay lateral derecho de garantías y que Sergio Ramos puede pasar al centro de la defensa, donde mejor rindió esta temporada. En la otra vertiente, Granero. El canterano no rindió como erar de esperar, siendo su temporada mala a pesar de las oportunidades de las que dispuso. Creo que el Real Madrid le queda grande.

Otro de los fichajes, Xabi Alonso, demostró que es el centrocampista que necesitábamos. Buena su temporada y mucho mejor cuando Lass, especialmente Gago, jugaban por detrás. Pena que Pellegrini se empeñó, erre que erre en poner a Lass por delante del tolosarra, escorado a la derecha y así nos fue. La temporada del francés fue mala y la terminó de una forma caprichosa demostrando que debe ser traspasado por el bien del grupo o cambiar mucho.

Gran rendimiento de Albiol, demostrando con creces que fue un acierto su fichaje y, junto con CR9, los que demostraron con creces que sus adquisiciones fueron necesarias y baratas a tenor de lo que dieron sobre el terreno de juego y dentro del vestuario. Mucho más teniendo en cuenta la edad de ambos y de que si les respetan las lesiones les quedaran varias temporadas de fútbol defendiendo nuestros colores. Garay también de mostró que se puede contar con él, máximo tras la marcha de Metzelder.

Pasemos a analizar el rendimiento del resto de la plantilla. Casillas aunque no estuvo al nivel de anteriores temporadas, la buena defensa le evitó trabajo y, si bien es cierto que cuando se necesitó allí estaba, también hay que decir que en algún partido, el más sonado contra el Milán en el Bernabéu, sencillamente no estuvo. Necesita como el comer un suplente que le exija su máximo nivel. No me gustan los guiños que constantemente envía a nuestros máximos rivales, los culerdos.

La temporada de Sergio Ramos se puede catalogar de irregular, hizo partidos muy buenos, cuando jugó de central, por otros malos jugando como lateral derecho en donde sus subidas muchas veces eran alocadas y sus centros pedradas. Mejoró en el último tercio de la temporada. Se le debe exigir más, sobre todo en comportamiento y profesionalidad.

Pepe comenzó la temporada cumpliendo la sanción por el "affaire" Casquero pero su rendimiento hasta el momento de su grave lesión fue acorde con la categoría que tiene. Fue la gran pérdida durante casi toda la temporada. Metzelder tuvo muy poco protagonismo, pero cuando salió al campo cumplió como en él es habitual, excepto en el partido de Alcorcón que no fue su día.

Marcelo fue de menos a más y creo que se debe de confiar mucho más en él. Teniendo en cuenta que recién termina de cumplir 22 años le queda margen de mejora y puede ser perfectamente el relevo de Roberto Carlos que se decía cuando se fichó. Fue el máximo asistente del equipo y entre los mejores de la liga, lo que nos dice que en ataque hace crecer el juego por su banda y en defensa, su vía crucis, mejoró mucho.

Nuestro calvario toda la temporada fue, junto con el entrenador, el centro del campo. Lass Diarra fue la gran desilusión. Nunca se encontró cómodo en la posición en la que Pellegrini lo ponía y al final perdió la titularidad y demostró una falta de compañerismo y compromiso con el club. Pienso que, o mucho tiene que cambiar, o que puede ser uno de los que salgan este verano

Gago se pasó la primera mitad de la temporada sin contar para nada, incluso quiso irse en el mercado de invierno, pero no fue traspasado y al final terminó siendo titular y haciendo muy buenos partidos al lado de Xabi Alonso. Para mí es un jugador que puede explotar en cualquier momento, tiene 22 años, porque fútbol tiene. También necesita potenciar el apartado muscular y hacer un gran partido ante un grande.

Granero, como ya comenté al principio, fue la gran decepción junto con Kaká y Benzema. Pero mucho más la del canterano en el que se tenían depositadas muchas esperanzas. En el polo opuesto, Van der Vaart, un jugador al que el propio entrenador le dijo que no contaba con él y que la dirección, en un acto que les honra y les engrandece, permitió que se quedara por mor de la grave enfermedad de su esposa, recuperada a Dios gracias, y que cuando Pellegrini lo necesitó demostró ser un gran profesional, estaba preparado, y dio un gran rendimiento haciéndose acreedor del puesto. Es un jugador de equipo y con gran calidad y poder de sacrificio en aras del equipo.

Yo, al final de la temporada pasada ya hacía hincapié en la necesidad de la salida de la plantilla de Guti. No se le dio la baja y, si bien desatascó el juego del equipo en muchos partidos, su comportamiento como profesional a lo largo de la temporada fue totalmente negativo y, lo que es peor, que arrastra a otros jóvenes de la plantilla.

La adaptación de Benzema fue lenta aunque se le nota el potencial que tiene y que puede ser el delantero que se dice que es. En el otro extremo, Higuaín que tiene todos los argumentos para ser figura del Madrid, lucha, entrega, calidad y que va creciendo a medida que juega partidos. Fue el complemento perfecto con CR9 y terminó la temporada siendo el máximo goleador del equipo, 27 goles en liga, y segundo en la liga tras Messi y entre los primeros de Europa.

Ahora no nos queda nada más que mirar para el frente y olvidarse de esta temporada. Digo mirar para el frente porque veo el futuro con optimismo pues estoy convencido de que el club hará lo necesario para completar y mejorar la actual plantilla. Salieron, salen y saldrán muchos nombres pero al final vendrán pocos, porque pocos se necesitan. Lo que necesitamos con urgencia es un entrenador líder. Dos nombres por encima de todos, Capello y Mourinho. El segundo pienso que será, si no está ya atado, el próximo entrenador. A priori un acierto aunque ahora trataran por todos los medios de desprestigiarlo, incluso vejarlo, porque por dos veces les hizo morder el polvo a los del Estercolero Nuevo. Más dolorosa fue esta última cuando ya habían cantado en el Bernabéu “si, si, si, Nos vamos a Madrid”, pues no, un equipo demostró ser muy superior, el Inter de Mourinho, y ser un justo finalista.

