Calendario

Calendario completo de la temporada 2017-2018 del primer equipo de fútbol, RM Castilla y primer equipo de baloncesto. Hora de Madrid. Se irá actualizando a medida que se conozcan las fechas y horas exactas.

miércoles, 27 de mayo de 2015

Florentino Pérez, Carlo Ancelotti y la prensa interesada



El cese de Ancelotti, tras su año en blanco, es aprovechado tácticamente por Alfredo Relaño para hacer el máximo daño posible a Florentino Pérez y, además, deja en evidencia la falta de criterio de muchos que afirman ser aficionados del Real Madrid.


Soy una persona que siempre se ha mostrado abiertamente crítica con Florentino Pérez. Y lo he hecho desde el principio. Llegó cargándose a don Fernando Redondo e ingresando en el Barcelona 10.000 millones de pesetas (lo que ahora son 60 millones de euros) por el fichaje de Luis Figo, comenzando así una era llamada "los galácticos" que al final no daría el resultado esperado.

No me extenderé en dichas críticas, ya que lo hice hace poco (podéis leerlo pinchando AQUÍ). Baste decir que una suma de estrellas no conforma un equipo. Y menos cuando esos fichajes se hacen atendiendo a quién es el jugador de moda, en lugar de pensar en las carencias de la plantilla.

Durante estos años he tenido muchas discusiones con múltiples defensores de Florentino Pérez. Lo que me resulta curioso es que ahora, muchos de los que hasta hace bien poquito lo veneraban, hayan decidido que ya no vale como presidente por un único hecho: ha cesado a un entrenador que no ha ganado nada en 2015.

No he visto análisis acerca del descalabro del Real Madrid. Pero sí he visto una adoración absoluta hacia un técnico, Carlo Ancelotti, quien repito, no ha ganado nada este año. Y, cómo no, el ataque desmedido de gran parte de la prensa, destacando al director del As, Alfredo Relaño, contra Florentino Pérez.

Este ataque ha sido brutal. Y por lo que veo, no van a parar. Relaño ya intentó el asalto a la Casa Blanca en la época de Mourinho. La verdad es que Mou se lo puso fácil con sus constantes ataques a la prensa, pero ¿acaso el técnico portugués no tenía razón en ese asunto? Relaño hablaba del clan de los portugueses (una vez leí por ahí que a ver qué tal le sentaría a él que lo denominaran como parte del clan de Juan Luis Cebrián) y atizaba una y otra vez.

A nadie le interesaba que José Mourinho llegó a un Real Madrid que venía de cinco descalabros consecutivos en Champions (así llamo yo a no pasar de octavos de final), sin rumbo, con técnicos como López Caro y sin actitud competitiva y que fue él quien cambió todo eso. Mourinho comenzó ganando la Copa del Rey a un Barcelona que había hilado varias goleadas consecutivas al Real Madrid. Al año siguiente ganó la liga de una manera incontestable, batiendo récords de goles y puntos y, sobre todo, llevó al equipo a tres semifinales de Champions consecutivas (una se cayó por penaltis, otra es mejor no recordar el arbitraje en ida y vuelta y la otra fue la del naufragio en Dortmund).

El problema de Mourinho fueron los excesos. Lo llevó todo a un punto demasiado insano. Y Florentino lo terminó cesando, entiendo que con buen criterio. De las cosas malas que hizo Mourinho habla todo el mundo (de eso se encarga la prensa) Pero, ¿por qué nadie habla de los beneficios? Mou llegó a Madrid y dijo lo que todos pensábamos. Defendió al club y, algo que no sé por qué duele a muchos madridistas, creó el equipo que ganó la décima.

