Calendario

Calendario completo de la temporada 2017-2018 del primer equipo de fútbol, RM Castilla y primer equipo de baloncesto. Hora de Madrid. Se irá actualizando a medida que se conozcan las fechas y horas exactas.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Máximo esplendor del "Villarato"


Cuando uno presencia un arbitraje tan sumamente sibilino como el efectuado por Undiano Mallenco (aunque no merezca que se le denomine por su nombre), en el clásico de ayer, no queda más que echarse las manos a la cabeza y decirse “qué alguien aparte de mi vista este cáliz” entendiendo por cáliz a los actuales mandatarios de la RFEF.

Ahora que tanto está en boga la investigación de “amaño de partidos” por parte de la UEFA, podría el Sr. Platini investigar los amaños de su adlátere Villar en la liga española, la que algunos dicen que es la mejor Liga del Mundo. Podría ser si los arbitrajes no estuvieran condicionados por las gratificaciones/castigos, según favorezcas a los gachos del nordeste de España o al Real Madrid.

No sé por qué jugada comenzar mi análisis sobre la labor del colegiado Undiano Mallenco, hay tantas (el gol, el penalti, las expulsiones, etc.) y tan trascendentes y a la vez tan de pasar desapercibidas, que mejor analizarlas según se fueron dando cronológicamente.

Había comentado, en vísperas del partido, que en el primer balón que recibiera CR9, Dani Alves iría con todo a por su tobillo y no sería amonestado. Pues ocurrió, solo que en vez de Alves fue Busquets. Corría el minuto 10 cuando CR9 encaraba hacía portería, tras desbordar a dos contrarios. Eso era mucho y Busquets lo barrió desde el suelo cuando ya no estaba en distancia de disputar el balón. Undiano Mallenco señala la correspondiente infracción pero se “olvida” de amonestar (incluso diría de expulsar) al catalán.

Esta foto corresponde a la falta del minuto 10, de Busquets sobre CR9. Se aprecia cómo no va a la disputa del balón

Dada la proximidad del área, es CR9 el encargado de ejecutar el libre directo y el colegiado permite tres irregularidades a favor de los locales: la barrera no está a la distancia reglamentaria de 9,15 m., Keita despeja con el codo el esférico y un laser enfoca a los ojos del portugués. Comentar, con referencia a este detalle, que esta acción se repitió varias veces, incluso con más jugadores visitantes y que el colegiado navarro en el acta no hace ninguna reseña en el apartado correspondiente (ver nota * al final)

En el minuto 16 Higuaín se va recto hacia la portería del Barcelona encarando a los dos centrales y siendo acompañado en la contra por CR9 y Kaká. Busquets y Keita le hacen el bocadillo, siendo este último el que le hace la falta sin que sea señalada por Undiano. Era la primera de las muchas que le permitiría al de Malí, que termino el partido, incluso sin ver ni una amonestación, solamente por la permisibilidad de Undiano con los blaugranas.

Siguiendo con el orden cronológico de la actuación arbitral, en el minuto 19 vuelve a favorecer al Barcelona. Messi se lleva el balón con la mano, adelantándose al despeje de los defensores madridistas, en su afán de sacar ventaja. Undiano Mallenco observa bien la acción del argentino y señala la correspondiente infracción pero –durante los 90 minutos tuvo muchos peros- lo deja sin amonestación. En la 2ª parte comete una falta merecedora de amonestación, que tendría que ser la segunda e irse a los vestuarios antes de tiempo. Como en la primera acción, en esta tampoco es amonestado.

Cuando transcurría el minuto 22, nuevamente Keita hace meritos para ser amonestado pero sale impune. Dejó los tacos en el tobillo de Lass que, milagrosamente, sale indemne. El juego subterráneo salía a relucir para parar el juego madridista y ante la desesperación por no poder desarrollar el suyo. Sería Xabi Alonso el encargado de tomarse la justicia por su mano en el minuto 25. Undiano dio la ley de la ventaja y luego se olvido de amonestar al madridista que término el encuentro sin ser, incomprensiblemente, amonestado. Meritos hizo, la verdad, en un par de ocasiones.

Henry fue otro de los que se quedó sin la tarjeta. En el minuto 27 le es señalado un claro fuera de juego y le dio un patadón a la pelota, enviándola la grada por la línea lateral. No estaba el navarro (nada que ver con nuestro vikingo) por la labor de amonestar a los locales y que se pueda enfadar el cantabrón (mis máximos respetos a las gentes de Cantabria. Gente por la que siente una gran admiración por tener amigos, incluso familia política, entre ellos) mayor: Sánchez Arminio. Personaje nocivo, donde los haya, dentro de los mandatarios futbolísticos de este país.

Si Keita merecía ser amonestado en el minuto 22, siete después, la entrada sobre Sergio Ramos fue todavía más “violenta” y también quedo solamente con la señalización de la falta. Lo mismo que quedó impune la patada sobre Xabi Alonso en el minuto 35 y el recadito que dejó, nuevamente, en el minuto 46, nada más empezar la segunda parte. Rematando con el tema Keita, no solamente terminó los 90 minutos sin ser expulsado, es que lo terminó sin ser amonestado.

Bajo mi punto de vista, en el minuto 30 se da otro lance del juego en el que claramente se aprecia su labor torticera contra los intereses del Madrid y en pos de favorecer a los blaugranas. Un pase hacia Henry, por la parte izquierda del ataque local, de Xavi, es cortado por Sergio Ramos que monta la contra. Cuando llega a las proximidades del círculo central y teniendo 4 compañeros bien situados y con la retaguardia culé desorganizada, es cortada la misma por: señalización de fuera de juego de Henry. La ventaja numérica que hacían Marcelo, Kaká, Higuaín y CR9 sobre Puyol, Pique y Busquets se vio truncada por no conceder la clara ley de la ventaja. Incluso tardó en señalar el fuera de juego el tiempo que Sergio Ramos tardó en conducir el balón desde la altura del área propia hasta casi el centro del campo.

Si tratamos de grave lo ocurrido en el minuto 30, más grave, si cabe, se puede considerar lo del minuto 40. Si ya le había perdonado la cartulina amarilla a Busquets por la entrada sobre CR9, se la vuelve a perdonar por la entrada lateral sobre el tobillo de Marcelo que quedó intacto de pura casualidad. Su expulsión ya debió ser en la primera mitad y no en el minuto 62.

Termina la primera parte mostrándole la cartulina amarilla a dos madridistas, Arbeloa y Albiol. Al primero por desplazar con el hombro a Messi en el minuto 32, tras un saque de banda que era claramente a favor del Real Madrid y que sacó el Barcelona. Al valenciano por interceptar el balón con la mano en el minuto 40 y tras la insistencia de Xavi, Iniesta (una buena manzana que pronto se pudrió en medio de tanta putrefacta) y Busquets. Sr. Undiano ¿no lee Vd. las circulares de la International A.C. Board? Hay una en la que claramente dice “el jugador que solicite amonestación para un contrario será amonestado” habrá que solicitar el reglamento que se aplica al Barça porque yo lo desconozco y debe de existir puesto que la prensa deportiva no se hace eco de estas injusticas acaecida ayer. Todo lo contrario, para la prensa estuvo bien aunque, extrañamente, Rafa no hace su análisis en el Marca (yo no la vi) y P. Martín, en el AS, escribe que “no fue el mejor día de Undiano, aunque cumplió con dignidad”. Si dice que no fue su mejor día es que lo hizo mal. En fin, lo que ya sabemos: manipulación de la prensa.

En el minuto 50 Busquets ve la 1ª tarjeta amarilla, cuando realmente ya debería ser la 3ª. Continuando con la permisibilidad del colegiado, con los catalanes, en el minuto 58 Dani Alves placa desde el suelo a Arbeloa cuando este ya lo había rebasado. Señala falta del jugador madridista. Un minuto después Ibrahimovic le es perdonada la amonestación y en el minuto 88 tampoco es amonestado, ni siquiera señaló la falta, dando lugar a que Messi se quede solo delante de Casillas que envía a córner el remate del argentino, por la zancadilla sobre Higuaín cuando se marchaba solo.

El partido fue transcurriendo y continuando con la misma tendencia, en su afán de beneficiar al equipo del poder federativo, sin que diera pie a mucho escándalo, bien es cierto que facilitado por lo “políticamente correcto” impuesto por Florentino Pérez, pero sí excediéndose con los blancos a la hora de amonestarlos. Pepe la vio por una entrada por delante sin contactar con el rival y Marcelo por la falta que comete sobre Puyol (que buen actor se pierde para los papeles de feo) tras recibir una falta clara de Toure Yaya. También señala falta sobre el capitán culé un roce con el hombro de Higuaín cuando le ganaba por velocidad en el pico del área, con un autopase.

Dejo para el final las dos acciones más trascendentales: el gol y el penalti no señalado. Significar que en el robo de balón, por parte local en el inicio de la jugada, bien se debería de señalar falta. No es señalada y en la contra Dani Alves envía un centro hacia la espalda de la defensa local, a la que coge descolocada. En el momento del golpeo del balón por parte del brasileño, Ibrahimovic tiene más adelantado el pie izquierdo que el penúltimo defensor, el último visitante era Casillas, como se vio perfectamente en la repetición de Aljazzeera Sport, raya roja posicionando la línea del defensor madridista más retrasado y se puede ver en las fotos que aporto. Incluso comparándolo con la del gol anulado a Benzema contra el Racing




La otra jugada trascendental, aunque ya vimos que transcendentales hubo varias, es el penalti cometido por Pique sobre CR9. Al verse rebasado por la potencia del portugués lo empuja y obstaculiza con las dos manos dentro del área. Como dice la regla 12, del Reglamento de Fútbol:

Las faltas e incorrecciones se sancionarán de la siguiente manera:

Tiro libre directo

Se concederá un tiro libre directo al equipo adversario si un jugador comete una de las siguientes siete infracciones de una manera que el árbitro considere imprudente, temeraria o con el uso de fuerza excesiva:

• dar o intentar dar una patada a un adversario
• poner o intentar poner una zancadilla a un adversario
• saltar sobre un adversario
• cargar sobre un adversario
• golpear o intentar golpear a un adversario
• empujar a un adversario
• realizar una entrada contra un adversario

Se concederá asimismo un tiro libre directo al equipo adversario si un jugador comete una de las siguientes tres infracciones:

• sujetar a un adversario
• escupir a un adversario
• tocar el balón deliberadamente con las manos (se exceptúa al guardameta dentro de su propia área penal)

El tiro libre directo se lanzará desde el lugar donde se cometió la infracción (ver Regla 13 – Posición en tiros libres).