Se necesita un central que pueda cubrir el lateral izquierdo y dos centro campistas buenos. Para mí los ideales serían Javi Martínez y Silva. Teniendo en cuenta que, parece ser que el año anterior quedo apalabrado, vendrá Ribery y que algún capricho hay que cumplirle al entrenador, mi ilusión y OPTIMISMO, son máximos para la próxima temporada. VEO el futuro con mucho optimismo e ilusión, repito y reitero. Porque de eso se trata nuestro madridismo, ilusión.

Nilo Campo Santos
Socio nº 89.506, del R.Madrid

Consideraciones finales de la 2009/10


Ante la pregunta de si esta temporada había sido un fracaso para el Real Madrid, don Manuel Sanchís respondió que esa palabra no le gustaba. A mí tampoco, pero, francamente, ¿algún madridista considera este término desacertado? Acepto que pueda sonar exagerado, pero había plantilla, contábamos con un magnífico entrenador (al menos lo era antes de llegar aquí) y teníamos la gran ilusión de la final de la Champions en el Bernabéu. Habrá que ir por partes.

Es obligatorio dar protagonismo a Pellegrini. Tiene sus adeptos y sus detractores. Curiosamente el verano pasado yo formé parte del primer grupo y, conforme avanzaba la temporada, fui cambiándome al segundo. ¿Por qué? Voy a dejarme de opiniones y me remitiré a una serie de hechos, los cuales, evidentemente, podéis considerar relevantes o no.

En toda la temporada, no recuerdo más de media docena de partidos en los que haya dicho "qué bien hemos jugado hoy". Al final de cada encuentro teníamos nuestras tertulias particulares y en un gran porcentaje de las mismas, la mayoría de nosotros cargaba de una u otra manera contra el entrenador (espero que los que hablabais conmigo, aunque ahora pidáis otra temporada más para el chileno, no me dejéis por mentiroso).

Lo curioso es que hubo partidos muy buenos (destacaré el "Real Madrid - Valencia" y los dos partidos frente al Mallorca), en los que sanciones y lesiones no dejaban al técnico otra posibilidad que colocar a los mejores futbolistas en su sitio. Pero una vez se recuperaba todo el mundo, Pellegrini volvía a las andadas. ¿Cuánto nos hemos quejado por ver a Xabi Alonso por detrás de Lass? ¿Cuántas veces había que tirar de Guti como desatascador porque no se jugaba por las bandas? ¿Qué pasaba con Arbeloa, que ha jugado más por la izquierda que por la derecha? ¿Por qué le costaba tanto al técnico hacer cambios cuando las cosas no iban bien? ¿Por qué ese desprecio constante de Pellegrini hacia la cantera, la cual parece no existir para él? ¿Por qué el maltrato sufrido por una serie de jugadores como Higuaín, Marcelo o Gago? (sí, he dicho Higuaín, discutido durante mucho tiempo a pesar de sus goles).

Pero, sobre todo, la incapacidad y las actitudes cobardes en los partidos importantes son lo que, independientemente de quién llegue, me ratifica en mi pensamiento de que Pellegrini debería haber sido echado del Real Madrid tras la eliminatoria frente al Alcorcón, cuando todavía se podía arreglar esto. Me refiero al partido en el Nou Camp, quitando a Cristiano cuando el Barcelona estaba con diez y hundido. O a los planteamientos en Lyon y en el Bernabéu contra el Barcelona, en función de sus rivales para intentar no perder en lugar de salir a ganar y a demostrar quién es el mejor. O a su negligencia a la hora de leer la segunda parte en el partido de vuelta contra el Olympique, en el que dos cambios del entrenador rival hundieron al Real Madrid y Pellegrini no supo reaccionar.

El Real Madrid le vino grande desde el principio. Ya habíamos consumido un tramo importante de liga y el Real Madrid seguía en fase de pruebas. Una cosa es que a un entrenador se le exija ganar títulos y otra muy diferente que a mitad de temporada el técnico todavía no se haya enterado de lo que tiene y los jugadores no sepan a qué atenerse.

Por cierto: a Capello se le exigió la liga, la ganó y después se le echó sin tanto clamor popular como el que está teniendo Pellegrini. Y ganar una liga siempre será mucho más importante que ser segundo, sobre todo teniendo en cuenta que Capello también tuvo que lidiar con el Villarato.

Pellegrini no fue el único nuevo. Florentino Pérez volvió a la presidencia y lo hizo en su línea: desarmando todo lo que pudo del proyecto anterior y fichando estrellas. Aunque el concepto no fuese el más acertado, hay que reconocer que la plantilla era altamente competitiva. Hemos contado con el mejor jugador del mundo, Cristiano Ronaldo, rodeado de grandes jugadores. Kaká y Benzema no han funcionado, pero otros que ocupaban sus puestos como Guti, Van der Vaart o Higuaín sí. Por lo que considero que, por muy pronto que haya empezado a fichar el Barcelona (se han hecho por fin con su ansiado Villa, tras una temporada mediocre del futbolista más caro de la historia, Ibrahimovic) no hay que volverse loco, aunque, teniendo en cuenta la presencia del mundial, tampoco hay que dormirse.

¿Qué hace falta? Que el nuevo entrenador llegue ya (si es Mourinho, como parece, este mismo lunes debería estar aquí). El nuevo técnico debe valorar con el club qué es lo que hay y qué refuerzos hacen falta. Lo que sería un grave error es volver a reincidir en lo mismo: hacer fichajes sin tener en cuenta otra cosa que no sea la repercusión del futbolista de turno, es decir, otro galacticidio como aquellos a los que Florentino nos acostumbró en sus últimos tres años de su mandato anterior.