Entiendo la animadversión que desató. Ya lo he dicho, se le fue la mano en demasía. Y por supuesto estoy en contra del clima de odio que acabó generando. Pero también hay que reconocer su gran responsabilidad en la consecución de la décima. Porque, ¿qué ha aportado Carlo Ancelotti? Calma, paz, tranquilidad... Sí, estoy de acuerdo en que eso es lo que hacía falta tras el terremoto Mourinho. Pero dicha calma ha llegado, ¿a costa de qué? De convertir a unos futbolistas que corrían y presionaban en unos niños mimados y consentidos que deciden correr y presionar cuando les apetece.

La calma de Ancelotti no ha costado únicamente dos ligas y tirar una eliminatoria asequible contra la Juventus. Es mucho peor. Futbolistas emblemáticos, como Sergio Ramos, por ejemplo, se permiten el lujo de bajar la concentración, perder las marcas, no esforzarse en según que partidos... Y así se pierden campeonatos y futbolistas clave. Porque estos dos años hemos recibido demasiados goles evitables y ciertos futbolistas se han endiosado de tal manera que no sé si podrán recuperarse.

Llegados a este punto, tengo otra pregunta: ¿qué ha aportado Carlo Ancelotti que mejore futbolísticamente lo que José Mourinho nos dejó? Como este año no ha ganado nada, repasemos el pasado, ese en el que ganó cuatro títulos, algo con lo que a todo el mundo se le llena la boca, a pesar de que dos de ellos son Mundialito y Supercopa. ¿Cómo mejoró el año pasado el equipo que le dejó hecho y funcionando José Mourinho? Florentino Pérez le fichó a Bale (fichaje que por cierto pidió Mourinho y no Carlo) y ya.

Recuerdo la eliminatoria contra el Bayern de Munich. Los primeros veinticinco minutos de partido en el Santiago Bernabéu fueron una película de terror. El Bayern creaba ocasiones una y otra vez y el Real Madrid no veía solución alguna. ¿Cómo se ganó esa eliminatoria? Al estilo Mourinho: contragolpes letales. ¿Qué diferencia aportó entonces Ancelotti? Ninguna. Y en la final, músculo en el centro del campo, utilización de futbolistas como Khedira, que venía de una lesión y el milagro final del cabezazo de Ramos, sin el cual, Ancelotti habría abandonado el club sin pena ni gloria.

Un cabezazo puntual no significa nada a la hora de valorar la gestión de un técnico. Pero los constantes problemas físicos de la plantilla durante sus dos años nos dicen mucho. O bien no sabe rotar, o bien la preparación física es deficiente. Porque unos profesionales del fútbol, atletas en su mayoría, deben aguantar más de tres meses en forma. El Real Madrid no ha estado bien físicamente desde enero y eso es muy grave. ¿No entrenan? A lo mejor por eso la plantilla quiere tanto a Carletto, porque hacen lo que quieren.

¿No cesó Lorenzo Sanz al héroe de la Séptima? 32 años sin ganar la Copa de Europa. Jupp Heynkess dirigió al equipo que en 1998 acabó con la maldición. Y al acabar la temporada, el entrenador alemán fue cesado de manera fulminante. ¿Por qué? Porque los futbolistas hacían con él lo que querían, exactamente igual que con Ancelotti. En aquella ocasión a todo el mundo le pareció bien. ¿Por qué ahora no?

La respuesta es sencilla: la prensa ha vendido que hay que odiar a Mourinho. Y la gente se lo ha tragado. Me muevo mucho por redes sociales y foros y leo cosas aberrantes. Lo he comentado al principio: las mismas personas que hace unos meses idolatraban a Florentino Pérez, ahora lo defenestran por echar a un entrenador que no ha ganado nada este año. Son las mismas personas que hablaban muy mal de Ancelotti hasta que llegó el cabezazo de Ramos. Entonces el italiano pasó de ser un paquete a convertirse, como he llegado a leer por ahí, en el mejor entrenador de la historia del Real Madrid. A lo mejor un día tengo que escribir sobre Miguel Muñoz, porque esa falta de criterio y de cultura empieza a exasperarme.

