Calendario

domingo, 11 de enero de 2015

Real Madrid 3 - Espanyol 0, liga BBVA 2014-2015: polémica expulsión de Coentrao



El Real Madrid vence con mucha autoridad al Espanyol, a pesar de haberse quedado durante muchos minutos con diez, por culpa de una expulsión muy rigurosa de Fernández Borbalán que, en la línea de Clos Gómez y otros, ha pitado con doble rasero contra el Real Madrid.


Llevaba mucho tiempo sin escribir de fútbol. Muchos habéis contactado conmigo y ante la insistencia, retomé mis labores el pasado fin de semana, en el partido contra el Valencia. Y a pesar de que llevo poco, casi me estoy arrepintiendo.

Lo dejé por culpa de los árbitros. A mí me gusta el fútbol, pero el Villarato estaba pegando tan fuerte que escribía mucho más acerca de los colegiados, de cómo hacen daño indiscriminadamente al Real Madrid y de cómo los robos se sucedían semana sí, semana también, que de tácticas, jugadores y demás.

Así que, a pesar de que en Valencia el árbitro permitió a los chés repartir toda la estopa que quisieron y más, sin las amonestaciones debidas, hice el esfuerzo de comentar únicamente el mal planteamiento de Ancelotti y los fallos que había tenido el equipo, pasando del trencilla. Pero es que, tras tres partidos con los árbitros maltratándonos, como siempre, no me puedo aguantar.

He visto que he molestado mucho con mi anterior artículo... Bien, eso es que he atinado, porque lo que duele en esta vida son las verdades. Y como los periodistas no las cuentan, bueno, para eso estamos los bloggeros. Y pienso hacerlo todos los fines de semana. Los árbitros hacen daño al Real Madrid, ésa es la verdad. Al que no le guste leer verdades, que lea los periódicos.

Hoy, en un partido en el que el Real Madrid ha pasado por encima al Espanyol con un fútbol de fantasía, una vez más hay que hablar de los árbitros. El paquete de turno... Perdón, lo voy a corregir: el instruido para perjudicar al Real Madrid de turno ha sido Fernández Borbalán. Con el partido bien encarrilado por el Real Madrid, que iba ganando 2-0, Borbalán ha decidido dejar a los blancos con diez en los primero minutos de la segunda parte, a ver si así el Espanyol podía remontar (ya veis que no pienso cortarme un pelo).

Después de mirar la acción repetida una y otra vez, la cosa está clara: Cañas y Coentrao se lanzan a por el típico balón dividido. Los dos van con todo y con las piernas por delante. Y curiosamente ambos, en el momento final, encogen algo las piernas, pero no suficientemente a tiempo. El caso es que los dos terminan perjudicados en el suelo. ¿Qué hace Borbalán? Decide expulsar a Coentrao y Cañas se va de rositas.

Creo que el que mejor ha definido la expulsión ha sido Ancelotti: "Incomprensible". Lo mismo han pensado varios periodistas extranjeros en sus respectivas retransmisiones (por ejemplo Sky). Pero aún se entiende menos algo que ha pasado pocos minutos después: Casillas se hace con un balón lanzándose al suelo. A pesar de que ya llevaba varios segundos con el esférico controlado, el espanyolista Víctor Sánchez se ha colado por ahí y ha pisoteado la tibia del meta blanco. Una agresión en toda regla. Borbalán ha decidido ponerle sólo amarilla, con lo que ha quedado absolutamente retratado.

Hoy debía haber sido una fiesta del fútbol, pero ya veis, hablando una vez más de los intentos de Sánchez Arminio para que el Real Madrid no sea campeón de liga. Ya veremos qué pasa el jueves en Copa.

En lo que a fútbol se refiere, hemos vuelto a ver al Real Madrid comprometido de las 22 victorias consecutivas. Era ilógico que el equipo perdiera tres partidos consecutivos, aunque analizándolos, el primero fue un amistoso que no se tomaron en serio, el segundo, en Valencia, el equipo estuvo mal pero tuvo la victoria (perdió el Madrid más que ganar el Valencia) y el tercero, el Real Madrid, duela a quien duela (y duele porque es verdad) pasó por encima a un Atlético que venció por obra y gracia de Sergio Ramos, que se equivocó gravemente al cometer penalti.