Y nada más. Reforzar la plantilla no es lo mismo que iniciarla. Hay una base de presente y futuro, con jóvenes talentos y auténticos cracks. No me atrevo ni siquiera a hablar de qué puestos deben reforzarse ya que, ateniéndome a lo que pido, habrá que esperar al nuevo entrenador para ver cómo se va a jugar y qué hace falta.

Mourinho me da mucho miedo, sobre todo, como ya he dicho en varias ocasiones, porque tuvo en el Chelsea una impresionante plantilla de dos futbolistas por puesto y terminó jugando con Drogba adelantado y el resto del equipo veinte o treinta metros por detrás de él. Aún así, prefiero arriesgarme con Mourinho que seguir con un entrenador perdedor. Además tiene una cosa buena: es la primera vez que Florentino apuesta por un entrenador con carácter, que no se va a dejar mangonear. ¿Serán síntomas de cambio del presidente? Ojalá sea cierto.

Con un poquito de cordura, si se da continuidad a la actual plantilla, manteniendo la base e incorporando refuerzos para mejorarla, el año que viene podría ser el que todos esperamos. Esperemos que así sea.

martes, 18 de mayo de 2010

Rectificación

Desde Madridistas del Universo, queremos pedir perdón al Señor Dani Buyo del blog Santiago Bernabéu, por el mal uso que de uno de sus posts hizo un ya ex-miembro de este blog.

La entrada ha sido eliminada convenientemente y hemos tomado cartas en el asunto para que ninguno de nuestros miembros vuelva a cometer algo parecido.

Asimismo damos las gracias a aquellos que nos han avisado del plagio.

En Madridistas del Universo jamás se permitirán faltas de ética como la que acaba de producirse. Una vez más, nuestras más sinceras disculpas.

lunes, 17 de mayo de 2010

Game Over


En ocasiones odio tener razón. Este año me ha sucedido dos veces. La primera fue, cuando comenté a principio de temporada, que ésta iba a ser la liga con más villaradas de la historia. La segunda cuando, hace una semana, predije que la liga se decidiría en el Sánchez Pizjuán, para bien o para mal.

Brevemente sobre el partido de ayer, para pasar a otras cuestiones. Varios futbolistas tenían la cabeza en otro sitio, cosa comprensible dado que no paraban de caerle goles al equipo del inepto y rencoroso Javier Clemente. ¿No dijo una vez que él nunca había descendido a segunda división? Pues si no me equivoco, ya van dos. Pero ni por esas un individuo de tan baja catadura moral aprenderá a cerrar su enorme bocaza.

El Real Madrid empató en Málaga y el partido comenzó como nos tienen acostumbrados últimamente: gol del rival al principio y a remontar. Tal y como se desarrolló el juego, teniendo encuenta las ocasiones de gol, a pesar de que los nuestros no estaban centrados como hubiese sido necesario, el partido debería haber terminado con victoria del Real Madrid.

Simplemente destacaré el buen partido de Marcelo, un auténtico peligro por banda izquierda, ganando en numerosas ocasiones la espalda de los rivales y Van der Vaart, que acababa de salir de una lesión pero nadie lo notó. El holandés estuvo creativo y trabajador. Marcó el gol del Real Madrid y, entre otras acciones de mérito, se sacó una chilena que de haber terminado en gol, habría sido el tanto de la jornada.

Fin de partida (o Game Over que aparecería en los videojuegos) y otra temporada que terminamos con sensación de fracaso.

¿Y ahora qué? Lo primero es el debate de Pellegrini. He expuesto muchas veces mis argumentos en contra, no los repetiré. También he leído muchos argumentos a favor. A lo largo de la temporada se han cometido muchos errores e imagino que las culpas habrá que repartirlas entre técnico y jugadores. El caso es que, en momentos puntuales en los que se debía haber marcado la diferencia, el Real Madrid perdió. Y eso es fracasar.

Hemos batido nuestro récord particular de puntos en la liga. Normalmente con tal cantidad de puntos habríamos sido campeones. Todo eso está muy bien, pero el día en que había que ganar, el partido que fue considerado la final por la liga, perdimos de forma lamentable contra el Barcelona. Y por lamentable entiendo sin posibilidad de ganar en todo el partido.

Este tipo de situaciones las hemos vivido durante la temporada. En Lyon también se planteó mal en encuentro y perdimos la eliminatoria. Bien es cierto que en la vuelta, en el Bernabéu, la culpa es achacable por completo a unos jugadores que se vinieron abajo y de qué forma.

Siendo justos también debo reconocer que el Real Madrid debió haber ganado en el Nou Camp. Fuimos superiores y, para variar, también jugamos contra el árbitro (parar a Cristiano cometiendo penaltis es más fácil que hacerlo legalmente). Sin embargo, cuando el Barcelona se quedó con diez, a Pellegrini le entró miedo y retiró a Cristiano, que acababa de salir de una larga lesión.

¿Qué queréis que os diga? Veo a Pellegrini un técnico cobarde, un entrenador que le entra el miedo en situaciones límite y por eso no lo quiero en el Real Madrid. Sí, en otros equipos ha triunfado, pero no todo el mundo vale para entrenar a nuestro equipo. Tampoco me ilusionan mucho las opciones que Florentino baraja para futuribles técnicos, pero nunca he sido de aquellos que piensan lo de "más vale malo conocido que bueno por conocer". En fin, sólo es mi opinión.

Por otra parte está la planificación para la próxima temporada. No sé hasta qué punto jugadores como Granero deberían seguir o no. Si es por lo demostrado este año, con muchas oportunidades jugando como titular, habría que venderlo. Ahora bien, si alguien es capaz de reconducir a este futbolista para que en lugar de quince minutos, juegue bien los noventa, entonces adelante.