Florentino Pérez ha hecho una cosa muy buena estos años: mantener a raya a la prensa. Y eso fastidia. No ven la hora de quitárselo de encima, porque meter mano en el Real Madrid es muy beneficioso para aquel que lo consiga. Eso sí, esa postura para mí loable de Florentino (mis críticas hacia él van por otros derroteros) conlleva enemigos. Uno muy destacado, Alfredo Relaño y su Diario As, que se aprovecha de lo preocupantemente influenciable que es la gente y de su poco criterio (de eso también hablé largo y tendido AQUÍ)

Lo último es atacar al que previsiblemente va a ser el nuevo técnico, Rafa Benítez. Vamos a ver, recapacitad un poco: independientemente de que Benítez os caiga bien, mal o regular, ¿creéis que es justo atacar a un entrenador antes de que siquiera haya llegado a firmar el contrato? Digo yo que habrá que esperar a ver cómo gestiona el equipo para criticar o alabar. ¿O no? Pues ésa es la prensa deportiva que tenemos en España, una prensa que se mueve por interés. Y dicho interés no es, precisamente, la información veraz, que es el canon por el cual deberían regirse. Y esa es la prensa a la que muchos, que dicen ser madridistas, creen a pies juntillas.

Analizad, pensad y juzgad por vosotros mismos. Porque alguien que hoy cree que Ancelotti es malo, mañana tras el cabezazo de Ramos es muy bueno y pasado mañana, tras no ganar nada, sigue siendo muy muy bueno porque lo dice el As, es alguien que se ha acomodado y ha dejado de pensar.

viernes, 15 de mayo de 2015

Con nuevas ilusiones. HALA MADRID

  






 Ya hace dos días, que nuestro R. Madrid, ha sido aparta de la final de nuestro titulo por excelencia, La Champions. Es hora de hacer balance a una temporada aciaga (aunque la liga matemáticamente todavía hay opciones) para los intereses blancos. Una temporada que pintaba blanca, a tenor del fútbol desplegado por el club por los meses de octubre, noviembre y diciembre, pero, paradojas de la vida a partir del retorno de las vacaciones Navidad, el equipo cayó en picado.
   Comencemos por el principio, la confección de la plantilla para esta temporada.  Se fue Di María, por voluntad propia y dejando 80 kilos en las arcas del club (no debemos de obviar que hay que equilibrar el balance de resultados), se fue Diego López (se le quitaba la presión a Casillas) y se trajo a Keylor Navas que venía de ser uno de los mejores porteros del Mundial. Pienso que la portería estaba más que cubierta con dos guardametas de garantía. Que luego Casillas no hizo la temporada que se le esperaba? Nadie debemos extrañarnos porque Iker lleva dos temporadas flojo (Mourinho ya se lo hizo notar) y a Keylor el entrenador no tuvo la valentía de la temporada anterior  para sentar a Casillas.
   La defensa. Dos laterales derechos, Carvajal y Arbeloa, que pienso que son de garantías. El primero con una gran proyección y el segundo, aunque en su declive puede ayudar con garantía a lo largo de la temporada. En caso de necesidad, Nacho e incluso  SR debería ser una garantía en esa posición.
   Tenemos tres centrales de lo mejor del mundo en la actualidad y con la ayuda de Nacho (que siempre que le dieron minutos cumplió. El 4-0 contra el Atlético es un caso aparte). A priori no creo que sea criticable.
   El lateral zurdo Marcelo que, aunque defensivamente le falta, es de lo mejor en esa posición. Coentrao es el otro lateral izquierdo del equipo y que mejora defensivamente a Marcelo. Fue un pilar importantísimo en las eliminatorias de cuartos de final y semifinales de la Champions de la temporada anterior. Nacho y Arbeloa podían ayudar a lo largo de la temporada.
   Pienso que partíamos con una gran defensa, de total garantía.
En el centro del campo se ficho a Kroos para cubrir la cesión de Casimiro. Huelga decir que se mejoraba considerablemente ese puesto.  Modric, Khedira (titular indiscutible en la selección campeona del mundo –clave en la goleada 7-1 a Brasil- formando un tándem con Kroos maravilloso), Xabi Alonso y su sustituto Illarramendi (creo que es un buenísimo jugador en su puesto, cosa que Ancelotti casi nunca lo puso) y con dos pivotes ofensivos James e Isco. La espantada de Xabi Alonso nos dejo un poco cojos, aunque  Kroos hizo que no se echara de menos. En enero se reforzó con Lucas Silva.
   Pienso que teníamos dos jugadores de alta calidad por puesto para esa parte del campo.
En la delantera partíamos con la BBC (Bale-Benzema y Cristiano) y con dos relevos: Jesé, sensación la temporada anterior hasta su lesión y Morata. Este último quiso marcharse para tener más minutos y se trajo a Chicharito (cuando se le necesito cumplió con creces).
   Yo no veo descompensación de la plantilla por ninguna parte. Yo lo que veo fue mal aprovechamiento y falta de trabajo de la misma. Culpable………………… ANCELOTTI. El entrenador es el gran culpable de que la plantilla llegara al final de temporada sin oxigeno.
   Como cada aficionado llevamos un entrenador dentro, yo lo voy hacer poniendo mi once tipo, y con dos sistemas distintos: el 1-4-4-2 y el 1-4-3-3.
   En el 4-4-2 partiría de:
                                                 Keylor Navas (Casillas)
Carvajal (Arbeloa)-   Varanne (Pepe) – SR (Nacho) – Marcelo (Coentrao)
Isco (James) – Kroos (Illarramendi) – Modric (Kroos) – James (Isco)
                  CR7 (Jesé) – Bale (Benzema)