Es decir, que no hay crisis, sólo pequeños contratiempos.

Los antimadridistas siguen intentando hacer naufragar el barco. Hoy ha habido unos cuantos en el Bernabéu, pitando a Bale. Ha llegado una jugada en la que Bale se iba en carrera contra la portería contraria y ha terminado chutando. Bale ha sido abucheado, pero resulta que ha elegido la mejor opción, ya que Cristiano Ronaldo, que corría por su izquierda, tenía dos defensas entre él y Bale, con lo que el pase se antojaba difícil.

¿Y qué ha hecho Bale? No amedrentarse, pedir el balón, no esconderse, buscar y darlo todo. Y así ha conseguido que el público haya terminado ovacionándolo. El día del Valencia se equivocó gravemente, pero sólo ese día. Hoy no. De hecho hoy ha empezado enviando una larga diagonal, tan perfecta como precisa al pie de Ronaldo, para que éste hiciera una dejada de lujo hacia atrás, con un solo toque y James culminara la acción con el 1-0.

Después ha llegado el gol de falta, un golazo impresionante de Gareth Bale, que ha marcado inmisericorde, ajustando el balón al poste. Hoy Bale ha hecho un partidazo. La prensa ha intentado hacer sangre, para variar, pero la realidad es que el galés ha jugado fantástico.

En general ésa ha sido la tónica del Real Madrid. Incluso cuando se han quedado con diez se han hecho con la posesión y han continuado jugando al ataque. Para muestra el tercer gol: con uno menos, el lateral izquierdo (en ese momento Arbeloa) se ha plantado en el lateral del área contraria, ha centrado al segundo palo y el lateral derecho (Nacho) ha controlado y culminado la acción con el tercero de la tarde. ¡¡¡Los dos laterales dentro del área rival jugando con diez!!! Impresionante.

Hoy Ancelotti ha repetido con Isco junto a Kroos, pero hoy esa situación sí era plausible. ¿Por qué? El Espanyol no presionaba en la medular, ya que su táctica era esperar atrás para una posible contra. Así que Isco ha pasado más tiempo en la media punta que como medio centro. E Isco ha vuelto a brillar, como siempre que juega cerca del área. El partido de Copa no será igual, así que a ver qué propone Ancelotti.

Por último, ya que hablamos del técnico italiano, si bien no estoy de acuerdo con él en ciertas cosas, debo reconocer que está siendo muy bueno para el Real Madrid. Hoy le han puesto varias zancadillas en la rueda de prensa, pero hay que ver cómo torea Carletto. Le han hablado del egoísmo de Bale, algo con lo que el entrenador no estaba de acuerdo, aunque también ha dicho que si se diera algo así, no lo toleraría. Sí ha sido claro con respecto a la expulsión de Coentrao (incomprensible) y, en líneas generales, ha capeado el temporal como el gran pacificador que es.

Es una pena que haya tantos asuntos extradeportivos en contra del Real Madrid. Aún así, la décima está ganada y seguimos líderes. Si sólo hubiera fútbol, este equipo marcaría una época. Y a pesar de árbitros, periodistas y Villar, creo que lo va a conseguir.

jueves, 8 de enero de 2015

Atlético de Madrid 2 - Real Madrid 0: Clos Gómez al rescate en la Copa del Rey 2015



El Real Madrid pierde un partido, en el que futbolísticamente da un baño a su rival, por las acciones de Clos Gómez, que sigue dañando impunemente al club blanco y Sergio Ramos que regaló un penalti tonto.

Hace mucho tiempo que tengo clara una cosa: la prensa en nuestro país no existe. Son todo intereses, líneas editoriales, venta de periódicos (o número de clicks)... Lo único que no importa es la labor fundamental de todo periodista: informar de la verdad.

Sólo así se explican crónicas como la de Juanma Trueba o muchos otros, en las que hablan de lección táctica del Atlético de Madrid en el partido de anoche. ¿Situar a once futbolistas agazapados detrás del balón, con la única orden de inflar a patadas al rival, es una táctica? ¿En serio?