Después hay otros como los Diarrás o Drenthe, que espero desaparezcan rápidamente.

Y luego están los nuevos fichajes. Ya hemos visto este año que Xabi Alonso no tiene sustituto. También hemos tenido problemas en las bandas. Creo que por ahí debería andar la cosa. Pero hay un hándicap importante: el mundial. O se ficha rápido y bien, o muchos futbolistas se encarecerán sobremanera en función de su puesta en escena en el campeonato del mundo. Además el mundial también puede paralizar operaciones, porque los jugadores querrán estar centrados en el mismo.

No lo vamos a tener nada fácil. Ahora todo está en manos de Florentino. Veremos qué hace.

lunes, 10 de mayo de 2010

Palomos y halcones

En el argot futbolístico y, más concretamente, en el mundo del arbitraje, existen dos categorías de árbitros: palomos (caseros) y halcones (anti caseros). Esta última jornada tenemos dos claros ejemplos de un grupo y del otro. En el grupo de los “palomos”, Muñiz Fernández, que curiosamente fue designado para el Bernabéu (¿para paliar lo que ocurriría en el Sánchez Pijuan?) y a fe que cumplió con las expectativas. El halcón,

Undiano Mallenco, también dio muestras de lo mismo, reforzado además por ser el visitante el equipo de los gachos de ahí arriba, como los llama Josevi, y por corresponder al favor de su designación de mundialista por parte de los jefes del villarato, que de bien nacidos es el ser agradecidos.

El palomo, Muñiz Fernández, di un recital de arbitraje caserillo al mostrar la cartulina roja directa en el penalti cometido por Amorebieta. El penalti es claro, clarísimo, cortó el balón con la mano dentro del área, pero no es juagada manifiesta de gol. Es más, creo que el disparo de Higuaín se iba por línea de fondo.

La acción que roza la roja directa es la entrada de Gago sobre Toquero cerca de la línea de banda. Falta innecesaria y muy peligrosa que, como digo, si le hubiese mostrado la tarjeta roja, en vez de la amarilla, sería más justo. También fue muy benévolo con Toquero, minuto 15, cuando le perdono una falta sobre Gago y la correspondiente amarilla, permitiendo que el propio jugador Bilbaíno se plantara solo delante de Casillas, tras el fallo de Albiol. Sergio Ramos, muy atento impidió que el visitante culminara la acción.

En el otro lado de la clasificación arbitral, el halcón Undiano Mallenco. Si bien es cierto que, en circunstancias normales, el Barcelona en la primera parte debió de irse a los vestuarios con un resultado de escándalo, dispuso de 8 ocasiones muy claras de marcar, no lo hizo y en la segunda, instantes finales, las pasó moradas y gracias a la ayuda del navarro, Undiano Mallenco, que expulso de forma muy rigurosa a Konko y les perdono un claro penalti de Pique sobre Kanute, al que empujo con ambas manos dentro del área evitando que el jugador sevillano controlara el balón. Posiblemente gracias a ese error los gachos de ahí arriba puedan cantar un alirón a todas luces injusto por las ayudas del villarato en momentos puntuales. Espero, y deseo, que se haga justicia divina en la última jornada y se queden con la miel en los labios. Como digo, se haría justicia a las dos ligas de Tenerife y a tanta prepotencia y manipulación futbolística.

Nilo Campo
Socio nº 89.506, del R. Madrid

Agridulce despedida de Guti


No tengo muchas ganas de hablar sobre lo ocurrido el sábado, de ahí mi demora. Así que seré breve. Villar lo tenía claro: no iba a dejar que la liga se le escapase al Barcelona. Así que, por si había sustos (que los hubo) Undiano Mallenco fue el designado. Y sí, el Barcelona efectuó una primera parte arrolladora (con la inestimable ayuda de la roja inexplicable de turno al Sevilla) gracias a que los locales fueron un equipo de risa.

Pero en la segunda mitad hubo un bajón azulgrana, el Sevilla se puso 2-3, el público del Bernabéu comenzó a rugir, el Real Madrid también se ponía por delante en el marcador en un partido muy trabado y todos empezamos a creer que por fin íbamos a ver algo de justicia divina en el fútbol.

Sin embargo no fue así. Undiano se encargó de no pitar un claro penalti de Piqué sobre Kanouté, además de acortar ilegalmente el tiempo de descuento, no fuera que el Sevilla empatase. Mientras tanto el Real Madrid vapuleaba a un rácano Athletic, para terminar con 5-1 en el marcador.

Por si las villaradas y la infame liga que llevamos (recordar que únicamente con el gol anulado a Raúl en Gijón seríamos campeones) los medios de comunicación no pararon de decir, una y otra vez, que el Real Madrid había goleado pero jugando muy mal. Y digo yo: crear ocasiones de gol de forma constante durante todo el partido, ¿es jugar mal? A lo mejor tiene más calidad el equipo al que le suelen regalar un gol ilegal para encarrilar bien el partido y después se dedica a hacer rondos. Ése ha sido el juego durante muchos partidos de esta temporada del Barcelona: mucho rondo, mucho pase de fútbol sala, mucho juego horizontal, pero un par de ocasiones de gol regaladas por el árbitro de turno durante los noventa minutos.

Y la última jornada contra Clemente. ¿Alguien piensa que este resentido se va a dejar la piel contra el Barcelona? Ya os digo yo que no. Además, por si acaso, ya se encargó el árbitro de turno de amonestar a Borja, el mejor del Valladolid y canterano del Real Madrid, para que no juegue en el Bernabéu.

En este contexto de bajeza en el que ha entrado el fútbol español, donde se ha llegado a poner una amarilla a un culé (Busquets) y después se ha amañado el acta (Teixeira) para perdonar la expulsión, Guti jugó su último partido en el Bernabéu. Lo hizo como los ángeles: destapando el tarro de las esencias y dando su última lección magistral en el mejor campo del mundo.