Tiro penal

Se concederá un tiro penal si un jugador comete una de las diez infracciones antes mencionadas dentro de su propia área penal, independientemente de la posición del balón, siempre que este último esté en juego.

Si ahora lo ilustramos con una foto, creo que no habrá lugar a dudas del penalti que Undiano no “quiso” ver:


Y las declaraciones del propio jugador culé:

-El defensa del Barcelona, Gerard Piqué, pasó por los micrófonos de Radio MARCA y repasó todo lo que dio de sí el Clásico y analizó la jugada más polémica del encuentro en la que el Madrid reclamó un penalti del defensa sobre Cristiano Ronaldo. "En el campo no vi ninguna protesta. Es un cuerpo a cuerpo. Aunque luego lo vi en la tele y entiendo que haya dudas", apuntó el central azulgrana.

Aún así, Piqué recordó que se trata de jugadas que se dan en "milésimas de segundo" y que resultan "muy difíciles" de arbitrar. El canterano además se deshizo en elogios hacia su rival y el gran involucrado en la jugada, Cristiano Ronaldo. "Cristiano es uno de los tres mejores del mundo. El Madrid me pareció un gran equipo, sabes que todos los partidos contra ellos vas a sufrir".-

Que todavía algunos, que manifiestan su imparcialidad, no vean la mano negra del Villarato en la liga doméstica, incluso en la Liga de Campeones, me da que pensar. Los errores arbitrales los hubo, los hay y los habrá, y yo los acepto, pero para los dos bandos, por igual. Cuando todo es en la misma dirección hay injusticia, manipulación, amaño del partido (sin que uno de los rivales participe, que quede claro) y en el partido de ayer fue lo que hubo: una labor sibilina y torticera de Undiano Mallenco, del que dicen es el mejor árbitro español y designado para representar el arbitraje español en el Mundial del 2010 en Sudáfrica.

* El laser ya salió a relucir sobre el portero del Getafe, Abandanzieri, hace unas temporadas, siendo detenido el juego por esta causa. Si la agresión a Pellegrini en el Calderón se saldo con una multa de 150€, aquí quedara impune como quedo sin sanción el cochinillo, la botella de JB, etc.


Nilo Campo
Socio nº 89.506 del Real Madrid

Undiano, Pellegrini y la preocupante baja forma


Hay ocasiones en las que odio tener razón y esta noche es una de ellas. Tres son las claves que han hecho perder al Real Madrid su partido en el Nou Camp: Undiano Mallenco, Pellegrini y la poca gasolina que tienen los futbolistas del Real Madrid. Llevo hablando toda la semana sobre ello y, la verdad, ni que fuese brujo.

En Undiano quiero emplear el menor tiempo posible (no quiero contagiarme de su mezquindad). Es un ser repulsivo, uno de esos asquerosos ladrones que sabe hacia dónde equivocarse para medrar en la vida, o lo que es lo mismo, un ser despreciable. Nilo analizará en profundidad el robo escandaloso en su sección "ojo de lince", así que simplemente diré: penalti clarísimo a Ronaldo, gol en fuera de juego de Ibrahimovic y un bochorno absoluto que el Barcelona terminase con once la primera parte. No me toparé nunca a este ente repugnante en Pamplona, porque reniega de su tierra (creo que vive en Bilbao), pero sé de qué piscina es socio el linier que ha concedido el gol ilegal del Barcelona y nado bastante bien. Más vale que no lo coja dentro del agua.

De Pellegrini y la forma física puedo hablar a la vez, porque entiendo que algo tendrá que ver el entrenador con el hecho de que los futbolistas del Real Madrid, con edades en torno a los 23 años, sólo tengan gasolina para 45 minutos estando prácticamente en diciembre. ¿Cómo entrena Pellegrini? ¿Sabe algo del preparador técnico? He leído por ahí que el equipo estará en forma en febrero... ¿Y qué pasa si para ese momento estamos fuera de la Champions y con una desventaja importante en liga? ¿De qué nos servirá? ¿No habría sido mejor dar un golpe de autoridad el día de hoy?

En la primera parte el Real Madrid ha vapuleado al Barcelona. Cada día me doy más cuenta de lo asquerosos que son en el Nou Camp: punteros láser (¿pondrán una sanción tan irrisoria como al Atlético por la agresión a Pellegrini o ni eso?), prepotencia absoluta (gritaban olé, olé tras dos pases en el minuto dos, quizás los únicos dos pases que han dado en toda la primera parte), falta de educación total, ignorancia supina (todavía no se han enterado de que Cataluña es la región noreste de España) y todo lo que queráis. Pero la gentuza, en esta vida, triunfa y para muestra, el injusto resultado de hoy (tengo que ir por causa de fuerza mayor a Barcelona martes y miércoles y creo que voy a pasar ambos días vomitando).

A lo que íbamos: tras el vapuleo de la primera mitad, en el que hemos llegado a tener encerrado al Barcelona en su área casi veinte minutos seguidos, con clarísimas ocasiones de gol (de no ser por la inactividad Ronaldo los hubiera destrozado) en la segunda parte muchos de nuestros futbolistas no podían ni con las pestañas. Aún así, el Barcelona ha generado solamente una clara ocasión de gol con un remate franco del desaparecido Messi (¿y a este le van a dar el balón de oro?), porque el gol, como ya hemos señalado, ha sido fuera de juego. Una ocasión contra todas las del Real Madrid. ¿A quién pretenden engañar estos culés, que si tienen títulos importantes es gracias a los Undianos Mallencos que hay por Europa y dejan de pitar cinco penaltis en Chelsea?

Bueno, vale ya de cabreo (aunque entenderéis que está más que justificado). Vamos al análisis, porque hay para rato.

No es normal que el Real Madrid esté al 50%. Puedo entender que esté en torno al 80%, para llegar al 100% en marzo, abril y mayo, que son los meses decisivos. Pero es incomprensible la terrible baja forma física que atravesamos. En la primera mitad la línea ofensiva del Real Madrid presionaba y de qué forma al Barcelona, de tal manera que los azulgrana apenas podían dar dos o tres pases seguidos sin perderla. No han chutado a puerta en toda la primera mitad y el baño de juego madridista ha sido de escándalo. En la segunda, ni Higuaín ni Kaká (formidables en la primera) podían presionar porque físicamente estaban muertos. Marcelo, que ha estado por debajo de su línea habitual cuando juega de interior, tampoco podía presionar por la misma razón.

Ante esa tesitura, la línea de medios debía retrasarse y, por lo mismo, la defensa dejaba de jugar adelantada, permitiendo al Barcelona practicar su fútbol, que no es otro que mantener el balón sin crear ocasiones a partir de que el árbitro les ha regalado el gol ilegal de turno.

Pellegrini está hundiendo al Real Madrid, lisa y llanamente. No sólo no tiene un esquema definido, sino que se está cargando a futbolistas que deberían marcar la diferencia, por no hablar de su nula capacidad para leer el partido. No había que forzar a Cristiano más allá de sesenta minutos, pero ¡El Barcelona estaba con diez! Además hemos visto al portugués físicamente perfecto. Yo no lo hubiera quitado (primer fallo).

Da entrada a Benzemá (segundo fallo). ¿Todavía tenéis alguna duda sobre lo mal que está el francés? Tiene mucho potencial, muchas cualidades y bla bla bla, estoy de acuerdo, pero lo que hoy necesitábamos era alguien hecho, no una promesa de futuro. El francés ha fallado dos claras ocasiones por estar más lento que Anelka en sus peores tiempos. Además ni se atrevía a encarar, ni entraba en el área con el balón controlado para forzar al defensa ni nada de nada. Los experimentos con gaseosa, está claro, pero Pellegrini los ha hecho hoy.

Marcelo roto y Kaká también, ¿por qué no refrescar el centro del campo? (tercer fallo). Granero estaba en el banquillo y perfectamente podía haber ayudado desde ahí a dominar el juego. Pero no, mejor metemos a Raúl para que juegue de lateral derecho (cuarto fallo).

Además, el tipo se empeña en jugar con doble pivote, de tal manera que Xabi Alonso, en lugar de jugar por delante de Lass, lo hace en paralelo con el francés (quinto fallo). Aún así, Alonso ha dado una lección de juego a los dos enanitos del Barcelona, que seguramente se pegarán llorando toda la noche recordándola. Por cierto, ¿os habéis fijado que Iniesta se ha vuelto un asqueroso más? No, si ya lo dice mi madre: "en esta vida se pega todo menos la hermosura". ¿Y este es el que de niño decía que era madridista? Hay que ver lo pronto que le han lavado el cerebro.

Otro concepto de Pellegrini: le gusta jugar con laterales ofensivos. ¿Cómo se ha producido el gol ilegal de Ibrahimovic? Con Ramos llegando tarde y Pepe cubriendo a la vez a Piqué y al sueco. (algo similar a la ocasión de Messi) ¿Cómo es posible que Ramos llegue con tanta claridad al ataque con España y no tenga fallos en defensa? Porque con la selección le hacen las coberturas y con el Real Madrid no (sexto fallo). Así que Ramos sube con miedo y, de esa manera, ni ataca ni defiende, perdiendo así a un importantísimo jugador.

Vamos a dejarlo porque me puedo tirar toda la noche dando la razón a José Martínez, que dijo lo siguiente: "echemos a Pellegrini cuanto antes, porque cuanto más tiempo perdamos, más nos costará recuperarnos". El problema es, ¿a quién contratamos ahora para el banquillo? Complicado, muy complicado.

Nilo me hablará de cifras para no echar a Pellegrini, pero éstas son muy engañosas. ¿No había batido el récord de victorias consecutivas en el Real Madrid Juande Ramos la pasada temporada? A pesar de ello, muchos dimos la voz de alarma por sus tácticas. ¿Qué pasó? Perdimos todo.

Los números avalan a Pellegrini en lo que a victorias y goles se refiere, pero el equipo sólo da de sí físicamente para medio partido, no tiene coherencia con sus propias ideas (laterales ofensivos sin cobertura alguna y Lass jugando de cualquier cosa excepto de Senna), desaprovecha el talento de futbolistas como Ramos y Alonso y, hasta la fecha, no hemos podido ganar a los rivales más importantes con que nos hemos topado (Sevilla, Milán y los ladrones del noreste de España).

Vamos, que entre el villarato y el pellegrinato, estamos apañados.

domingo, 29 de noviembre de 2009

La décima


Supongo que todos os habéis puesto cachondos al ver el título de este post ¿verdad? Siento aguaros la fiesta, pero la cosa no va de Champions, sino de baloncesto: décima victoria consecutiva del Real Madrid en liga, lo que nos sitúa como único equipo invicto de la competición(lo cual tampoco es desdeñable). En esta ocasión nuestra víctima ha sido el C.B. Granada, equipo al que hemos ganado sin necesidad de forzar demasiado la máquina, lo que ha permitido que Messina diera oportunidades a los menos habituales.