No es muy difícil retratar a todos estos periolistos. Antes había que tirar de hemeroteca, pero ahora, con internet, todo está disponible con un par de clicks. Y resulta que los mismos que alaban ahora al Atlético por no jugar al fútbol, cargaban duramente contra Mourinho, a quien acusaban de antifútbol.

Pero había una diferencia entre este delincuente reconvertido a entrenador llamado Cholo Simeone y José Mourinho y muy importante: los goles. El Real Madrid de Mourinho ostenta el flamante récord de máximo goleador en la historia de la liga en una temporada. Ni el Barcelona de Guardiola ni el Real Madrid de la Quinta del Buitre ni, desde luego, ningún Atlético de Madrid que se recuerde, se han acercado a ese registro goleador de la liga de 100 puntos que consiguió Mou.

El gol es la salsa del fútbol. Ni los rondos interminables de los de Guadiola ni la violencia del Atlético de Madrid pueden seducir más que los goles. Nunca. Y si bien Mourinho concedía la posesión del balón (vamos, como Ancelotti a Guardiola el año pasado cuando el Real Madrid le metió 4 al Bayern) la precisión con la que el Real Madrid corría los contraataques recordaba al espectacular Showtime de Los Angeles Lakers en los 80.

Pero a la prensa no le interesa informar. Yo no soy muy fan de Florentino, pero es el presidente del Real Madrid, con sus defectos y sus virtudes. La prensa lo detesta porque no les ríe las gracias. Así hay campaña contra Gareth Bale (flamante fichaje) a Cristiano se le mira con lupa, las tres agresiones que Pepe tiene en su carrera se cuentan como si fueran trescientas... Y así mil ejemplos.

El último caso ayer. El Real Madrid pone el fútbol. Y muy buen fútbol, por cierto. El Atlético la violencia desde el minuto uno. Y Clos Gómez, que tantas barbaridades ha cometido en este tipo de derbis, a lo suyo, perdonando en la primera parte toda la violencia atlética, empezando por la dura entrada de Torres a Kroos a destiempo y por detrás, siguiendo por el brutal patadón de Suárez a la rodilla de James (a James le dieron sin parar todo el partido) seguimos con la agresión perdonada a Raúl García... Todo lo que quisieron.

Pero la prensa hoy se centra en la dura entrada de Arbeloa a Gabi, ya en la segunda parte, cuando el Real Madrid estaba más que magullado. Y yo me pregunto, ¿alguno de estos ha jugado alguna vez al fútbol? Yo sí. De hecho unos cuanto años. Y no sólo a fútbol. También he estado federado en otros deportes como baloncesto y balonmano. Y os puedo asegurar una cosa: cuando en una competición un rival no para de agredirte y el árbitro lo consiente, o haces algo tú mismo para pararlo o terminarás lesionado.

No puedo estar de acuerdo con la violenta entrada de Arbeloa, pero lo entiendo. Y, desde luego, si el Atlético de Madrid se hubiera dedicado a intentar jugar al fútbol o si el árbitro hubiera cortado el juego violento de los atléticos, Arbeloa no habría llegado al límite y esa acción no se habría producido. Punto.

Pero a la prensa no le interesa informar. Atacar a Simeone está mal visto. Da igual que el Cholo solo sepa dar de comer a sus gremlins después de medianoche. El caso es que el inútil que no consiguió que su equipo chutara una sola vez a puerta en la última final de la Champions (ni su único gol fue un tiro a puerta) cae en gracia por su antimadridismo. Igualito que el Violencia (Valencia) el pasado fin de semana. Porque la violencia, si se emplea contra el Real Madrid, está bien vista. Increíble.

Pero sigamos tirando de memoria. ¿Qué pasó el año pasado en el partido de ida de Copa del Rey entre Real Madrid y Atlético de Madrid? Los blancos, hartos de la violencia atlética, plantearon un partido muy duro. Empezaron Ramos y Pepe y siguió todo el equipo. Los cobardes rojiblancos, no acostumbrados a que les zurren, se amedrentaron y perdieron 3-0. ¿Qué hizo la prensa? Criticar al Real Madrid por exceso de juego duro y eso que, repasando el partido, la única entrada violenta la cometió un jugador del Atlético de Madrid.