En el 4-3-3:
                                         Keylor Navas (Casillas)
Carvajal (Arbeloa)-   Varanne (Pepe) – SR (Nacho) – Marcelo (Coentrao)
           Modric (Kroos) – Kroos (Illarra) – James (Isco)
          CR7 (Jesé) – Benzema (Chicharito) – Bale (Jesé)

Partiría siempre dando partidos a los reservas y, muchos minutos para que al final equilibrar los minutos entre la plantilla. ¿Por qué no se hizo así? Porque tenemos un entrenador cagón, no quiere molestar a las vacas sagradas. Esos juegan si, o si. Al final lo que consigues es que los suplentes no estén comprometidos, ni con ritmo, y baje el nivel.
Qué medidas espero para la próxima? Cabeza fría, ante todo por parte del presidente. Las cosas en caliente no son buenas.
Vayamos puesto por puesto:
-          Banquillo. Yo no seguiría con Ancelotti. En la casa no veo a nadie con peso para esa responsabilidad. Tampoco en España (hay algún junta letras que insinuó a Paco Jemez, madre del divino amor). Yo me quedaría con Jurgen Klopp
-          Portería.  Yo traería a Courtois pero, como eso es muy complicado, me quedo con Leno. Con Casillas le dejaría a él tomar la decisión que quisiera. Es un símbolo y debemos respetarlos.
-          Defensa. Para el lateral derecho ya tenemos fichado a Danilo. Para el centro continuaría igual y en el lateral izquierdo daría la baja a Coentrao y ficharía a Alaba (creo que es factible). Si no pudiera ficharía a Alex Sandro.
-          Centro del Campo. Bajas Khedira e Illarramendi. Altas Pogba (creo que ya está muy avanzado su fichaje pero costara un potosí) y repescaría a Casimiro.
-          Delantera. Aquí está la madre del cordero. Qué hacer con CR7. Indudablemente no puede jugar en banda. Él se tiene que mentalizar que su puesto es el de delantero centro que necesita el equipo. No descartar que si alguien viene con más de 150 kilos, lacito y adiós muy buenas. Chicharito baja y ficharía a Marco Reus.
Y a trabajar, mucho trabajo. Ah! Tendrían que volver las concentraciones. Para muestra basta un botón de que se necesitan, contra el Valencia el equipo se concentro a la una de la tarde en el Bernabéu, comida en Valdevebas, siesta y para el campo. Cuando despertaron el resultado era R. Madrid 0 – Valencia 2.

