Calendario

domingo, 27 de noviembre de 2011

Hubo barra libre para los colchoneros


Indudablemente no fue la noche de Mateo Lahoz pero lo que es incuestionable es que siempre trata de ser imparcial, medir a ambos equipos por el mismo rasero y, lo mejor, siempre trata de que el encuentro tenga ritmo. Eso hace que el equipo superior, al final, sea el vencedor en un 95% de las veces. Si en este encuentro pita todo lo que ocurrió, sobre el césped del Bernabéu, no habría encuentro o, incluso, tendría que haber señalado el final del encuentro antes de tiempo por quedarse el equipo visitante con 6 jugadores sobre el terreno de juego. Expulsó a dos y perdonó la expulsión a Arda Turan, Perea, Filipe Luís, Gabi y Assunçao.

Mateo Lahoz ama el fútbol y por eso ayer permitió demasiado a los jugadores atléticos, sabedor de que, si aplica el reglamento, se tiene que terminar el encuentro en la primera parte, motivado por la sobre excitación de varios jugadores colchoneros, optó por cambiar las tarjetas rojas por amarillas. Lo que me sigue gustando del colegiado valenciano es su imparcialidad. Seguro de que si algún jugador blanco cometiera esas entradas, la amonestación sería de color amarillo.

Acertó plenamente en la señalización de los dos penaltis y en mostrar la cartulina roja. Ambas acciones son claras y evitan una clara ocasión de gol. Perfecto en su decisión aunque los colchoneros no quieran verlo así, como mal perdedores que son. En el gol atlético deja dudas la posición de Adrian, parece que está en línea cuando ¿toca? el balón Salvio. Si realmente el argentino tocó el balón, la jugada deja todavía más dudas y probablemente el gol no debería de haber subido al marcador. Muy dudosa la acción y difícil de tomar la decisión justa por lo que, en caso de duda, no señalar la posición anti-reglamentaría.


Su fallo técnico significativo fue no señalar un penalti sobre Sergio Ramos. en el minuto 34. El de Camas hizo un sombrero a su marcador que no tuvo más remedio de obstaculizarlo y derribarlo dentro del área. Dejó seguir. La acción fue idéntica a la que le costó la amonestación a Xabi Alonso. También se equivoco al mostrarle la tarjeta a Diego. Debió de amonestar a Di María por simular (Fideo espero que Mou te de un tirón de orejas) y a Filipe Luís por la entrada sobre el argentino.

Si su colocación sobre el terreno de juego, su visión de las jugadas y su personalidad fueron excelentes, no fue lo mismo en lo disciplinario. En ese apartado fue malo. Más aun, pésimo. No supo cortar el juego duro del At. de Madrid en ningún momento temeroso, o sabedor de que si aplicaba el reglamento literalmente, se tendría que solo sobre el césped del Bernabéu junto con los jugadores locales.

Al primero que le perdonó la expulsión fue al turco Arda Turan. Lo amonestó en el minuto 26 pero bien lo pudo hacer en el minuto 3 por agarrar por el pantalón a Lass (lo hizo verbalmente) y lo volvió a hacer en el 27. También rozó la amonestación en una entrada sobre Di María en el minuto 10. Indudablemente debió de ser expulsado por doble amonestación.

Lo que indudablemente no dejó ninguna duda fue la entrada de Perea sobre CR7, minuto 32. Fue una entrada clara de juego brusco violento y que le hizo daño, incluso dejó tocado al jugador blanco. Le mostró la cartulina amarilla pero debió de enseñarle la roja directa. Lo mismo la de Assunçao sobre Xabi Alonso en el minuto 35 (ni amonestado fue) y la de Filipe Luís sobre Lass en el 67. Las tres eran claras de expulsión. Las que denominamos “criminales”.

Otros jugadores colchoneros a los que les perdonó la amonestación fueron: Salvio, por su agarrón sobre Di María en el minuto 52 y la 2ª en el minuto 71 por una falta sobre Özil y a Domínguez por otra entrada, con los tacos por delante a ras de suelo, sobre Khedira en el minuto 84.