¡Cuánto te voy a añorar, señor Gutiérrez! Espero que te vaya bien allá donde vayas. Veremos que hace el año que viene nuestro equipo cuando haya que desatascar las pobladas defensas a las que nos enfrentemos.

Y mientras tanto, Florentino, en silencio. Pues nada, que nos sigan robando títulos y prestigio, total, sólo estamos hablando del Real Madrid. ¡Qué vergüenza!

viernes, 7 de mayo de 2010

A pesar de Clos Gómez 1-4

Cuando se gana un partido tan claramente y criticar la labor arbitral por ser totalmente partidaria hacia el equipo que interesa, esto es, hacia el equipo local o, lo que es lo mismo, en contra del Real Madrid parece una perogrullada. Pero es la realidad. La labor de Clos Gómez (otro que quiere medrar en la labor arbitral a costa de perjudicar al conjunto de Concha Espina) fue nefasta y totalmente partidista hacia los intereses del Villarato. Pues a pesar de esto, y de CR9 y otro par de jugadores que arrastraron al resto, se ganó en un campo muy difícil esta temporada y a un conjunto que está luchando por meterse en puestos Champions.

Comenzó el partido con un gol anulado al equipo local que después de verlo varias veces repetido, es cuando llego a la conclusión que es posición antirreglamentaria. Pero muy dudoso y, según la circular de la International Board, que en caso de duda no se debe de señalar posición antirreglamentaria.

Si alguien pensó que a Clos Gómez le había dado un ataque de honradez, pronto se dio cuenta que es uno más de los esclavos-sometidos al poder del Villarato. Minuto 18, falta muy clara sobre Higuaín en una posición muy buena para el lanzador tipo, Cristiano Ronaldo, que Clos decidió pasar por alto.

Minuto 25, CR9 logra el empate pero la jugada tiene su interpretación. El guardameta sale a por todo y derribó al jugador luso. Penalti y expulsión y contra eso no hay ley de la ventaja porque el equipo rival se quedaba con un hombre menos. Por otra parte se puede conceder el gol y luego amonestar al guardameta pero nunca irse de rositas en una acción que afortunadamente no tuvo consecuencias graves para el jugador blanco.

Minuto 43, falta muy dura por detrás de Martí sobre Gago. Clos Gómez concedió, bien, la ley de la ventaja pero luego no amonestó al jugador local. Si Aouate se fue de rositas, Martí también igual que otros muchos que se dedican a la caza y captura de CR9 con total impunidad. Es el caso de Borja Valero que se libró de la expulsión por su codazo a Cristiano Ronaldo en el primer tiempo sin que Clos viera o quisiera ver nada (otro del bando de Pedro).

Si al final del primer tiempo se observó una mejoría en el juego visitante, en la segunda parte se confirmó y el juego brusco violento apareció en los locales sin que Clos Gómez hiciera nada por cortarlo. Como hacen otros colegas suyos en la misma situación esta temporada.

En el minuto 46 Nunes cometió una clara falta sobre CR9 muy cerca del área que el colegiado se comió con papas. La posición para el lanzamiento del jugador portugués era inmejorable.

Tampoco quiso ver, ni su asistente tampoco, el claro penalti cometido por Rubén sobre Granero en el minuto 48. Tampoco entendieron que existiera el que cometió Josemi sobre CR9 en el minuto 63. Este con el agravante que la correspondiente amonestación significaba la 2ª y su expulsión. Tampoco vio la segunda por las innumerables faltas que cometió sobre CR9 durante todo el partido. Nunca pudo con él y recurrió a las continuas faltas.

Otro que en condiciones normales de un arbitraje, como se supone que debe ser, tendría que haber sido expulsado, fue Nunes. Si ya mereció ser amonestado anteriormente, en el minuto 73 cometió una falta sobre Higuaín que era merecedora de amonestación pero Clos se la perdonó. Como le perdono la roja directa en el minuto 87 por la entrada que cometió sobre Guti. No se cortó un pelo y entró con todo, codo de ariete incluido sobre el cuello de Guti y con la plancha sobre la rodilla del canterano madridista. Pues para Clos eso fue merecedor de amarilla.

Al quedar eliminados de las Champions los innombrables, ahora vuelcan su esfuerzo en salvar la temporada con la liga y el Villarato resurge con más fuerza si cabe. Para el sábado le ponen en Sevilla a Undiano Mallenco que no hace falta comentar nada sobre su tendencia. En el Bernabéu a Muñiz Fernández otro que tiene alergia a las amonestaciones.

Nilo Campo
Socio nº 89.506, del Real Madrid

jueves, 6 de mayo de 2010

El crack hace un Hat-trick


Don Raúl González Blanco ha dicho hoy sobre Cristiano Ronaldo lo siguiente: "cuando le veo jugar, pienso que debo entrenar más". ¿Sabéis cuánto entrena Raúl? Si conocéis dicho dato, sabréis que es el mejor piropo que le han echado a Cristiano en su vida.

El luso consiguió ayer su primer hat-trick en el Real Madrid, pero es que, salvo partidos aislados, lleva toda la temporada dando el callo. Sin embargo, como la prensa es pro-Messi, parece que Cristiano se ha pasado la temporada provocando a aficiones rivales y jugadores contrarios, lo cual es completamente falso.

De hecho, os haré una pregunta: ¿qué habría pasado si a Messi le hubieran dado, esta temporada, la mitad de patadas que a Cristiano? Que se la habría pasado en el hospital y del enano argentino, nunca más se habría sabido. Mejor cambiaré la pregunta: ¿Qué habría sucedido si los árbitros hubieran sancionado debidamente todas las faltas cometidas sobre Cristiano desde el primer momento? Dos cosas: por un lado, ningún rival del Real Madrid esta temporada habría terminado ningún partido con once en el campo y por otro, Cristiano llevaría el doble de goles y ya habría ganado de calle el Pichichi y la bota de oro, entre otras cosas, porque nadie se habría atrevido a cazarlo tan fuerte como para lesionarle.