Tomaría otra medida: mano dura en los despachos. No podemos consentir que nos designen a Clos Gómez contra el Valencia y nadie ponga el grito en el cielo. Basta ya de lo “políticamente correcto” y de poner la otra mejilla. Esta temporada los arbitrajes impidieron que el Castilla promocionara a 2ª división.

Nilo Campo Santos

Socio Nº 83.352 del R. Madrid

La falta de proyecto deportivo en el Real Madrid de Florentino Pérez



Reflexiones tras la eliminación del Real Madrid, por parte de la Juventus, de la UEFA CHAMPIONS LEAGUE 2014-15, la cual deja al conjunto merengue prácticamente sin opciones a títulos (la Liga está muy complicada) en la segunda temporada de Carlo Ancelotti.


El Real Madrid dijo ayer adiós a la Copa de Europa, su trofeo por excelencia, al caer eliminado ante la Juventus en un partido en el que únicamente necesitaba un 1-0, en el mismísimo Santiago Bernabéu, tras haber perdido la ida en Turín por 2-1.

Observando de manera aislada ambos partidos, uno podría pensar que la eliminación ha sido simplemente un asunto de suerte. En la ida fue increíble que el Real Madrid no llegase al descanso con 1-2 a su favor, tras un clamoroso cabezazo de James al larguero, a puerta vacía, mientras que en la segunda parte, la Juventus ganó merced a un innecesario penalti de un Carvajal pasado de revoluciones. Y después en el Bernabéu, más de veinte tiros a puerta del Real Madrid, entre ellos algunas ocasiones muy claras, pero sólo un gol conseguido y de penalti.

Es una forma de verlo. De hecho, quien así lo afirme realmente no miente. Sin embargo, creo que sería una conclusión muy simple, la cual, al igual que el ya célebre cabezazo de Sergio Ramos contra el Atlético de Madrid, en la última final de Champions, enmascararía un grave problema de fondo, que arrastra el Real Madrid de Florentino Pérez desde que retomó el mandato como presidente.

El conjunto madrileño arrastra varios problemas, pero el principal es la falta de un proyecto deportivo. La primera pista al respecto la tenemos el verano en que Florentino fichó a Mourinho. Cuando aún no estaba clara su contratación, el señor Pérez comunicó que sus opciones para el banquillo eran José Mourinho o Arsene Wenger. Es decir, dos entrenadores tan antagonistas como el día y la noche.

Florentino Pérez lleva años haciendo lo mismo: fichando estrellas. El problema es que la suma de estrellas no es sinónimo de equipo. ¿Una prueba? El Real Madrid ha ganado una liga en las últimas siete temporadas, algo inconcebible para el mejor equipo de la historia del fútbol, que además cuenta con uno de los presupuestos más elevados del mundo, para confeccionar su plantilla año a año.

Así pues, el presidente del Real Madrid compra y vende futbolistas en muchas ocasiones sin contar con los entrenadores (aunque algunas veces les hace caso) y luego pasa lo que pasa: equipos con muchas individualidades, con empuje y garra en ciertos partidos, pero con pocas ideas a pesar de terminar por generar ocasiones de gol, como por ejemplo en el partido frente a la Juve en el Bernabéu.

Eso sí no todo es culpa del presidente, ya que si bien no apuesta por proyectos deportivos (repito, una suma de estrellas no es un equipo, sino un All Star Game) un entrenador debería saber qué hacer con tanta calidad en sus manos. Pero si el entrenador es un alineador que trata de mantener contentos a todos, lo llevamos claro.