Durante la semana el “alineador” atlético, Manzano, había anunciado su táctica para sacar algo positivo del Coliseo Blanco: juego violento y patada va y viene. Sus discípulos lo aplicaron a pies juntillos. Espero que la directiva rojiblanca lo ponga en su sitio, la calle, lo antes posible. Estos bultos sospechosos deben ser apartados del mundo futbolístico por el bien del espectáculo. También deben de darle un tirón de orejas al buen colegiado valenciano. Si un equipo no quiere jugar al fútbol, él no debe de impedírselo aun a costa de que el encuentre deba de terminarse antes de tiempo. Lo que no debe es conceder patente de corso o barra libre a ningún jugador. Si luego hay una lesión grave nos lamentaremos.

Nilo Campo
Socio nº 89.509 del R. Madrid

Real Madrid 4 Atlético de Madrid 1

domingo, 20 de noviembre de 2011

Mucho arroz para poco pollo


Cuando se habla y, más aun, cuando se analiza un arbitraje, no debemos de olvidarnos de quien lo designa para un determinado encuentro. El partido de ayer entre el Valencia y el Real Madrid es ya de por sí de los llamados complicados y que muchas veces se sale de los cauces deportivos. Mucho más cuando, desde la directiva y prensa local, se calienta el encuentro innecesariamente (baste leer la portada del diario “Superdeporte”: Soldados contra mercenarios) luego ocurre lo que acurre. La realidad es que fue mucho arroz para tan poco pollo y el cántabro Teixeira Vitienes II demostró que no está preparado para dirigir un encuentro de tanta tensión, pero los verdaderos culpables son los que lo designaron: el anti-madridista Sánchez Arminio, y los culés López Nieto y Puentes Leira. Ellos son los que deberían ir a la nevera, mejor aún, al cementerio arbitral.

Hay que reconocerle que, en las jugadas dudosas dentro del área, acertó. Le reclamaron manos de Arbeloa dentro del área, por parte de los jugadores del “Violencia” y la afición “mondarina”. Se ve claramente que el balón dio en el alto vientre del jugador visitante. También acertó al anular el gol de Khedira y el de Soldado. Ambos partieron de posición antirreglamentaria.

En el minuto 94 se reclamó penalti por manos de Higuaín dentro del área. El balón golpeo en el pecho de Higuaín. No hay penalti. Lo que si hubo fue una falta anterior de Aduriz sobre Higuaín que no señaló y que hizo caer al argentino. El tiro de Soldado golpeó en el costado de Higuaín lo que evitó el empate a 3. Acierto pleno del colegiado.


En donde se le notó su falta de experiencia fue en lo disciplinario. Para muestra un botón, en la mencionada jugada del final, se dejó empujar y zarandear por los jugadores locales sin que amonestara a ninguno. Las protestas continuaron una vez señalado el final, camino de los vestuarios.

Otro gesto que corrobora: su falta de preparación fue el usar dos varas de medir a los dos equipos. Le permitió todo tipo de marrullerías a los locales, y a los visitantes no les permitió ni respirar. Si aplicara la misma regla para ambos equipos, el Valencia se tendría que haber quedado con 7 jugadores. Lo que es imperdonable es que permitiera terminar el partido al capitán, Albelda, y a Tino Costa.



El capitán che estuvo presente en todos los fregados y se fue con una sola amonestación. Tino Costa había sido amonestado en el minuto 21 y en el minuto 37 se fue colgando de Xabi Alonso unos metros hasta que terminó derribándolo. Teixeira señaló la falta pero le perdonó la 2ª amonestación. Tampoco se la mostró en el minuto 58. Incluso era merecedor de roja directa por soltar un balonazo, a Lass, con el juego detenido. Fue uno de los que zarandeó al colegiado en la última acción.

Otro que no debió de terminar el encuentro fue el local Feghouli. En el minuto 69 cometió una falta sobre Sergio Ramos. Una vez en el suelo el de Camas, y con la falta señalada, le dio dos patadas. Fue una clara agresión que el mal árbitro cántabro no quiso ver. En la reciente reunión de colegiados, para pasar las pruebas físicas y aunar criterios, da la impresión que su jefe, Sánchez Arminio, les recordó a quien deben de ayudar y a quien deben de perjudicar.