El partido no ha comenzado excesivamente bien. El ataque del Real Madrid no era nada fluido: Prigioni no se enteraba, Bullock caminaba en lugar de correr y Reyes notaba en exceso su inactividad. Sin embargo, el Granada no ha podido despegarse en el marcador, entre otras cosas por el buen hacer de Velickovic, que ha anotado seis de sus diez puntos en los primeros cinco minutos de partido, no como culminación de jugadas blancas, sino gracias a su puesta a punto en el rebote de ataque.

Otro punto a favor ha sido la segunda falta personal cometida en el minuto dos por el exmadridista Aguilar, pieza importante en el esquema de Triphon Boch (entrenador visitante).

Los granadinos hacían mucho daño al Real Madrid con sus penetraciones. Llegaban muy fácil hasta la cocina entrando desde la bombilla, recorriendo toda la zona con muy pocos problemas. Hasta cuatro veces se han colado de esa manera en los primeros cinco minutos, hecho que ha provocado que Messina hiciese cuatro cambios, dejando únicamente en cancha a Garbajosa, del quinteto titular.

Aquí el partido ha cambiado. Por lo visto, Prigioni sólo juega bien cuando yo no lo veo. Si Nilo me dice que en el importante partido de Euroliga de esta semana lo bordó, ¿quién soy yo para cuestionarle? Pero, como dije hace unos días, no puedo hablar de lo que no veo. Y lo que hoy sí he visto es el cambio de ritmo del equipo con la entrada de Hansen y Kaukenas. El balón circulaba a velocidad de vértigo, el Real Madrid hilvanaba todo tipo de jugadas, ya fuera en estático o en contraataque y la ventaja ha alcanzado los 13 puntos.

El Granada cimentaba su suerte en el magnífico Hendrix (21 puntos) lo que no era suficiente para parar la avalancha de juego blanca. No sólo había aumentado el juego de equipo gracias a los mencionados Hansen y Kaukenas, sino que hemos visto a un magnífico Lavrinovic (para mí el MVP del partido) que encestaba siempre que el Granada amenazaba con acercarse.

Pero he aquí que Messina ha vuelto a dar entrada al dichoso Prigioni, que hoy ha logrado la estratosférica cifra de ¡¡¡CERO PUNTOS!!! (y no es la primera vez). El juego del Real Madrid se ha vuelto a estancar y hemos llegado al descanso con la ventaja mermada a seis puntos y con el Granada todavía vivo.

Pero Messina es un técnico que sabe leer los partidos. Prigioni no ha vuelto a jugar más (a ver si veo un partido de Euroliga para ver todas sus bondades, porque, por lo visto, el Granada no es suficientemente importante para motivar a este señor). En un visto y no visto el Real Madrid ha sentenciado el partido, de forma que la ventaja nunca ha bajado de los diez puntos, quedando el último cuarto como un mero trámite.

He de decir que aunque siento muchísimo lo que ha sucedido con un gran madridista como Axel Hervelle, si hemos fichado a jugadores que lo hacen mejor, habrá que dar el visto bueno a Messina por aquello de que lo que importa es lo mejor para el Real Madrid. Aún así, lo siento mucho por un chaval que lo ha dado todo por nuestro equipo. Las formas de su adiós deberían haber sido más elegantes por parte del Real Madrid, es lo que pienso.

Pero, como digo, hay que reconocer la calidad de los hombres altos del equipo. Antes he comentado que para mí el MVP ha sido Lavrinovic. Este chico tiene algo que me encanta: es capaz de ir a buscar el rebote tras un tiro propio. Es algo que hacía mucho Charles Barkley: cuando uno lanza a canasta, su rival salta con él; evidentemente el lanzador cae antes al suelo y queda libre para intentar buscar posición de rebote. Si el balón es rechazado lejos del aro, hay un alto porcentaje de que pueda hacerse nuevamente con la bola. Sobre el rebote, también me gustan las ayudas de Hansen en ataque cuando hay tiro exterior. Recuerdo al "terrific trio" de los Golden State Warriors de Don Nelson, formado por tres bajitos: Mitch Richmond, Tim Hardaway y el gran Chris Mullin. Llegaron a eliminar a los poderosos San Antonio Spurs de David Robinson a base de tiro exterior, utilizando como base al pívot de su equipo (un tal Tom Tolbert) para sacar de la zona a Robinson y ganar rebotes con los bajitos. Es muy simple: si el tiro es a media distancia o desde dentro de la zona, el rechace es corto, pero si el lanzamiento es exterior, el rebote sale largo. Si los jugadores que juegan como base y escolta tienen esto claro y ayudan al rebote cuando hay lanzamientos desde fuera, se pueden lograr muchas ocasiones de segundos y terceros tiros, vitales si se quiere ganar un partido.

Lo siento, he vuelto a cebarme con Prigioni. Pero es que lo ha vuelto a hacer fatal. Vale que habrá bajado el listón por el duro partido de Euroliga, pero es que sigue sin convencerme como director de juego. Aunque si me meto con él, también debo hacerlo con Bullock, de quien soy un absoluto fan: hoy no ha hecho nada (cinco puntitos en momentos fáciles). Pero hoy ha sido el partido 300 de Bullock con el Real Madrid, así que no le daré mucha caña.

Otro que me ha gustado (al revés que Prigioni, siempre que lo veo juega bien) ha sido Sergio Llull, que ha aportado mucho dinamismo al ataque blanco, además de vaciarse en defensa.

En fin, que llevamos catorce de quince partidos ganados desde el inicio de temporada, con un 100% de victorias en lo que a competición liguera se refiere. Le dimos palos a Messina; justo es reconocer, ahora, que ha conseguido un equipo que funciona muy bien. Es curioso, todo lo contrario que su homónimo en fútbol, Pellegrini: alabanzas al principio para, en la actualidad, descubrir que el equipo no termina de funcionar. Veremos qué pasa esta tarde.

viernes, 27 de noviembre de 2009

El clásico será arbitrado por el navarro UNDIANO MALLENCO

El navarro Alberto Undiano Mallenco es el designado por la RFEF para dirigir el clásico, el próximo domingo. El colegiado navarro, designado para representar al arbitraje español en el próximo Mundial de Sudáfrica, corre un grave riesgo, si tiene una mala tarde, de perdérselo, aunque, pienso yo, si favorece al equipo local, Villar y sus "adláteres" tratarán de salvarle el culo delante de Blatter. Por el contrario, si el favorecido es el Madrid, puede darlo por perdido. Seguro que un par de asistentes no le pasan las pruebas físicas: antecedentes recientes hay.

Experiencia tiene, prueba de ello son los más de 130 partidos dirigidos durante las diez temporadas en primera división y que posee la escarapela FIFA desde el 1 de Enero del 2004. En competiciones de clubes ha dirigido partidos de la Liga de Campeones de la UEFA, Copa de la UEFA y Copa Intertoto de la UEFA. Como partidos internacionales más destacados:

• Fase Final del campeonato de Europa sub-19, donde dirigió la Semifinal Francia / Alemania.
• Fase Final del Campeonato de Europa Sub-21 2006, donde dirigió la Semifinal Francia / Holanda
• Copa del Mundo sub-20 en Canadá 2007, donde dirigió la Final Rep. Checa / Argentina
• El 2 de septiembre del 2007 arbitró el derbi moscovita entre el Spartak y el CSKA (1-1)
• Fue de los que tuvieron la “fortuna” de arbitrar en las Ligas de Qatar y Arabia Saudí
• Fue también el encargado de dirigir el partido de ida entre las selecciones de Costa Rica – Uruguay (0-1) correspondiente a la repesca para el Mundial de Sudáfrica. Su labor fue protestada por el seleccionador costarricense al que no le sentó bien la expulsión de un jugador local por doble amonestación.

Éste será su cuarto clásico en las diez temporadas que lleva en la máxima categoría. En los tres anteriores, dos en el Campo Nuevo y uno, el del 2-6, de tan infausto recuerdo para el madridismo, en el Bernabéu. El 1º lo arbitro en la temporada 2004-2005 con el resultado de 3-0 (penalti a favor de los culés, incluido). El 2º termino con tablas en el marcador y con un penalti y una expulsión contraria a los intereses culés. Oleguer cometió un claro penalti y vio la segunda amarilla, con lo que los locales se quedaron en inferioridad. Tres veces nos adelantamos en el marcador, y en tres Messi la nivelo, aunque la superioridad madridista no se vio reflejada en el marcador.

Espero que a la tercera vaya la vencida y que ganemos claramente. Mucho me temo que en caso de igualdad y con la experiencia de Medina Cantalejo, que le birlo el Mundial a Mejuto, por los favores en su labor a los catalanes, Undiano se extravíe y quiera consolidar su designación.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del R. Madrid

jueves, 26 de noviembre de 2009

Pensamientos en voz alta

Algunas veces, cuando el tiempo me lo permite y las musas me iluminan (pena que no encuentren el terreno abonado), me centro en analizar los avatares de nuestro Real Madrid.

Hoy, después de leer detenidamente la crónica, siempre acertada, de Edgar, pienso “no jugamos a nada" exceptuando unos minutos al comienzo hasta que logramos marcar. Luego nos encerramos en la cueva y a esperar que pasen los minutos, aburriendo al personal de tal manera que los bostezos surgen espontáneos y, solamente los instantes finales, nos devuelven a la realidad y terminamos con el corazón en un puño temiendo que, en una acción aislada, el rival pueda marcar y vuelen dos puntos. Pero, afortunadamente, los halos de la diosa fortuna nos están acompañando y estamos en lo más alto de la clasificación ¿Por cuánto tiempo?”.

Ahondando en el matiz de la preparación física, me lleva a sacar los datos de la actual temporada. Con ellos en la mano, y tras analizarlos detenidamente, estos nos dicen que es todo lo contrario. De los 27 goles que llevamos a favor, 16 fueron logrados en la 2ª parte y 9 de ellos en la zona Cesarini, en los últimos minutos. Un equipo mal físicamente no marca en los instantes finales.

Lo que si estoy de acuerdo en que nos sentimos más seguros con CR9 sobre el terreno de juego. Vamos, que se puede decir de que hay una ligera Cristiano dependencia. Antes de lesionarse los números eran espectaculares, aunque el juego tenía muchas lagunas. Se marcaron 16 goles a favor y 2 en contra en las cinco primeras jornadas disputadas. Durante la ausencia del portugués el equipo perdió un partido, empató otro y gano cuatro. Se marcaron once goles y encajamos seis.