De los dos años que Ancelotti lleva al frente del equipo, realmente hemos visto tres meses de auténtico fútbol. Fueron al principio de la actual campaña, justo antes de Navidad. Bale se lesionó y Carlo optó por jugar con la siguiente medular: Isco, Modric, Kroos y James, de manera que Kroos jugaba por delante de Modric y James e Isco de interiores. Aquel Real Madrid dominaba los partidos y ganaba convenciendo, con un fútbol de categoría.

Pero llegaron otras lesiones y la recuperación de Gareth Bale. Y Ancelotti cambió el dibujo. ¿Por qué cambiar lo que mejor te ha funcionado? Porque Ancelotti es fiel a un esquema, el 4-3-3 y se ciñe a él. Lo siento, no lo entiendo. No me entra en la cabeza que un entrenador no domine todos los esquemas y tácticas que se puedan dar en un terreno de juego. Un entrenador de verdad es aquel que sabe hacer jugar a sus jugadores y se adapta a lo que tiene, en lugar de adaptar a los futbolistas a su esquema preferido.

Si no está Modric, Ancelotti mueve a Isco de su sitio, con lo que en lugar de tener una ausencia ya tienes dos y sitúa a Bale en banda, pero no como interior, sino como un falso tercer delantero. El juego del Real Madrid se resiente, se pierde equilibrio defensivo, poder en el centro del campo y el fútbol se convierte en un correcalles. Y sí, tanto a Cristiano Ronaldo como a Gareth Bale les va eso de correr y utilizar los espacios, pero ¿qué ocurre cuando un equipo se repliega y no concede huecos? Que el Real Madrid queda relegado al corazón, a la épica y a la suerte. Y así se pierden ligas y Champions.

El año pasado, el club de Chamartín perdió su ventaja como líder de la clasificación liguera contra Valladolid y Celta de Vigo. Este año frente a dos equipos que decidieron hacer rotaciones frente al Real Madrid (Athletic y Villarreal) por conceder más importancia a la Copa. Y ahí quería llegar yo, a las rotaciones. Es cierto que ha habido mala suerte con las lesiones; también lo es que la marcha por sorpresa a última hora de Xabi Alonso trastocó los planes de Ancelotti. Pero resulta que ha tenido a tres centrocampistas como Illarramendi, Khedira y Lucas Silva, casi de atrezzo. Hasta el punto de que ha utilizado a Ramos de medio centro en partidos clave.

Ancelotti ha fundido a muchos futbolistas, de tal manera que tras una magnífica primera vuelta, en la segunda, en muchos partidos, los jugadores del Real Madrid se quedaban sin gasolina durante muchísimos minutos. El ejemplo más claro se produjo contra el Barcelona, partido en que al Real Madrid le sobró media hora.

Los partidos duran 90 minutos, no 60 y las temporadas nueve meses y no tres. Eso debería saberlo el entrenador. No puedes planificar un partido contando con resolverlo en la primera mitad. Y no puedes esperar ganar una liga si el equipo está muerto físicamente en la segunda vuelta. Pero el tolerante Ancelotti se ha hecho querer por la plantilla, dado su alto grado de permisividad. Porque hemos visto a muchos futbolistas no correr en ciertos partidos, perder la concentración con mucha facilidad y ese tipo de cosas.

Obviamente el italiano no les dice que no corran, pero tampoco los mete en cintura. Y claro, un bálsamo así para los jugadores, tras el tifón Mourinho... ¿Cómo no lo van a querer?

No me quiero extender mucho más. Para mí el dato clave es "una liga en siete años". El campeonato nacional es el torneo de la regularidad. Y sólo se gana con cierta disciplina. Ancelotti no ofrece eso. Con el italiano el factor suerte tiene demasiada preponderancia y depender demasiado de ella no es bueno.