Ésa es la prensa de este país: Mentirosos Unidos contra el Real Madrid. Y mientras la gente no piense por sí sima, mientras sigan esperando a leer a tal o cual periolisto para emitir su propia opinión, así nos irá a todos. Lamentable.

Ahora bien, no todo es culpa de Clos Gómez, la prensa y la violencia del equipo del Cholo Simeone. A pesar de ello y teniendo en cuenta el baño que le estaba pegando el Real Madrid al Atlético, con un equipo más compensado que contra el Valencia (Isco extraordinario en su sitio, James en su sitio y una pareja de medios centro naturales) si Sergio Ramos no comete ese estúpido penalti, el Real Madrid habría terminado ganando el partido.

¿Qué le pasa a Ramos? Cuando quiere es el mejor central del mundo. Es el héroe de la décima. Es uno de los centrales con más influencia en el juego que hay, si no el que más. ¿Por qué pierde tanto la concentración? ¿Por qué va tan de sobrado? ¿No hay nadie que le diga nada? ¿O es que tienen miedo después de lo que pasó con el último que lo metió en vereda (Mou)?

El Real Madrid necesita al mejor Ramos. Porque cuando pierde la concentración, un partido que se habría ganado sin problemas contra un rival muy inferior, se termina perdiendo por 2-0. Si alguien en el Real Madrid logra que Ramos se centre y no cometa locuras como el penalti de ayer, o la posterior mano con amarilla que casi le cuesta un disgusto y Ancelotti sigue en esta línea de poner a los futbolistas en los puestos que más rinden (sin experimentos tipo Pellegrini, vamos) el Real Madrid ganará la undécima. Si no, a padecer.

domingo, 4 de enero de 2015

Valencia 2 - Real Madrid 1 Temporada 2014 - 2015


El Real Madrid pierde en Mestalla el primer partido de 2015 por falta de actitud y por el desacierto en el planteamiento de un Ancelotti sin personalidad.


En el fútbol español, ni periodistas ni entrenadores ni árbitros tienen personalidad. Los árbitros son caseros y sólo aplican el reglamento a rajatabla en tonterías (no en cortar el juego violento, por ejemplo). Los periodistas o bien siguen su línea editorial o se arriman al sol que más calienta, es decir, unos cobardes incapaces de escribir o decir lo que piensan. Y los entrenadores, cada vez más populistas.

Hoy me centraré en los entrenadores. En concreto en Carlo Ancelotti. Mucho se ha hablado de Don José Mourinho. Lo cierto es que cometió actos censurables y, desde luego, también se equivocó. Pero también cuenta en su haber con muchos aciertos durante su etapa en el Real Madrid. Lo que es innegable es que, tanto errores como aciertos los llevó a cabo él mismo. Murió con sus decisiones, acertadas a veces y equivocadas otras. Pero decidía según su criterio, independientemente de a quien cabrease con ello.

¿Qué hemos visto en el Valencia - Real Madrid de hoy? Un planteamiento populista y cobarde, ni más ni menos. Isco es el jugador de moda, así que juega por decreto. James es el último gran fichaje de Florentino Pérez, luego también juega por decreto. Y así pasa lo que pasa: el Valencia plantea una táctica con superioridad en el centro del campo y Carletto no sabe que hacer para superarla.

Isco no es medio centro. Donde él rinde extraordinariamente bien es cerca del área. Pero en posiciones retrasadas, jugando en paralelo con Toni Kroos, es un jugador mediocre: conduce demasiado, comete demasiadas faltas (suele tener amarilla en la primera parte, con lo que ello conlleva) y no da salida rápida al balón.

Pero si James tiene que jugar en la media punta y la BBC es intocable, el único sitio que queda disponible es al lado de Kroos.

Vamos a ver: Si Modric no está, los que están capacitados para ocupar su lugar son Khedira e Illarramendi. Punto. El primero no me gusta y el segundo nunca termina de explotar, pero cualquiera de los dos son mejores opciones que Isco, porque conocen la demarcación y saben lo que tienen que hacer, mientras que el ex del Málaga se pierde.