Continuando con el tema de la preparación física, otro dato nos dice que ésta no es baja y que se va por el buen camino, teniendo en cuenta que hasta ahora se está cogiendo fondo para alcanzar la plenitud durante los meses de Marzo y Abril, incluso Mayo, que es cuando se juega lo realmente trascendental de la temporada. Los equipos, que durante estos meses alcancen su zenit, son los que al final estarán en la disputa de los títulos. Como decía, el dato que me hace pensar en que no estamos tan bajos, es el partido Real Madrid – Getafe, partido en el cual nos quedamos con un jugador menos en el minuto 27 de la 1ª parte y que los dos goles se marcaron en los minutos 53 y 55, tras llevar más de media hora con un hombre menos, y contener al rival perfectamente sin pasar apuros.

Como, bien es cierto, el equipo se nota cansado en las segundas partes, creo que la causa es de “acarreamiento” de balón, como vulgarmente se dice. En una palabra: tenemos muchos jugadores haciendo de carteros y, eso, al final se paga con cansancio, más mental que físico. Alguien que jugara al fútbol se dará cuenta de lo que trato de explicar. Tratas de llevar el balón hacia la portería rival y, una y otra vez, te ves rodeado de contrarios contra los que te estrellas sin quitar nada productivo y perdiendo el balón. Mucho más para el compañero que se cansa de esperar el pase y se queda con las ganas y con la carrera para, nuevamente, hacerte con la pelota.

Resumiendo este apartado, decir que el menor desgaste físico viene cuando el balón es el que circula libre de un lugar al otro. Cuando te desplazas sin balón que cuando lo haces con él en los pies. Y cuando lo recibes, que éste te llegue con la fuerza suficiente para que solamente tengas que darle la orientación y no frenar para arrancar de cero.

Si la preparación física no tiene la culpa, ¿en donde buscamos los males del juego? Lo fácil es volver las miradas al banquillo y centrar éstas en el máximo responsable de dirigir la plantilla: Pellegrini. Indudablemente él es el máximo responsable y el que tiene que decir cómo y quién tiene que jugar.

Bajo mi punto de vista, su máximo error es no darse cuenta de que Xabi Alonso, si tiene un perro de presa guardándole las espaldas -Mascherano en el Liverpool o Busquets en la selección- juega infinitamente mejor de cómo lo hace en nuestro equipo. ¿No tenemos un Mascherano o un Busquets en la plantilla? No, no tenemos uno, tenemos TRES: Lass, Gago y Diarra. Los dos primeros le ayudarían, incluso, en la construcción del juego. Espero que el ingeniero sepa rectificar antes de que el descontento del Bernabéu lo ponga de patitas en la calle.

Salvo este empecinamiento, quizás buscando la ayuda de Lass en el carril derecho, por lo demás pienso que está llevando bien la dirección del equipo, una vez moderado en su afán de rotar. Gestionó bien el tema Guti. Así mismo metió en cintura a Drenthe y Granero por su “desparrame” en Alcorcón, sin hacer ruido y sin que los jugadores se sintieran ofendidos. Baste decir que Drenthe fue uno de los mejores, por no decir el mejor, contra el Racing. El canterano ayer, en los pocos minutos de que dispuso, se le vio muy integrado en la causa y su pase a CR9 es digno de lo que se le supone.

Está llevando bien, yo diría más que bien, sin faltarle al respecto a lo que significa para el madridismo Raúl, el tema de su “perdida” de la titularidad. Sale siempre en su defensa y le premia con minutos, incluso alguna titularidad, su esfuerzo y entrega.

Hoy, un día de esos en los que pienso que las musas me acompañan, creo firmemente en que la continuidad de Pellegrini será buena para el Real Madrid. Tan torpe no es, su valía ya la demostró anteriormente, y con esos pequeñas correcciones, de “desvíos”, en la colocación de algunos jugadores en su posición natural (Xabi Alonso y Kaká), el desplazamiento del balón y evitar que un lateral centre y remate el otro, el Real Madrid alcanzara la excelencia en el juego, como dice el presidente FP.

Me gustaría que, sobre todo los que en esta lista jugasteis al fútbol, manifestarais vuestro parecer sobre mi “ladrillo” y enriquecierais con vuestros conocimientos, y amor al Real Madrid, este blog que con tanto esmero lleva y tiene al día Paulino.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del R. Madrid

Bilíderes


Bilíderes. Sí, eso es lo que somos a día de hoy, bilíderes, que nadie nos lo quite hasta el domingo. Líderes en Champions gracias al empate del Milán, líderes en la liga con unos números impresionantes... ¿No notáis como un regustillo amargo a viejas sensaciones? La temporada pasada llegó Juande Ramos, el Real Madrid batió su récord de victorias consecutivas y aunque el juego no gustaba, los números invitaban al optimismo. Hasta que llegaron Liverpool y Barcelona, nos barrieron con sendas goleadas y nos devolvieron a la cruda realidad.

Estoy muy preocupado por el partido del domingo. Veo a un equipo, el nuestro, que físicamente ofrece muchas dudas. Comenzamos los partidos bien, con presión de los delanteros a los defensas rivales, la defensa adelantada, generando ocasiones de gol... Así duramos una media hora. Después la gasolina empieza a escasear, la punta de ataque ya no presiona igual, los centrocampistas ya no están tan cómodos, los rivales empiezan a desbordar nuestra medular y la defensa, irremediablemente, se retrasa. Llegan los huecos, las imprecisiones y el rival, por malo que sea (y anoche los suizos recordaron al Rácing del último partido de liga) y con un único gol de ventaja en el marcador, llegan los nervios, los miedos y la sensación de que nos falta mucho para ser el gran equipo que todos esperamos.

Lo de ayer fue, lisa y llanamente, un ensayo del partido del Nou Camp, pero con una enorme diferencia: el rival. Se habla mucho del talento de los centrocampistas del Barcelona (que lo tienen) y de lo compenetrado que está ese equipo (que lo está) pero casi no se hace referencia al estado físico. Hay casos aislados de jugadores que tienen días peores que otros (eso le pasa a cualquier plantilla) pero, en líneas generales, presionan siempre que lo necesitan, independientemente de que el partido sea en el minuto 2 o en el 92. De hecho, en la primera división española sólo hay otro equipo que ofrezca dicha fiabilidad: el Sevilla. Desgraciadamente, en el apartado físico, nuestro Real Madrid está muy por debajo de lo exigible y eso, señores, es ya un problema de entrenamiento.

Cargamos contra Pellegrini por sus desaguisados tácticos, pero ¿no ve qué los jugadores no aguantan el ritmo los noventa minutos? Cada día estoy más convencido de que es lo que sucedió en el Vicente Calderón: partido controlado, goleado y, de pronto, los últimos veinte minutos todo dio un giro de 180º. Sí, vale, jugábamos con diez, pero el bajón fue demasiado espectacular. Y eso es muy preocupante.

Hemos oído a Butragueño estos días con exceso de optimismo: "si jugando tan mal somos líderes, cuando juguemos bien..." Malo. El optimismo desmedido en el Real Madrid no conduce a nada (digo en el Real Madrid porque da asco la potra que hay en Barcelona, bueno, en lugar de potra he querido decir Villarato y Platanato, que nadie se olvida de lo de Chelsea).

Decía que lo de ayer fue un ensayo. Lass y Marcelo parece que, desde el centro del campo, ayudarán a los laterales a evitar las peligrosas llegadas de los rápidos extremos barcelonistas, algo parecido a lo que planteó el Inter el martes. ¿Habrá pensado Pellegrini en cómo atacar? Porque como veamos un equipo que sale a defenderse, mal empezamos. Después está el asunto de las bandas. Sí, parece que Pellegrini ha pensado en la defensa, pero ¿y el ataque? ¿Es que sólo vamos a atacar con los delanteros, Kaká y Alonso? Vale, anoche Marcelo también se sumó al ataque, pero ¿tendrá esa libertad el domingo? ¿Y qué pasará en la derecha? Ayer Ramos comenzó absolutamente revolucionado, con ganas de demostrar qué se yo y eso no es bueno en el fútbol, nada bueno.

La parte buena es que la defensa del Barcelona genera dudas y nosotros contamos con gran pegada. Cristiano se ha recuperado y fue un gustazo verle ayer unos minutos, por lo menos es capaz de ofrecer algo distinto, no en vano es el jugador más desequilibrante del mundo en la actualidad. Pero arbitrará Undiano Mallenco, lo que implica un sinfín de faltas sin amonestación sobre él y sobre Kaká. Y eso es un problemón, porque así es más fácil defender.

No soy muy buena compañía estos días, lo admito, pero es que no lo veo. Es cierto que anoche el equipo pudo haber ganado por más, ya que creó buenas ocasiones, pero también es verdad que nuestro margen era mínimo (un gol) y que a todos se nos erizó el vello cuando, casi en el descuento, los suizos llegaron un par de veces e incluso dispusieron de un córner.

No me entendáis mal: espero y deseo que el Real Madrid gane de forma contundente el domingo, pero tengo grandes reservas sobre ese pronóstico. Hoy somos bilíderes y eso es bueno, pero ¿hasta cuando? La primera parte del desenlace, este domingo.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Manipulación de la prensa

En mi análisis a la labor de Ramírez Domínguez, en el partido Real Madrid – Racing de Santander, deje sin comentar nada de la anulación del gol de Benzema (hermoso remate de tacón del galo) a posta.

La regla 11, referente al fuera de juego. Temporada tras temporada la International Board –máximo organismo referente al reglamento arbitral- dicta alguna explicación a dicha regla. Una de las últimas recomendaciones fue “en caso de duda NO señalar fuera de juego y los brazos no cuentan a la hora de contabilizar la posición adelantada”. En este enlace podréis ver la explicación que ayuda a interpretar distintas situaciones.

Traté de conseguir una foto, en la que se vea a Benzema con el “brazo” adelantado a la posición del defensor, pero, torpe que es uno, no logré encontrarla. Era muy significativa y la misma me ayudó a ratificar mi convencimiento del error del asistente al señalar posición antirreglamentaria. No aplico, ni aplican, la normativa de que en caso de duda no señalar fuera de juego.

La inmensa mayoría de asistentes aplican su propia normativa, fruto de su experiencia, en caso de duda señalo posición antirreglamentaria. Su experiencia, por lo que se dirá en la prensa y durante cuánto tiempo, los desvió hacia lo más sencillo y que más barato les sale. Si levantan el banderín y anulan la jugada, lo máximo que se puede hablar es un día del error cometido. Si, por el contrario, dejan seguir la jugada y esta acaba en gol, el error cometido dura toda una semana, permaneciendo en el debe del asistente en su historial.