Pero tenemos un presidente que hace inversiones millonarias y, cuando éstas se encuentran en peligro, decide callar. Aunque se dice que el que calla otorga, no es éste el caso, señor Florentino, ya lo creo que no.

Volviendo al todopoderoso Cristiano, ¿os habéis fijado cómo la prensa siempre tiene un as en la manga para damnificar al Real Madrid? Tras el partido de anoche, ya se han sacado de la manga aquello de la "Cristiano-dependencia". Y digo yo, ¿habría marcado el portugués sus dos primeros goles sin un Ramos que le pasara el balón? ¿Habría podido sacar el partido adelante el Real Madrid sin los paradones de Casillas? ¿El equipo se habría sobrepuesto al encomiable esfuerzo físico del Mallorca sin el buen hacer de Gago y Alonso en el centro del campo?

Lo dijo el propio Cristiano, tras el partido de Osasuna: aquí cuentan todos, los de delante, los del medio y los de atrás. El Mallorca se ha mostrado intratable en su feudo durante toda la temporada, por lo que endosarle una goleada en su estadio es algo que hay que valorar debidamente, máxime ya que comenzamos perdiendo.

Manzano tenía el partido completamente estudiado: cortar las líneas de pase del Real Madrid, fortísima presión no en todo el campo, sino a partir de la línea medular pero con la defensa muy adelantada y rápidas y peligrosas incursiones aprovechando los fallos en el pase generados por dicha presión.

Al Real Madrid le costó mucho sobreponerse a la tela de araña casi mortal de Manzano, pero lo hizo. Se olvidó del pelotazo, trató de jugar al fútbol y, con el paso de los minutos, cada vez logró más su objetivo, que no era otro que el de tener el balón y jugarlo. Mucho estamos hablando de Pellegrini estos días, acto en el que me incluyo. Casi todo lo que hemos dicho de él es malo y, de hecho, me ratifico en ello. Ahora bien, ¿por qué el técnico chileno no propuso esto frente al Lyon y al Barcelona? Anoche el Real Madrid trató de ser fiel a sí mismo, en lugar de jugar en función del contrario. ¿Resultado? 1-4 en uno de los campos más difíciles de este campeonato.

Una victoria así imprime carácter. Este tipo de partidos son los que forjan a un campeón, pero, para mi gusto, llega demasiado tarde. Hablando de carácter: sobresaliente a Casillas. El meta ejerció de capitán y trató de encoraginar a sus huestes en el momento en que Cristiano empató. En una posterior rueda de prensa, Iker mencionó que no deben seguir jugando con fuego, ya que parece que sólo reaccionan cuando tienen el marcador en contra. Eso transmitió a los suyos y la verdad es que, a partir de ahí, parecieron más conjuntados: no había imprecisiones atrás, el Mallorca ya no ganaba con facilidad las espaldas de los defensas madridistas y el peligro fue trasladándose, paulatinamente, de la meta de Casillas a la de Aouate, hasta el 1-4 final.

Me falta por comentar algún que otro detalle. Empezaremos con Granero, que sigue desaparecido. Pero es que ya ni hace bien las jugadas a balón parado (intentó centrar al corazón del área en una falta a tres cuartos de campo y casi no llegó ni a la frontal). Un futbolista así, que proviene de la cantera y que no demuestra ilusión alguna por defender el escudo del Real Madrid, no me sirve para el equipo. Ha tenido oportunidades durante toda la temporada y las ha desaprovechado. Espero no contar con el para el año próximo. Fijáos si hizo poco ayer Granero, que fue sustituido por el negado Diarrá y ni se notó.

Arbeloa volvió al lateral izquierdo y sufrió de lo lindo. Bien es cierto que estuvo muy acertado en defensa, pero el Real Madrid perdía gran peso en la banda izquierda en ataque por su bajo concurso ofensivo en dicha demarcación. Deberían tomar nota quienes se encargan de hacer los fichajes en el equipo para la próxima temporada, porque sólo tenemos a Marcelo para cubrir con garantías el citado puesto.

Ramos volvió al lateral derecho y, a pesar de sus dos pases de gol, lo sigo prefiriendo como central. De hecho, matizaré sobre sus asistencias: el balón fue bien dirigido, sí, pero Ramos envió auténticas sandías. Esos pases no se deben efectuar con el empeine, sino con el interior, para facilitar el control de quien recibe. Claro, si el receptor es el talentoso Cristiano, pues nada, control orientado emulando a Zidane y gol. Pero si es cualquier otro, el balón termina repelido en lugar de en el piso, que es donde debe estar.

A Alonso le costó entrar en juego, pero el ímprobo esfuerzo del infatigable Gago, hizo que poco a poco el tolosarra fuese haciéndose con el balón, lo que devino en un mejor control para el Real Madrid en la segunda mitad.

Higuaín sigue siendo una sombra del que fue. Es el cuarto partido en que flojea. En este último, estaba más pendiente de marcar su gol que de jugar en equipo. Esperemos que sólo sea una racha pasajera, porque lo necesitamos. De hecho su gol a pase de Guti, el cuarto del equipo, fue de antología, una vaselina al más puro estilo del gran Raúl.

Kaká continúa sin estar al 100% tras su lesión y Benzemá sigue sin convencer a nadie. Del brasileño espero lo mejor la próxima temporada, pero del francés pienso lo mismo que de Pellegrini: ambos deberían volar del Bernabéu.