El Real Madrid necesita un proyecto deportivo de verdad, el cual debería empezar por cuidar la cantera. Después confeccionar un equipo en torno a sus mejores futbolistas, es decir, nada de once estrellas, sino una combinación de jugadores de primera y lo que en su día se denominó clase media. Un equilibrio. Para eso hace falta disciplina, es decir, que los jugadores se comporten como profesionales y no como prima donnas. Y si para ello hay que prescindir de unas cuantas estrellas, adelante.

El caso es que el problema actual del Real Madrid no es la suerte, aunque pueda parecerlo por la cantidad de ocasiones falladas en el último partido. Es un problema estructural y de base, además de falta de profesionalidad. Y arreglar esto requiere muchos cambios. Esperemos que éstos empiecen por  el cese fulminante de Ancelotti, que si tuviera algo de vergüenza habría imitado al seleccionador de su país en el último mundial. Pero, de momento, habrá que esperar acontecimientos.

domingo, 10 de mayo de 2015

Los falsos madridistas, los piperos y los periolistos


Reflexiones tras el bochornoso y reprobable comportamiento de un amplio sector del Bernabéu, durante el Real Madrid 2 - Valencia 2 de anoche, además de los articulitos de la prensa durante el día de hoy.


Dos fueron los sentimientos que se apoderaron de mí en la tarde noche de ayer sábado, mientras sufría con mi Real Madrid, en un partido en el que se nos escapaba la liga: orgullo y vergüenza. Orgullo por el derroche de unos futbolistas que, a pesar de cometer fallos que deberían corregirse, no escatimaron esfuerzos a la hora de intentar la remontada y vergüenza por el comportamiento de gran parte de la afición.

Uno puede estar de acuerdo o no con cómo se hacen las cosas en el Real Madrid. Sin ir más lejos, soy una de las personas más críticas con Ancelotti que conozco. Sin embargo, si ayer hubiese estado en el estadio, como un espectador más, no se me habría ocurrido abuchear al técnico italiano. ¿Por qué? Muy sencillo: sólo estaría consiguiendo hacer daño al Real Madrid.

Hay momentos para la crítica. Hay momentos en los que se puede silbar, abuchear y reprochar lo que se está haciendo, si no gusta. Por ejemplo, al final de un partido o de una temporada. Pero ese momento jamás puede ser en plena remontada, con el equipo a ritmo de Séptimo de Caballería, apelando a la épica y jugándose un título tan importante como la liga.

Y menos aún cuando cuatro días después nos jugamos el pase a la final de la UEFA Champions League. Porque digo yo que será más factible la clasificación con una afición que haga piña con el equipo que no con actitudes como las del último partido.

Ayer íbamos perdiendo por 0-2 y al Bernabéu le dio por abuchear a Iker Casillas. Y digo yo, ¿en qué estaban pensando? ¿Creían acaso que por silbar a nuestro guardameta íbamos a remontar? Desde luego tengo muy claro en quién no estaban pensando: en el Real Madrid.

No soy fan de Casillas. Y no lo soy por una serie de acontecimientos, los cuales jamás revelaré por la sencilla razón de que, mancillar el nombre de quien ha sido gran figura del Real Madrid durante muchos años, no puede beneficiar a mi equipo. Y sí, me gustaría que Iker no siguiera el año que viene en el equipo. Pero he estado en el estadio varias veces y nunca se me ha ocurrido silbarle, abuchearle o gritarle. Ya veis, madridista que es uno. De hecho, me gustaría averiguar cuántos de los que ayer gritaron a Casillas, entonaban la pasada temporada cánticos de "Iker, Iker" cuando defendía la portería Diego López.