La jornada 11 nos dejó una serie de perlas en cuanto a arbitrajes que difícilmente se dará otra más ejemplarizante en lo que no se debe hacer. Partidos como el del Málaga – Zaragoza, Bilbao – Barça. Depor – At. Madrid, etc.… nos dejaron infinidad de perlas pero que manipuladas por la prensa deportiva puede parecer lo contrario a lo ocurrido.

Como digo, ejemplos tenemos muchos, pero voy a enumerar unos pocos. Everthón puede faltarle al respeto a la madre de Apoño cuantas veces quiera pero, éste, no puede llamarle negro. El escupitajo del jugador malagueño a Lafita, creo, merece un trato especial: ahí si debe intervenir el Comité de Disciplina y empapelarlo por una temporada. Bajo mi punto de vista es tan grave como lo de Pepe. Degrada a la persona.

Otro ejemplo de manipulación en la misma acción la pudimos ver en la entrada de Amoribieta sobre Messi. La prensa, incluso ex árbitros, se hacen eco de la plancha, estilo karate del bilbaíno sobre la cara del argentino, pero de la plancha de este último sobre el empeine y tobillo del primero, ni una sola reseña aunque es Messi el primero que busca causar daño al contrario. El jugador vasco se tomó venganza en el mismo instante con un acto reflejo de defensa/ataque.

Del partido del Bernabéu ya esta comentado. Los titulares de la mayoría de la prensa, incluso del presidente de la Comunidad Cántabra, Sr. Revilla, que parece que les robamos los tres puntos cuando la realidad es que, anteriormente, dos penaltis en el área cántabra y un gol anulado (si que era anulado porque el árbitro en principio lo dio) legal, bajo mi punto de vista, del minuto 76 en que al Racing le fue anulada una jugada en la que el canterano Canales finalizo con gol.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del Real Madrid

domingo, 22 de noviembre de 2009

Mi lupa sobre Ramírez Domínguez

Es enormemente complicado analizar la labor de un colegiado, cuando los superiores –entiéndase superiores por Sánchez Arminio y la propia RFEF, representada, en este caso, por los Comités de Competición y que actualmente se conoce como “el Villarato”- no imparten la justicia deportiva que se les supone. Los grandes errores favorables a los Innombrables o, bien, las labores perjudiciales al Real Madrid, son premiadas con la escarapela FIFA o bien grandes partidos o acontecimientos deportivos (finales de Copa, designación al Mundial o Eurocopa de turno). Dicho lo anterior, con comentar que después de diez temporadas en la élite, no dispone de escarapela FIFA, es sinónimo de irnos bien con el cordobés porque sus errores serán propios de su incapacidad y circunstancias propias de un arbitraje.

Indudablemente, Ramírez Domínguez no estuvo afortunado y que los errores fueron graves y decisivos en el resultado final, aunque sin esos errores la victoria se quedaría, igualmente en casa, aunque más abultada. Podemos decir que perjudico a los dos equipos, aunque un poquito más a los locales.

Sus errores más graves, por orden cronológico, fueron dos penaltis favorables al Real Madrid. El 1º en el minuto 32. Xabi Alonso saca rápidamente una falta en profundidad sobre el desmarque de Benzema, que inteligentemente supo leer la intención del tolosarra. El único rival que reacciona es Lacen que inicia un sprint en busca del balón pero encontrando en el camino al francés al que barre literalmente. La acción no deja lugar a dudas pero el colegiado estaba pendiente de la posible formación de la barrera y el asistente principal, Giráldez Carrasco, ni se enteró o no supo enterarse.

El segundo penalti es cometido por Morris en el minuto 54. Drenthe supo ver el pase de Toño para Morris y se adelante a la acción del defensor. Tras internarse dentro del área, consigue centrar, pero el defensor racinguista lo arroya y comete la clara infracción que también pasó desapercibida, no solamente para el trío arbitral, incluso para los medios de comunicación. Estos últimos, probablemente, buscando la polémica, como el diario Marca que destaca en su portada el gol anulado a Canales pero sin ninguna reseña a los penaltis.

El Racing de Santander, en la recta final, sufrió sobre sus carnes, la anulación de un gol legal a su joven promesa, Canales. El taconazo de Luís García para el canterano, además de la plasticidad, fue acompañado del error de Pepe en su intento fallido en el despeje y del perfecto remate de Canales, que había acompañado la jugada arrancando de posición reglamentaria. Giráldez Carrasco, quizás sabedor del error en el penalti de Benzema (siempre hay un amigo delante del televisor que pone en conocimiento del trío arbitral los posibles errores cometidos en los primeros 45 minutos) quiso compensar su fallo, lo que al final lo lleva a cometer dos.

Su labor disciplinaria fue desigual y muy permisiva con los visitantes. Hoy, después de ver con tranquilidad, y jugando con la ventaja de conocer los minutos en los que había fallado, no me explico cómo Morris, incluso Lacen, terminaron el partido. El primero, tras ser amonestado en el minuto 52, cometió 4 faltas consecutivas, alguna más próxima a la amonestación que la simple falta, y no vio la 2ª amarilla por la reiteración en las faltas.

Lacen, que en las fechas anteriores se quiso promocionar, sin venir a cuento, a costa de CR9, llegando incluso a la descortesía y falta de respeto hacia un compañero de profesión, recurrió a la “estaca” para detener el juego contrario en el centro del campo. Evitó varias contras con agarrones y entradas rozando la violencia. Incomprensiblemente hasta el minuto 92 no fue amonestado. Su entrada sobre Mahamadou Diarra era merecedora de amarilla y un poquito más.

Nilo Campo
Socio nº 89506 del R. Madrid

Líderes


Sigo descontento con Pellegrini. Ya me conocéis, no soy una persona que se esconda, así que repetiré una vez más que el técnico chileno era mi favorito para entrenar al Real Madrid esta temporada. Ahora bien, como humano que soy me equivoco y cada día estoy más convencido de que Pellegrini no va a ser capaz de dirigir de forma adecuada a este equipo.

Anoche se disputó el primer partido tras el fenómeno Alcorcón. Ya comenté en su día que Pellegrini debió haber sido cesado nada más concluir aquella fatídica eliminatoria. No fue así (sería demasiado que Florentino y compañía asumieran un error tan grave) a pesar del cabreo monumental del soberano público del Santiago Bernabéu. Sin embargo, el periplo que ha llevado a los jugadores con sus selecciones, ha dejado que pasase un tiempo prudencial para que se calmasen las aguas.

Volvía el fútbol a la catedral blanca. Había mucho miedo por lo que pudiera pasar. El Rácing no es un club precisamente temible (como demostró ayer) pero todos sabemos lo que sucede cuando los jugadores se han marchado de viaje con sus combinados nacionales: el siguiente partido con sus respectivos clubs suelen andar un tanto despistados. Además, la alineación inicial mostraba que, una vez más, Pellegrini no sabía resolver la situación en banda derecha. Arbeloa jugó en el lateral derecho con mucho criterio, pero no tenía a nadie por delante. La idea de Pellegrini posiblemente fuera que Granero ocupase esa demarcación, pero ya sabemos que el joven canterano no es un futbolista de banda y, lógicamente, tendía a marcharse hacia el centro.

Al hilo de esto, me gustaría comentar algo sobre Sergio Ramos, para ser justos. Le hemos dado muchísima caña (yo el primero) por su mal juego en el Real Madrid. Sin embargo, lo comparamos con sus actuaciones con la Roja y es como la noche y el día. Hay un hecho fundamental que posiblemente lo explique: con España, Ramos no tiene toda la banda derecha para él; a pesar de que Del Bosque tampoco juega con extremos, siempre hay alguien ocupando el espacio existente por delante del lateral. Eso en el Real Madrid no sucede y me temo que Pellegrini lleva demasiado tiempo sin resolver este asunto como para que ahora se le encienda una luz y lo repare. ¿Acaso lo solucionará colocando a Cristiano Ronaldo en banda derecha? Ojalá. Con Cristiano en la derecha y Marcelo por la izquierda, habría cierto equilibrio. Pero ya veremos, porque si algo no ha sido Pellegrini desde que se vistió de blanco es lógico.

Ya que menciono a Marcelo, ayer la banda izquierda del equipo funcionó. Marcelo y Drenthe ocupaban las posiciones de lateral y extremo. Como son futbolistas de características similares (aunque Marcelo es más técnico y Drenthe más explosivo) intercambiaron continuamente sus puestos. Eso da equilibrio. Si Marcelo se aventura al ataque y Drenthe se queda cubriendo su posición, no hay problema. Si además Drenthe mejora su juego, como ayer, mejor que mejor. Sin embargo, hubo varias situaciones en las que Arbeloa por la derecha y Drenthe y Marcelo por la izquierda, se encontraban en campo contrario a la vez. Ya hemos explicado muchas veces por qué esta situación no debe producirse jamás. Pero parece que a Pellegrini no le llega para explicarlo.

De todos modos, me quedaría más tranquilo si se fichase a un buen lateral izquierdo y Marcelo jugase como interior, aunque el reciente interés del Real Madrid por Perroti implica que el brasileño vuelva al lateral.

El Real Madrid llevó a cabo unos 25 minutos de buen juego (más o menos hasta el gol). El equipo tenía el mando del partido y llegaba a las postrimerías de la meta contraria con cierta facilidad. Bien es cierto que el Rácing ofrecía muy poca resistencia, lo que debería haber sido sinónimo de goleada fácil. Kaká se mostraba muy incisivo, nuestro ataque por banda izquierda era un peligro y Benzemá e Higuaín no paraban de moverse y buscar desmarques. Por fin llegó el gol de Higuaín, tras una rocambolesca acción iniciada, curiosamente, por banda derecha: Kaká centró al área, Toño efectuó un despeje lamentable, el balón llegó a la cabeza de Garay (bastante más espabildado que otros días) quien centró a Higuaín para que el argentino lograra el tanto de cabeza. Por cierto: Higuaín es el máximo goleador del equipo en liga con seis tantos. Supongo que todos aquellos que se llevaron las manos a la cabeza cuando lo fichó el Real Madrid, ahora guardarán silencio.

A partir de ahí el Real Madrid pareció conformarse y bajó la intensidad de su juego, provocando murmullos en el Santiago Bernabéu. Y cuando esto se produce, malo, muy malo. El Rácing no parecía ofrecer peligro, pero contar con un único gol de ventaja es jugar con fuego, porque en cualquier acción a balón parado o en una contra mal defendida, puede llegar el empate.

De hecho, al final de la primera parte, hubo un par de desajustes defensivos que bien pudieron habernos costado un gol, en especial un error garrafal de Pepe en defensa, impensable en un central de su calidad, que permitió un tiro limpio desde dentro del área (afortunadamente el chut fue un desastre).