Por otra parte, por mucho que James sea el nuevo flamante fichaje del presidente, si está tocado porque acaba de salir de una lesión, no es Mestalla precisamente el mejor campo para volver a ser titular. Una alineación con Isco atacando por la izquierda, Kroos y Khedira (o Illarra) en el centro, Bale por la derecha y Cristiano y Benzema como delanteros, habría sido más coherente y, sobre todo, más sólida y compensada.

Pero con el planteamiento de Ancelotti, hasta Kroos parecía poco fiable. El alemán estaba desbordado, por lo que perdía muchos balones (cuando habitualmente es todo un seguro). Isco, muy voluntarioso, pero sólo hacía faltas. James desaparecido, Cristiano Ronaldo relegado a la banda izquierda, bastante perdido y desconectado de los pasadores, Bale haciendo la guerra por su cuenta y Benzema recordando al de años atrás. Vamos, un desastre.

Antes de que los fans de Isco (yo soy fan del Real Madrid, por cierto) se lleven las manos a la cabeza malinterpretado que le estoy echando la culpa del descalabro de hoy, les invito a recordar lo que ocurrió con Don Raúl González Blanco. El 7 de España, el número uno, un crack, el que siempre tiraba del carro... Todo eso se acabó el día en que a un entrenador iluminado se le ocurrió pensar que Ronaldo Nazario necesitaba estar solo en punta de ataque para brillar. Grave error ya que Ronaldo era  el mejor solo o acompañado. Y para ello, situó a Beckham en el centro del campo (otro error de entrenador patético el quitar a Becks de la banda) y decidió que hubiera más de veinte metros como mínimo entre Ronaldo y el resto del Real Madrid. Así Raúl terminó jugando de interior derecho defensivo y dejó de marcar goles. El resto de entrenadores no se atrevieron a cambiar el sistema y llegó el final de Raúl. Si seguimos poniendo a Isco donde no rinde, ¿qué creéis que pasará con él?

El Real Madrid llevaba 22 victorias consecutivas. Se lograron siguiendo un modelo: un Real Madrid que dominaba el centro del campo, con futbolistas que sabían a qué jugaban, ocupando sus demarcaciones naturales. Y el Real Madrid vencía y convencía. ¿Por qué no seguir el sistema? Si James tiene que ir al banquillo, que vaya. Y si no hay sitio para todos y hay que rotar entre Isco, James y Bale, pues se rota y punto. Pero las alineaciones populistas llevan a perder partidos que de otra manera se hubieran ganado sin problemas.

Y a las pruebas me remito, porque a pesar de la inferioridad en el centro del campo, a los continuos errores de Ramos (se montó cuando Mourinho le llamó al orden, pero el portugués lo sentó para que espabilara) y a la mala puesta en escena en general, por ocasiones lo normal es que el Real Madrid hubiera ganado hoy. Sólo con que Gareth Bale se hubiera comportado como un futbolista y no como un niñato egoísta, en lo que debería haber sido el 0-2, el Real Madrid habría ganado el partido.

Un partido marcó lo que tiene que ser este Real Madrid: la visita a Eibar. Lo normal en los últimos años (así veréis que también hablo de los fallos de Mourinho) es que el Real Madrid afrontase los choques contra equipos pequeños, rocosos y que jugaban en campos diminutos, era sacar músculos al terreno de juego, entrar en el juego de faltas que proponía el rival y confiar en que Cristiano resolviese a la contra. Pero esta temporada, en Eibar, el Real Madrid sacó a Isco, Kroos, Modric y James, se hizo con el balón, volvió locos a los jugadores locales, que corrían y corrían sin obtener beneficio tras los madridistas y al final goleada blanca y espectáculo.

Ése es el modelo y ésa la línea a seguir. Si por quedar bien con el presidente, con la prensa y con el público, Carlo Ancelotti deja de ser fiel a ese sistema, las derrotas seguirán llegando.

Además, si sigue siendo así de populista, ¿qué hará cuando vuelva Modric? ¿Jugar con tres defensas para que puedan jugar a la vez Isco, James y Bale? ¿O para ese momento ya se habrá cargado a Isco por jugar tanto fuera de su posición?