No me voy a quedar sin mencionar a Clos Gómez. El infame árbitro que nos anuló tres goles legales en el Calderón el año pasado, además de expulsar injustamente a Van Nistelrooy, tenía como misión dejar el camino franco al Barcelona para ganar la liga. Sí, he dicho "tenía como misión", porque tras lo de Teixeira la jornada anterior con la tarjeta a Busquets, nadie en su sano juicio podrá afirmar ya que no hay Villarato. Clos Gómez permitió entradas brutales a Cristiano y perdonó a los locales tres penaltis, lo que hace todavía más valioso el triunfo de los nuestros.

Para terminar, el maravilloso tercer gol de Cristiano, marchándose de todos y batiendo al meta rival de un poderoso chut. ¿Qué habría pasado si Messi marca un gol similar? El mundo se habría quedado sin tinta porque, la prensa actual, es una auténtica calamidad.

Ahora nuestras esperanzas quedan en Sevilla. A ver si Negredo nos regala un hat-trick.

lunes, 3 de mayo de 2010

Mateu Lahoz en consonancia con el partido

Uno que creía haberlo visto todo en el mundo del arbitraje no puede dejar de asombrarse por lo presenciado en Villarreal, el pasado sábado. Lo de Teixeira Vitienes fue esperpéntico y si no es apartado del mundo del arbitraje de forma fulminante es que Villar llevó la corrupción del fútbol español a su grado máximo.

El Barcelona ganaba 1-3 aunque el equipo local estaba apretando y podría caer el segundo y llevar los nervios al equipo visitante. Guardiola decide cambiar el medio centro defensivo, quitar a Busquets y meter a Toure Yaya, para dar oxigeno al centro del campo. El canterano culé se lo toma con calma y decide saludar al colegiado, que estaba a 40 m. por lo que este decide mostrarle la cartulina amarilla, que era la segunda y por lo tanto no podría efectuarse el cambio teniendo que quedarse el Barça con 10 jugadores. Puyol, como siempre, se va a por el colegiado como un poseso y este señala a Busquets el camino de los vestuarios pero, cuál no sería nuestro asombro cuando permite efectuar el cambio.

Pienso, creo, estoy seguro que cobardemente rectifica la expulsión (seguro que no se dio cuenta de que ya tenía una) y para cubrirse las espaldas, y en el acta, le adjudica la tarjeta al local Llorente por agarrar a un contrario. Como bien se observa en las imágenes, en ningún momento le muestra la cartulina al local y sí directamente a Busquets.

Ahora que vengan los aguafiestas de turno a decir que no existe el Villarato, que es una disculpa blanca ante el fracaso de la temporada y que debemos mirar para dentro y no para los arbitrajes. No señores, basta ya, esto está llevando a nuestro fútbol a lugares chabacanos como no se recuerda en los anales de la historia futbolística. Como alguien no ponga un poco de cordura a esto y se fulmine al Villar de la RFEF, algún día ocurrirá una desgracia de la que tengamos que lamentarnos.

Centrados en nuestro partido y concretamente en la labor de Mateu Lahoz decir que cometió errores, no da para más, pero uno no tiene ganas de escribir nada, visto el partido tan infame que realizaron los nuestros, salvo raras excepciones como comentó Edgar. La suerte es que enfrente tuvimos un equipo mucho más ramplón y carente de actitud aun que los nuestros y por eso continuamos en la lucha por el título.

Un partido tan carente de lucha no es extraño que apenas tuviera jugadas conflictivas. Así decir que en el minuto 26 hubo un posible penalti sobre Marcelo. Digo posible porque, como no iba ser menos, Mediapro no se digno a repetir la jugada. Para mí lo es.

Un minuto más tarde Albiol, que tarde la del defensor blanco, agarró a Aranda y Mateo Lahoz señaló la correspondiente falta, aunque no lo amonestó. Si amonestó a Marcelo que, curiosamente estaba a falta de una cartulina para cumplir ciclo, por una acción similar, cortar una contra rival. También Masoud fue perdonado por una fuerte entrada sobre Marcelo.

Otro error grave fue señalar como fuera de juego la entrada de Cristiano Ronaldo cuando se quedó solo delante de Ricardo. No existía posición antirreglamentaria. En ese mismo minuto hubo un penalti sobre Kaka, éste muy claro, pero nadie lo reclamó. Hasta en eso les falló la concentración ayer.

No comento el que le hicieron a Arbeloa en el minuto 32 porque partió de posición de fuera de juego.

Nilo Campo
Socio nº 89506, del Real Madrid

domingo, 2 de mayo de 2010

No tienen vergüenza


No entiendo el partido de hoy. Por mucho que le doy vueltas y vueltas, no me entra en la cabeza. Después de un año desastroso, cayendo en dos competiciones contra rivales netamente inferiores y perdiendo los dos partidos de liga contra el Barcelona (parece que cada vez que tenemos un choque importante la pifiamos) sólo nos queda ganar los partidos que nos restan en liga, en espera de que el primer clasificado pinche, para intentar que esta temporada no sea un fracaso estrepitoso.

Resulta que llega Osasuna, uno de los peores equipos de primera división, al Bernabéu. Y claro, por lo visto una gran parte del once inicial, sabedor de la poca calidad de cara al gol que tienen los rojillos, ha debido de pensar que el partido estaba ganado simplemente por llevar en el pecho el escudo del Real Madrid. Y así nos ha ido.

Un futbolista del Real Madrid no debe perder la concentración jamás. ¿Cómo han llegado los dos goles de Osasuna? Albiol no estaba centrado en el primero y toda la defensa, junto con Xabi Alonso, han pasado de defender en el segundo. E incluso ha podido llegar un tercero en la segunda parte, en una jugada en la que los futbolistas del Real Madrid se han quedado parados a la espera de que el árbitro pitase un posible saque de banda, que no ha pitado, mientras que los visitantes han corrido por si acaso. Afortunadamente en Osasuna hay mucho matado y han fallado un gol cantado en una situación de dos contra el portero.