La primera parte dejó varias cosas en limpio: Xabi Alonso es el mejor medio-centro del mundo (su trabajo fue sobresaliente, absolutamente impecable), Pellegrini sigue incapaz de utilizar una táctica que cubra todos los espacios (haberlo hecho sólo en tres partidos en lo que va de temporada es muy poco bagaje) y ningún árbitro nos pitará un penalti en liga. La acción de anoche sobre Benzemá fue tan clara que hasta Carlos Martínez de Canal Plus (quien todos sabemos que es culé) declaró, sin necesidad de ver la repetición, lo siguiente: "ha sido un penalti como una catedral". No lo digo yo, lo dijo un culé. Creo que no hace falta más explicación.

Eso sí, al final del partido hubo una rápida reacción por parte de Canal Plus liga, ya que utilizaron a otro culé (éste bastante más asqueroso que el comentarista citado) el ex-futbolista Ferrer, que en su resumen del partido sólo habló del gol anulado al Rácing (por lo visto ni vio el penalti ni vio la cantidad de veces que se perdonó la segunda amarilla a Morris, que atizó una y otra vez a Marcelo y a Drenthe sin compasión).

Hablando de ex-futbolistas asquerosos: Pedro Munitis. El infame y acabado ex-futbolista del Real Madrid volvió a dar rienda suelta a su odio, su rencor y su estupidez supina. El tipo es un ser despreciable y vengativo como pocos. Me avergüenza que en algua ocasión haya vestido la elástica madridista. De hecho, desde ayer Marcelo es mi héroe: ese túnel que le hizo en el centro del campo, dejándolo sentado, para terminar en una jugada de peligro, fue para enmarcar. ¿Qué hizo Munitis? Minutos después agredió al brasileño con un puñetazo en el estómago. La jugada se sancionó con amarilla, pero en mi dicccionario futbolero, la agresión siempre es roja, por mucho que el criminal de turno sepa camuflar la acción como si de un lance del juego se tratara. Así que espero que nadie me venga con la tontería de que ayer el árbitro favoreció al Real Madrid porque colocando aciertos y errores en una balanza en favor de uno y otro, el Rácing sale ganando por goleada.

La segunda parte fue un aburrimiento total, de ahí que me haya extendido con ese burro enano mental de Munitis. Creo que lo más vistoso de los segundos cuarenta y cinco minutos fue una clarísima ocasión de gol de Higuaín que desbarató de forma encomiable el meta Toño, sacando una mano increíble al chut por bajo peligrosísimo del delantero blanco. Por cierto, destacaré en esa jugada la magnífica acción de Drenthe recuperando el balón y dando el pase de la muerte al argentino. Es lo que pasa cuando se presiona de forma coherente: el rival comete fallos y el equipo los puede aprovechar.

No sólo he criticado a Sergio Ramos desde el inicio de liga. También me he metido mucho con Drenthe y Garay. Y si acabo de reconocer que no toda la culpa es de Ramos, también debo ser justo y confirmar que tanto Drenthe como Garay ayer lo hicieron bastante bien. Hablando de mis críticas, anoche alguien me insinuó que el baloncestista Prigioni ha mejorado mucho. Me lo dijeron porque también lo ataqué bastante. El problema es que no he tenido tiempo de ver muchos partidos de baloncesto, de tal manera que no puedo hablar de lo que no sé. Mi confidente en esta cuestión es Nilo y si el me dice que Prigioni ahora está muy bien, su palabra me basta para creerlo. Me interesa que el Real Madrid vaya bien (tanto en fútbol como en baloncesto) así que no tendría ningún problema si el que nos hiciese ganar la Copa de Europa fuera Diarrá. Le haría la ola, pero no sé por qué, me da que va a ser que no.

A falta de media hora entró Raúl por Benzemá y mi alegría fue doble: por un lado esperaba que el capitán hiciese reaccionar a un equipo que parecía de vacaciones y, por otro, ya me estaba hartando de la cantidad de incursiones del francés en fuera de juego. ¿Es que no hay nadie que le diga que no debe situarse por delante de la defensa en el momento en el que se produce un pase? No doy crédito. No sé qué hará Pellegrini en los entrenamientos, pero definitivamente no pone a nadie a trabajar con el francés esta situación. Comete tal cantidad de fueras de juego que el equipo pierde muchas situaciones de gol por su culpa. Eso se arregla entrenando, pero ¿cómo entrenará Pellegrini? Toda una incógnita.

En la segunda mitad vimos los problemas de ansiedad que el mal juego genera en este Real Madrid: Kaká volvió a ser el individualista que tanto criticamos en partidos anteriores, el equipo comenzó a desordenarse (lo que provocó algún que otro susto a la contra) y Xabi Alonso se quedó sólo y abandonado en el centro del campo. Era tal la distancia que el tolosarra debía cubrir que a Pellegrini no se le ocurrió otra cosa que sacar a Diarrá para ayudarle. Afortunadamente el Rácing no debe haberse enterado de lo malo y cobarde que es el de Mali (cobarde porque suele huir de donde está el balón) y en cuanto lo veían, trataban de entrar por otro sitio. Mejor para el Real Madrid y mejor para Alonso que pudo ahorrar esfuerzos y energías al cubrir una menor cantidad de metros cuadrados.

A pesar de que sólo practicamos un buen fútbol durante 25 minutos, de los desajustes en defensa, del problema en la banda derecha, de la soledad del gran Xabi Alonso en el centro del campo y de los murmullos del Bernabéu, resulta que dormimos líderes porque el Barcelona no pudo pasar del empate ante el debilucho Athletic de Bilbao. Eso implica que iremos al Nou Camp como primeros, lo que les traslada la presión, pues de caer derrotados, la ventaja que hoy es de un único punto podría transformarse en cuatro. Además Messi es duda por lesión y ya sabemos la psicosis general azulgrana cuando el argentino se lesiona (curiosamente en Argentina no tienen la misma visión sobre dicho futbolista). Pero no caigamos en el error de la ida ante el Milán y no pensemos que el partido está ganado antes de jugarlo. Además, antes está el Zurich y debemos obtener una victoria sí o sí para aspirar a ser primeros de grupo. Llevamos ya unos cuantos años clasificándonos como segundos para los octavos de final de la Champions y hemos caído siempre. Así que, cuidado con eso.

Sigo descontento con Pellegrini pero, de momento, los números le avalan: 28 puntos de 33 posibles en liga. Mientras el Real Madrid siga ganando, independientemente de cómo se consigan las victorias, su cabeza no rodará por los suelos. Pero será mejor que cuide, porque hasta la fecha, en cuanto un rival nos ha jugado con dos extremos pegados en banda liberados de tareas defensivas, lo hemos pasado muy pero que muy mal.

martes, 17 de noviembre de 2009

Brasil - Real Madrid ¿Dónde la diferencia?


El sábado, viendo el encuentro amistoso Brasil – Inglaterra, pensaba ¿Qué diferencia hay entre el juego brasileño y el de nuestro Real Madrid?, los sistemas son similares, e incluso me atrevería a decir que es superior nuestro once.

Por parte de Brasil jugaron:

Julio Cesar
Maicón, Lucio, Thiago Silva, Michel Bastos
Gilberto Silva, Felipe Melo
Elano, Kaká, Nilmar
Luís Fabiano

Ahora comparemos puesto por puesto y jugador por jugador.

PORTERÍA: Julio César – Casillas…….. Aunque el portero interista es muy bueno pienso que no hay color a favor del Santo.

LATERAL DERECHO: Maicón – Sergio Ramos... Si el andaluz está en plenitud de forma me quedo con él, claramente, por potencia y juventud. Teniendo en cuenta que Arbeloa juega en esa posición y que defensivamente es superior a los anteriormente nombrados, en este lateral somos superiores.

LATERAL IZQUIERDO: Michel Bastos – Marcelo…….. dos típicos laterales de la escuela brasileira. Y los dos están jugando de interior izquierdo en sus respectivos equipos, el Olympique de Lyon y Real Madrid, últimamente el madridista. Podemos decir que aquí están ambos muy igualados. Quizás un poco mejor defensivamente Marcelo pero, Bastos es un buen lanzador de faltas. Lleva varios goles así.

DEFENSAS CENTRALES: Lucio – Pepe, creo que Pepe es superior a Lucio y tiene menor edad. Entre Thiago Silva y Albiol la cosa se presenta más igualada, aunque también opto por el valenciano.

MEDIOS CENTROS: Gilberto Silva y Felipe Melo defensivamente son de lo mejor en el concierto mundial, especialmente el segundo. Cubren la subida de los dos laterales a velocidad de vértigo, como se demostró el sábado ante uno de los pocos equipos que juega con dos extremos puros, como son Wright Phillips y Milner (sustituido por Ashley Young, jugador que intentó fichar el Madrid en enero) evitando que cogieran la espalda a la defensa carioca.

Ante ellos Lass no desmerece absolutamente nada, es más, incluso es mejor jugador. Xabi Alonso, defensivamente es inferior, pero el tolosarra es un grandísimo organizador si tiene un perro de presa por detrás, como quedo demostrado ante Argentina defendiendo los colores nacionales, en donde Busquets hizo de doberman. Esa misión tendría que hacerla perfectamente Lass pero Pellegrini se empeña en hacer jugar por delante al francés, perdiendo poder organizativo Xabi Alonso, por estar demasiado implicado en la labor de cubrir las subidas de ambos laterales.

MEDIOS OFENSIVOS: Elano – Kaká – Nilmar contra Higuaín – Kaká – CR9. Descartado Kaká, obviamente, pasemos al análisis de la banda derecha. Elano ocupa la demarcación de exterior derecho, en la selección carioca, sin ser un exterior puro, es media punta. Higuaín puede encargarse perfectamente de esta labor, ya lo hizo muchas veces, y no hace falta recordar con que resultados. Si además tenemos en cuenta que tiene 7 años menos, huelga decir que el argentino mil veces mejor.

Por la parte izquierda comparar a Nilmar con CR9 es de una idiotez máxima.

DELANTERO CENTRO: Luís Fabiano – Benzema, hoy es superior el jugador sevillano aunque, por potencial y juventud, el madridista, estoy convencido, pronto implantará sus reales.

CONCLUSIÓN: La única diferencia que resulta, en el momento actual, es el convencimiento de lo que se está haciendo es el camino a seguir y que los jugadores se impliquen en jugar como un equipo, un bloque sólido, en el cual todos remen en la misma dirección. Cuando el ingeniero cese en su empeño de cambiarlo todo, de un partido para el otro, y de el descanso preciso y las rotaciones sean comedidas, la excelencia del juego vendrá por sí sola.