En donde no dudo a la hora de amonestar fue con los visitantes. Las tarjetas mostradas a Xabi Alonso, CR7 y Özil fueron totalmente injustas. La de Özil diría que de risa. Esto es lo que él mismo anotó en el acta:

+ En el minuto 55 el jugador (10) Mesut Özil fue amonestado por el siguiente motivo: hacer caso omiso a una indicación mía.

No contó los pasos y estaba a más de 30 metros de la jugada. Después, en dos acciones, el jugador madridista se jugó la 2ª amonestación.

Quiero hacerme eco del daño que hacen algunos seudoperiodistas con sus artículos y preguntas en las ruedas de prensa. La portada del Superdeporte, que comento al principio, más se parece a un panfleto dictado por Hitler, Idi Amín, Gadafi, etc., que a una portada deportiva. Respaldados por la democracia fomenta la violencia, incluso incitan a ella, y un día pasara algo de lo que luego nos arrepentiremos pero que ya será demasiado tarde.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del Real Madrid

Valencia 2 Real Madrid 3

domingo, 6 de noviembre de 2011

Un culé antimadridista en el debut matinal


A pesar de lo abultado del resultado final, no se puede calificar de bueno el arbitraje del catalán, Álvarez Izquierdo. Ni en la labor disciplinaria ni dentro del área estuvo acertado. Afortunadamente fue tan enorme la diferencia de juego a favor del equipo local, que sus errores no lograron “robar” ningún punto al Real Madrid.

Se comió dos penaltis a favor del equipo merengue, incluso otra jugada sobre Higuaín bien pudo ser otro más. Y todos en la primera parte. Si señaló uno en la segunda muy claro del debutante Satrústegui, sobre Özil, en el minuto 53.

El primer penalti no señalado era con empate a cero y el minuto 9. Un saque de esquina es despejado mal por un defensor y Sergio Ramos cede de cabeza para CR7. Cuando el luso está en el aire, para conectar el remate de cabeza, es desplazado por Puñal. El penalti no deja lugar a dudas pero, tanto el colegiado como su asistente, no lo vieron o no quisieron verlo.

El segundo fue en una contra rápida del equipo local con un pase en profundidad para Higuaín. Cuando el argentino está en el punto de penalti fue derribado por su marcador que lo agarra del hombro. Álvarez Izquierdo, encima de la jugada, entiende que es una carga legal. La repetición no deja lugar a dudas: era penalti y expulsión del defensor. Un instante después, Higuaín, cae dentro del área cuando busca posición de remate. Al no tener repetición de la jugada no puedo opinar pero los jugadores locales reclamaron la acción.

Si vio falta de CR7, minuto 15, sobre su par cuando la realidad fue que se fue muy bien y se quedaba franco hacia la portería. Una buena ocasión frustrada por una falta inexistente. Tampoco dudó en señalar falta al luso por una carga hombro con hombro con Damia. Tampoco la era.

Sin embargo en el minuto 28 no quiso ver la patada que le dieron a Pepe por detrás. Era de amonestación y el defensor tuvo que ser atendido. Cuando Pepe solicitaba su reincorporación al juego, Álvarez Izquierdo se inventó una falta de Arbeloa en la frontal del área, falta que fue protestada por los locales y el colegiado se quedó discutiendo con Sergio Ramos y ordenando la entrada de Pepe. Raúl García sacó rápido (desplazando el balón del lugar de la “falta”) sobre Ibrahima que hace el empate ante el despiste de los locales. Ni era falta, ni se sacó del lugar señalado, y menos debió de permitir sacar cuando estaba ordenando la entrada de un jugador al campo.

En el minuto 28 a Lolo, por su patada sobre Pepe, en el 56 a Raúl García por la que le dio a Xabi Alonso sin balón y en el 75 a Nekounam sobre Arbeloa, también sin balón, les perdono sendas amonestaciones.

Para finalizar comentar que, a pesar de marcarse cuatro goles y efectuarse seis cambios, no añadió ni un solo segundo al encuentro. Con ello se evito la posibilidad de que CR7 o Higuaín marcaran perjudicándoles en su lucha por lograr el pichichi y la bota de oro.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del Real Madrid

Real Madrid 7 Osasuna 1