En una ocasión, Rodrigo, presidente de la peña Pamplona Blanca, me comentaba una situación un tanto absurda: un tipo leyendo el periódico mientras jugaba el Real Madrid, allí en el Bernabéu, sin levantar la vista para ver lo que ocurría en el campo, no paraba de criticar el fichaje de Bale. Eso es lo que yo llamo un pipero en toda regla. ¿Eso queremos en el Bernabéu? ¿Personajes que sin siquiera mirar lo que está sucediendo en el terreno de juego no paran de quejarse y criticar porque, según ellos, eso significa que son madridistas de verdad? Y una p... (perdón, casi termino con una frase típica de Alberto Miguel, presidente de la peña Blanca Zaidín de Granada).

¿Alguien puede explicarme en qué beneficia al Real Madrid hundir a Iker Casillas en estos momentos? A Casillas o a cualquier jugador, porque aquí, cuando ruge la marabunta del Bernabéu, no se salva ni Cristiano Ronaldo. Admitámoslo: el mejor equipo de la historia debería contar con la mejor afición del mundo apoyando en el estadio. Lamentablemente, los que verdaderamente queremos al Real Madrid no contamos con los recursos económicos suficientes como para estar allí cada domingo o miércoles, apoyando al equipo.

Y luego está la capacidad de la prensa para influir en estos piperos. Ya que estamos con los presidentes, hace unos minutos estaba hablando con Nilo y Paulino, presidentes de dos peñas, en Xove y Tenerife respectivamente, sobre esto. Les preguntaba que si a ellos les influía la cantidad de "mierda" (perdón por la expresión pero no se me ocurre otra más gráfica) que los periolistos vierten sobre el Real Madrid. El otro día con Cristiano Ronaldo tras el gol de Arbeloa y hoy poniendo titulares sobre un momento de crisis de Casillas. Ya lo he dicho, no soy fan del capitán blanco, pero entiendo perfectamente que ayer se mosqueara, entre otras cosas porque yo también lo hice.

Ellos me decían que no, que tienen muy claro que la prensa, lejos de ayudar, machaca al Real Madrid dado que les interesa meter mano ahí y nuestro presidente, Florentino Pérez, evita que puedan hacerlo (exactamente lo mismo que pienso yo). Pero que actualmente la gente o bien piensa muy poco o bien son demasiado influenciables.

Hace poco escribí largo y tendido sobre las opiniones y sobre las personas que las emiten sin conocimiento de causa, así que no me extenderé en este hecho (lo podéis leer aquí). Creo que a muchos les importa más su jugador o entrenador favorito que el equipo. De hecho no es la primera vez que me encuentro a algún aficionado deseando que perdamos para ver si así destituyen al entrenador, algo inconcebible.

Y últimamente hay algunos que dicen ser madridistas, que afirman que ojalá perdamos el miércoles, porque tienen miedo a perder la final contra el Barcelona... ¿En serio? Disculpad que me ponga fuerte con esto, pero quien piense así, no es madridista ni es nada, porque lo que nunca será un buen aficionado del Real Madrid es un cobarde.

A todo aquel que ande despistado, le recomiendo que se lea la letra del himno. "Enemigo en la contienda, cuando pierde da la mano". Miedo ninguno, cobardía menos y si al final se pierde, se felicita al rival (y se hace en ese momento, no como aquellos falsos madridistas que aplaudieron a Ronaldinho en cierta ocasión con bastantes minutos todavía por delante) y a trabajar para mejorar el próximo año.

La reflexión de todo esto es que tenemos al enemigo en casa. Todo aquel a quien le dé igual hacer daño al Real Madrid y que prefiera a sus ídolos, o sea un pipero o bien se mueva por interés (la prensa) cuanto más lejos mejor. Ya sé que Sun Tzu, en El arte de la guerra, decía aquello de "ten cerca a tus amigos, pero más cerca a tus enemigos". No sé por qué, pero me da que el célebre estratega y filósofo chino dijo eso porque no tenía demasiados enemigos.

El Real Madrid ve las orejas al lobo

El Real Madrid empata a 2 contra el Valencia,  en la segunda jornada de liga, en el primer partido  de esta temporada disputado e...