Si en el banquillo tenemos a los Arbeloa, Metzelder, Garay, Gago, Granero, Raúl, Van der Vaart, Van Nistelrooy, Drenthe, M. Diarra (aunque muchos no lo consideren jugador de fútbol) e incluso a Guti (si en algún momento le da por comportarse como un profesional) solamente queda decir: GRACIAS “Tito Floren” por cumplir lo que prometiste.

Nilo Campo
Socio nº 89.506 del R. Madrid

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Desprestigiando la Copa y el Escudo


No tengo palabras para describir lo mal que me siento como madridista. Ya no me importa el cachondeo popular (esto es Pamplona y ya sabéis). He llegado a un punto tal de desazón porque mi equipo no arranca nunca, que ningún daño puede hacerme ya lo que profiera algún que otro maleducado de por aquí. El dolor que me produce ver a mi equipo haciendo el ridículo por segundo año consecutivo en Copa del Rey y el hecho de que la última la ganáramos con goles de Butragueño y Lasa (anda que no hace años) me tiene no enfadado, sino desconsolado.

Hay que ir por partes, ya que entiendo que son varios los culpables de semejante despropósito. Comenzaremos por el partido, seguiremos por la confección de la plantilla y terminaremos con la actitud de algunos jugadores, si os parece bien.

Ochenta mil almas llenaron anoche el Santiago Bernabéu. El espectáculo era el mismo que si se jugase la Copa de Europa, entre otras cosas porque al buen aficionado madridista no le da igual la Copa del Rey (con tantos años sin ganarla empiezo a pensar que al Real Madrid sí). Ante semejante escenario, hay que ir con todo. Me refiero a que Pellegrini debería haber sacado su mejor once disponible, algo similar al equipo que jugó en el Vicente Calderón. Sin embargo no fue así.

Todos conocéis mi animadversión hacia Diarrá. ¿Por qué? Por un lado es muy malo, pero también Villarroya era un auténtico zoquete y eso no era óbice para que se vaciara en todos los partidos, lo que le valió incluso para llegar a ser internacional (misterios sin resolver). En su línea, se apartó del juego, es decir, que jugamos los primeros 45 minutos con diez. Así, el único director de juego era Gago. El argentino siempre tendrá en mí a un defensor, pero todo tiene un momento: el Bernabéu no está bien con el centrocampista, él tampoco tiene ritmo de juego porque últimamente ha jugado muy poco (por lo que se dedicó sólo a destruir) y, al igual que le sucedió tantas veces la temporada pasada, se encontró sin apoyos. Así pues, descalabro total.

No contento con un doble pivote formado por Gago y Diarrá, Pellegrini jugó sin bandas, con un media-punta y con tres delanteros, tácticamente algo así: 4-2-1-3. Es un esquema que no entiendo, sobre todo porque tres días antes habíamos jugado con un 4-4-2 con diamante en el centro. No es lógico variar tácticamente el equipo a todas horas. Así los futbolistas jamás podrán jugar de memoria. Vemos a equipos como Sevilla y Barcelona que tienen un esquema definido de juego, de forma que cuando se lesiona un lateral, es suplido por otro lateral; si es un media-punta, entra otro media-punta; si es un centrocampista de creación entra otro centrocampista de creación... Eso no puede suceder en el Real Madrid, que posee una plantilla llena de cracks pero altamente descompensada, es decir: made in Florentino Pérez.

Johan Cruyff es un tipo al que no le tengo ninguna simpatía, pero fue un gran profesional y un magnífico exponente de la escuela holandesa. Van Gaal tampoco es santo de mi devoción ni me gusta su fútbol, pero es otro miembro destacado de dicha escuela. ¿Qué es lo que me gusta de ellos? Van Gaal tenía en el Ajax la siguiente estructura: el esquema que realiza el primer equipo lo deben utilizar todas las categorías inferiores. De esa manera, si había que recurrir al filial porque se lesionaba un extremo (le gustaba jugar con ellos) había un chaval que llevaba toda su vida jugando en dicha posición. Después lo haría mejor o peor, pero estaría jugando en su puesto.

Y yo me pregunto: ¿cual es el esquema del Real Madrid? ¿Cual es su identidad futbolística? No la tenemos. Entiendo que las pruebas se hacen en pretemporada, pero una vez se disputa el trofeo Santiago Bernabéu, el equipo ya debe saber cómo va a jugar durante todo el año. Se pueden cambiar futbolistas, efectuar rotaciones en el once inicial, sustituir lesionados o sancionados, pero modificar cada día el esquema de juego es extremadamente peligroso, porque impide al Real Madrid crecer como equipo. Y esto es, en mi humilde opinión, uno de los dos grandes males del equipo. El otro es la confección de la plantilla.

Zidanes y Pavones... ¿Cuántas veces oímos eso en la primera etapa de Florentino Pérez? Cogió a un equipo campeón, lo que es muy fácil, pero después se fue cargando todo lo que le oliera a Lorenzo Sanz. Ahora no ha cogido a un equipo campeón y claro, ya no es tan fácil obtener títulos. Florentino le debe a Sanz los títulos logrados en su primer mandato, así de claro. Y el Real Madrid le debe a Florentino que, a día de hoy, debamos rezar para que futbolistas como Cristiano Ronaldo, Kaká y Pepe no se lesionen nunca, porque proyecto deportivo no hay.

Hagamos un rápido resumen: Guti, Granero, Kaká y Van der Vaart son medias-punta, mientras que Raúl, Benzemá e Higuaín no son delanteros centro puros. ¿No hay exceso de equipaje? Un único delantero centro, completamente averiado por las lesiones (Van Nistelrooy) así que, si lo permitís, volveré a quejarme por ver a Negredo en el Sevilla, ya que su puesto no está cubierto.

Pero vayamos a las bandas: Cristiano, Marcelo y Drenthe. Aquí pecamos por defecto: Drenthe no sirve (eso pienso de él) así que, como se lesionen CR (caso actual, por cierto) o Marcelo, vamos buenos. Colocar a Lass para que recorra toda la banda derecha es un apaño que está funcionando bien, pero que sea el futbolista francés la única opción de ataque, como sucedió anoche en los primeros 45 minutos (sólo llegábamos al área rival con pases de Lass desde su banda) no es de recibo para todo un Real Madrid. Robben no era santo de mi devoción, entre otras cosas porque no es un centrocampista de banda, sino un falso delantero que entra desde la banda. Sin embargo, qué bien le vendría al Real Madrid un especialista de esas características para desatascar ciertos partidos. No me gustaba como titular, pero siempre dije que, bien utilizado, Robben era un arma importante. ¿Qué revulsivos tenemos ahora para romper un partido por velocidad y regate saliendo desde el banquillo? Descorazonador.

De centrales andamos sobrados, pero ¿laterales? Ahora mismo, para mí, sólo hay un lateral válido en toda la plantilla, que es Álvaro Arbeloa (por mucho que insistan Ramos es central, lo que ha quedado ampliamente demostrado dada su mala puesta en escena en banda) y, para rematar la broma, juega por la izquierda en lugar de en su sitio natural: la derecha.

Sitio natural... Acabo de pronunciar dos palabras malditas en los últimos años para el Real Madrid. Sí, en tiempos de Camacho, Juanito y la Quinta del Buitre, si hubiera que haberle metido veinte al Alcorcón se habría logrado. Se habla del espíritu del gran Juanito, de la fortaleza mental de aquellos jugadores, de cómo tenían absolutamente intimidado al rival antes del partido, ¿qué digo intimidado? muerto de miedo. Pero no se recuerda que, además de eso, cada futbolista jugaba en su posición natural. ¿Es que anoche los nuestros no corrieron? Salvo Diarrá, que estuvo de paseo (y hacerlo ya en un partido como el de ayer debería suponer un despido inmediato) los demás se vaciaron. Tuvieron que acabar absolutamente derrengados. Pepe estaba en todos los sitios (partidazo del central), Kaká lo intentaba una y otra vez, Raúl e Higuaín no paraban de desmarcarse, Gago corría como un loco para intentar recuperar cualquier balón, Lass lo hizo todo bien excepto centrar de rosca (es que si ya le saliera eso, sería balón de oro cuatro años consecutivos como mínimo) pero todo eran individualidades, ¡TODO! y eso, señores, no es fútbol.

¿Quién practicó fútbol anoche en el Santiago Bernabéu? El Alcorcón. Intentó jugar al fútbol, no se encerró atrás metiendo, como vulgarmente se dice, el autobús en su portería, trató de sorprendernos a la contra y no se pegaron el partido dando patadas a diestro y siniestro (y dada la inestimable colaboración arbitral de Villar y compañía, que ya se han apresurado a colocar al infame Undiano Mallenco para el próximo Barcelona - Real Madrid podrían haberlo hecho). Un Segunda B jugando al fútbol en el Bernabéu ante un Real Madrid sin identidad... Es muy grave.

En la segunda parte Pellegrini trató de arreglar el desaguisado de la primera quitando a Diarrá por Van der Vaart. El holandés dio algo de cohesión al juego, al menos el equipo comenzó a trenzar jugadas. Incluso se lograron claras ocasiones de gol (dos palos y varios tiros que se fueron desviados por muy poco) además del poderoso chut por bajo del propio Van der Vaart, que significó el único gol del encuentro, es decir, que a pesar de lo mal que se hizo todo, con un pelín más de puntería se habría podido superar la eliminatoria. ¿Qué significa eso? Que el rival era un segunda B. Pero ¿qué habría pasado si con una alineación como la de anoche nos coge, por ejemplo, el Chelsea? Lo mismo que el año pasado con una disposición táctica lamentable frente a Liverpool y Barcelona: goleada y de las gordas. Luego tuvo la ocurrencia de quitar a Lass y prácticamente firmó su sentencia de muerte. Entró Marcelo (que debería haber sido titular) y Arbeloa pasó a la derecha, pero no se consiguió lo que supongo intentaba el técnico: abrir el juego por bandas. ¿Por qué no intentó eso desde el principio? ¿Es que está mal visto utilizar bandas en el Real Madrid? Inexplicable.

¿Echamos a Pellegrini? Desde luego, no se merece seguir por lo ya expuesto. Pero deberíamos echar también a Florentino y su cúpula, además de una serie de futbolistas, para que llegase a la directiva alguien que supiera un poquito de fútbol y, en el mercado de invierno, se dejase de galácticos y contratase refuerzos en banda, como mínimo, además de contratar a algún entrenador que utilice un esquema de juego continuado y no uno cada partido.