Pero todavía ha habido más. Con el 3-2 en el marcador, ha habido un par de jugadas en las que el balón ha circulado con mucho peligro dentro del área del Real Madrid y ninguno de los defensas se dignaba a dar un patadón al balón y sacarlo del estadio. O bien Guti, que desde luego no ha tenido su día, perdía el balón en la línea de tres cuartos por encarar a dos rivales en lugar de despejar el esférico en una zona tan peligrosa como esa.

También podríamos preguntar dónde estaban Higuaín y Arbeloa durante todo el partido. En los últimos tres partidos del equipo, ni ellos dos ni Albiol han estado a la altura del resto de la temporada, que en honor a la verdad hay que reconocer que ha sido muy buena. No sé qué les pasa a estos tres, pero en los últimos partidos están completamente perdidos.

Sin embargo no todo hoy ha sido malo. ¿Habéis visto qué partidazo han completado Cristiano Ronaldo, Marcelo y Gago? Los tres se han partido el pecho, lo han intentado de todas las maneras, nunca han dado el partido por perdido y, por si fuera poco, han jugado con mucha inteligencia. No en vano, de los tres goles dos han sido de Cristiano y uno de Marcelo. Gago recuperaba balones en todas las zonas del campo, inconmesurable e infatigable. Marcelo, en su línea, era completamente imprevisible en ataque, hasta el punto de que se ha colado entre dos centrales osasunistas y ha marcado de cabeza. Es como para ponerle un monumento. ¿Y Cristiano? ¿Todavía hay alguien que dude del rendimiento de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid? Un primer gol de antología, de esos que si los marca Messi se convierten en el gol del siglo. Un segundo gol en el que se ha jugado el físico (de hecho se ha dado un buen costalazo contra el poste). No ha conseguido el hatt-trick porque ha estrellado un cañonazo en la madera. Y, además de eso, no ha parado de luchar, asistir a compañeros, apoyar en todos los ataques... Es el mejor jugador del mundo y juega en el Real Madrid, pese a quien pese.

Hay otros jugadores que o bien han entrado en juego a rachas, como Kaká (y tiene explicación porque todavía no está físicamente al 100%) o bien se han ido entonando conforme avanzaban los minutos, como Ramos y Xabi Alonso. Pero la sensación general que deja el partido de hoy es que el Real Madrid ha estado a punto de tirar las pocas opciones que le quedan para el título de liga por desidia. El máximo exponente es Granero, un auténtico sinvergüenza al más puro estilo Roberto Soldado. En una época en la que tanto criticamos la falta de oportunidades que tienen los jugadores de la cantera, Granero debería ser apedreado por todos los futbolistas del Castilla. Resulta que ha jugado como titular un buen número de partidos y siempre es lo mismo: tiene quince o veinte minutos buenos y después desaparece. Pues hoy ni siquiera esos quince o veinte minutos, nada de nada. Totalmente pasota, como si con él no fuera la cosa. Así difícilmente se puede ayudar a las categorías inferiores.

Muy distinto ha sido el comportamiento del canterano Juanfran, que ha debutado hoy. El chaval ha saltado con la sana intención de ir a por el partido (algo que debería presuponerse, pero ya veis que no es así). Ha recorrido la banda derecha de forma infatigable, ha intentado, sin fortuna, un par de pases al corazón del área, ha recuperado el balón en un par de contras peligrosísimas y ha provocado una falta cerca de la frontal del área visitante, la única, por cierto, que hemos tirado en toda la segunda mitad.

Después hay pequeños detalles. Me refiero a jugadas como una de la primera mitad, en la que Granero tiene un balón controlado dentro del área rival y en lugar de intentar algo, se da la vuelta con total parsimonia y pierde el balón. Pero la cosa no queda ahí, porque un torpe defensa rojillo equivoca el pase y otorga la posesión la Arbeloa. ¿Y qué hace Arbeloa? ¿Chuta a puerta? Pues no, se queda quietecito pensando que estaba en fuera de juego. Y luego hablaremos del espíritu de Juanito... Ante la duda, el gran Juanito primero disparaba y luego preguntaba. Eso es lo que se espera de un futbolista del Real Madrid. ¿Estás en fuera de juego? Bueno, no pasa nada, el árbitro pita y el gol no vale. Pero, ¿qué pasa si el árbitro no pita? Encima la posición de Arbeloa no influía para el fuera de juego ya que el balón provenía de un rival.

Así no vamos a ningún sitio. El miércoles a las 22h jugamos en Mallorca y, aunque la vestimenta sea similar, no es el Osasuna, sino que es un rival de verdad, un equipo que, con todas las facilidades que hemos dado hoy, nos puede hacer un buen descosido. Han sido tantos los balones comprometidos que ha regalado hoy el Real Madrid, que por momentos he creído que Makelelé había vuelto a la disciplina del primer equipo, ya que desde que se fue, no habíamos perdido tal cantidad de balones en zonas muy comprometidas.

Y luego vemos que todos los futbolistas quieren que Pellegrini se quede. ¿Cómo no van a desear tenerlo en el banquillo si es un pelele que les permite hacer lo que quieran? ¿Qué entrenador digno de poseer dicho título permitiría un comportamiento y una dejadez así?

No sé vosotros, pero yo no lo veo nada claro. Y no hablo sólo de esta temporada. O bien alguien decide dirigir al Real Madrid como Dios manda, o bien nos encomendaremos a la suerte, es decir, a las individualidades de los artistas que poseemos arriba y a los paradones de Casillas. Y me temo que mientras el ser superior (Florentino Pérez) sea el que mande, en lugar de delegar en verdaderos profesionales del fútbol, no habrá nada que hacer.