Como digo siempre, no es más que la opinión de un humilde vikingo pamplonés, desolado porque, una vez más, se va a pasar todo el año sufriendo por su Real Madrid.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Los errores nos hicieron sufrir


El Real Madrid ya sabe a qué juega. Aunque defendí la contratación de Pellegrini al principio de temporada, he de reconocer que estaba comenzando a albergar dudas sobre la capacidad del técnico para dirigir al Real Madrid: excesivas rotaciones, diferentes esquemas, tácticas cambiantes, Cristiano-dependencia... Sin embargo el equipo lleva dos partidos consecutivos jugando de la misma manera, con criterio, equilibrio, pegada y no sólo eso: Pellegrini demostró anoche en el Vicente Calderón que sabe leer los partidos, ya que supo reaccionar en las distintas fases del encuentro. Mister, ayer estuvo usted de sobresaliente y es justo reconocerlo.

He hecho referencia en varias ocasiones a la primera parte que el Real Madrid jugó en Zurich, con especial hincapié en el adelantamiento de la línea defensiva y el achique de espacios al juntarse lo máximo posible con la media. Ayer el Real Madrid jugó así durante una gran parte del encuentro, lo que posibilitó que, a falta de 25 minutos para la conclusión del envite, el resultado fuera de un contundente 0-3.

Al adelantamiento de los defensas hay que sumar el enorme despliegue efectuado en la presión. En cuanto el Atlético tenía el balón, los diez jugadores de campo madridistas presionaban. Lass volvió a jugar como interior derecho, lo que le daba mucha libertad para ayudar a Higuaín y Benzemá en la presión a los rivales que tratan de sacar el balón jugado. Así llegó el primer gol a los cinco minutos de partido: superioridad numérica ante quien trata de sacar el balón en un dos contra uno de Ramos y Lass; robo del francés, pase a Kaká y golazo de éste de formidable cañonazo desde fuera del área.

El Real Madrid continuó en la misma línea tras el gol. Marcelo sigue demostrando que es un interior izquierdo de lujo (quien lo calificó en su día de broma padece de ceguera futbolística total) demostrando que en el Real Madrid de los últimos años había futbolistas de mucha clase, sólo que no podían rendir al estar colocados en zonas donde no podían explotar su talento. Lo mismo podría decirse de Higuaín, tan criticado y denostado por quienes presumen de saber de fútbol. ¿Qué habría pasado si estos necios hubieran mandado algo en el Real Madrid? Que ahora no dispondríamos de dos futbolistas de 21 años y amplia experiencia como ellos dos.

Volvemos a la paciencia. No se puede hacer un equipo en dos meses. Tampoco se puede juzgar la labor de un técnico en tan corto lapso de tiempo. Todo requiere un curso de acontecimientos y, aunque dolidos por la ida contra Milán y Alcorcón (con todo el derecho, por cierto) hemos atacado duramente a los nuestros, parece que las cosas comienzan a salir bien.

En el segundo gol nos hemos tenido que quitar el sombrero ante Marcelo. Lo comenté hace unos días: el sobrevaloradísimo Luis Figo se cambiaba de banda cuando era incapaz de marcharse del lateral que le había tocado en suerte (siempre mirando por sí mismo y no por el equipo), pero Marcelo lo hace con mucha inteligencia. Si al brasileño se le concede libertad de acción en ataque, demuestra ser inteligentísimo al buscar, de vez en cuando, desmarques a banda cambiada. En ocasiones los rivales defienden en zona, nadie lo sigue, se crea la ya comentada superioridad numérica, el atacante queda solo y, si encima define con la calidad del señor Marcelo, que lo mismo chuta con una pierna que con otra (capacidad ésta de extraordinario valor) llegan los goles. Tremendo trallazo desde dentro del área por la primera escuadra con el que el partido parecía quedar sentenciado.

Uno de los aspectos destacables del equipo ha sido la movilidad. De Higuaín ya sabemos que no para, pero Benzemá nos tenía un poquito de los nervios por permanecer demasiado estático en los partidos. Anoche no fue así. El delantero galo se dejó caer a ambas bandas, se desmarcó una y otra vez, presionó, chutó a puerta... Su línea ascendente está bien, desde luego, pero debe corregir inmediatamente dos errores muy graves: la facilidad con la que incurre en fuera de juego y su escasa puntería a la hora de intentar batir al meta rival.

Otro que se mostró muy participativo fue Kaká. El hecho de que Xabi Alonso se esté erigiendo por fin en amo y señor del centro del campo (dudar de su calidad a estas alturas es tan irrisorio como desinformativo) permite al media-punta brasileño incorporarse más al ataque como a él le gusta, en oleadas. No llega a ser un tercer delantero (su posición es un pelín más retrasada) pero casi. Cada vez tiene más confianza y ya vuelve a levantar la cabeza, algo que en los últimos partidos no había hecho pecando de exceso de individualismo.

Pero no todo es de color de rosa en este equipo. De hecho seguimos teniendo graves desajustes defensivos que bien podrían habernos costado los tres puntos. Y casi siempre vienen por el mismo lado: la banda defendida por Ramos. Así como el sevillano había funcionado bastante bien el martes en Milán, ha vuelto a las andadas: pierde el sitio muy fácil, se crean huecos, oportunidades y ¡Hala!, a encomendarnos a San Casillas, que desbarató lo que podría haber sido el 1-2 a pies de Simao, que se plantó solo dentro del área madridista. Hubo un par de ocasiones más en las que el Atlético podía haber marcado, pero la suerte nos sonrió. De todas maneras, con el nivel de juego que este equipo es capaz de desplegar, encomendarse a la suerte es de locos. Hay que corregir estos errores defensivos, pues nos pueden costar la temporada.

En la segunda mitad el guión seguía siendo el mismo: líneas adelantadas, presión constante, posesión del esférico, contínuos robos a los atléticos cuando trataban de sacar el balón jugado... Perdimos muchas oportunidades de haber resuelto el partido antes del gol de Higuaín (nos hizo mucho daño lo ya comentado de Benzemá en cuestión de fueras de juego y puntería). El caso es que a los 20 minutos, don Gonzalo Higuaín robó un balón a Perea, echó a correr como un gamo, se plantó ante Asenjo y definió perfectamente por bajo. Un crack.

Tras el gol, en dos minutos el partido se volvió loco: entra Raúl por Higuaín, expulsan a Ramos, agreden desde la grada a Pellegrini... Vayamos por partes. El árbitro del partido era Clos Gómez, ¿lo recordáis? Fue el infame personajillo que el año pasado arbitró este mismo partido, anulando tres goles legales al Real Madrid, expulsando injustamente a Van Nistelrooy y perdonando un par de clarísimas rojas a los rojiblancos. Villar no se cansa de demostrar que su Villarato sigue vigente y no contento con mantener la roja a Albiol (todo un bochorno) lleva a cabo la provocación de volver a desginar a este mequetrefe para el derbi. El partido se resolvía demasiado fácil para el Real Madrid y algo había que hacer. He visto repetida un montón de veces la falta de Ramos: va a por el balón, llega tarde y derriba al Kun, pero Garay llegaba a la ayuda. Si a Garay le hubiera dado tiempo a parar a Agüero o no, habría que haberlo visto, pero implica que no estaba solo, suficiente como para no señalar expulsión.

Aquí Pellegrini ha reaccionado perfecto: Arbeloa, que estaba completando un nuevo partidazo como lateral izquierdo, a la derecha, Marcelo retrasado al lateral izquierdo y Gago entrando en el campo por Benzemá para que el equipo no tuviera inferioridad numérica en la medular por el cambio táctico de Marcelo. La consigna era mantener las líneas adelantadas a pesar de contar con un hombre menos y el movimiento le salió tan bien a Pellegrini, que el Real Madrid continuó dominando, como si nada hubiera pasado.

Sin embargo, a los diez minutos de la expulsión, llegó el lío. Una vez más los despistes defensivos que no se pueden consentir en un equipo de esta envergadura, colocaron en poco más de un minuto un peligroso 2-3 en el luminoso. Creo que no hace falta repetir que Marcelo es un interior de categoría pero un lateral con deficiencias en la defensa. El primero del Atlético ha llegado porque ha dejado que le ganaran la espalda por su banda. El segundo ha venido propiciado por una pérdida de balón de Lass, propiciando un rápido contraataque en el que el Kun ha roto la cintura de forma inmisericorde a Pepe, quien creo que podía haber hecho algo más.

Dos goles y la cercanía del minuto 45 han provocado que el Real Madrid se echara hacia atrás. Pellegrini ha vuelto a reaccionar cambiando a un agotado Kaká por Van der Vaart. La idea era volver a tener la posesión del balón, que es la mejor manera de defender. Y hay que reconocer que el holandés se ha vaciado, ayudando mucho a Arbeloa a defender la banda derecha. También ha sido importante la labor de Raúl en estos últimos minutos: cada vez que le llegaba el balón sabía aguantar la posesión e incluso se iba hacia adelante, sacando los colores en una ocasión a los dos centrales atléticos, demostrando la gran clase que atesora.

En el descuento Agüero nos ha cortado la respiración en un mano a mano con Casillas, fruto de otro error defensivo garrafal. Pero entre que ha chutado al muñeco y que Iker es mucho Iker, afortunadamente el empate no ha llegado al marcador.

Tres puntos, 25 de 30 posibles y segundos a un punto del Barcelona porque uno de los lacayos de Villar decidió anular un golazo de Raúl en Gijón. Todavía no hemos ganado nada y hay que corregir una serie de importantes errores, pero creo que estamos en el buen camino. Ahora a resarcirse en la Copa de lo de Alcorcón.

Atlético de Madrid -2- Real Madrid -3-

viernes, 6 de noviembre de 2009

Provocación del "Villarato": CLOS GÓMEZ

Los anti madridistas ponen el grito en el cielo, cuando se habla del "Villarato" y de los árbitros. Los hechos, jornada tras jornada, nos están dando la razón. Baste fijarse en los arbitrajes sufridos las dos últimas jornadas, para ver claramente que molestamos al estar tan cerca de los innombrables.

No conformes con los arbitrajes, los comités, una vez más en un gesto de estómagos agradecidos, evitan que se haga justicia deportiva y sancionan al jugador Albiol por una acción a todas luces injusta y vulnerando la reglamentación futbolística existente. El agravio comparativo, con otros compañeros de profesión, es a todas luces bochornoso. Esta misma jornada al jugador del Osasuna, Aranda, le fue retirada la tarjeta amarilla por simular un penalti en una acción con el jugador barcelonista, Pique. Con el jugador osasunista no les cayeron prendas en reconocer el error del árbitro que, además de perdonarle un claro penalti al Barcelona, había amonestado al delantero local.

No se detuvieron en “perdonar” a Aranda, tres jugadores de 2ª división también fueron atendidas sus reclamaciones. Para Albiol no existe la justicia deportiva por el simple hecho de pertenecer al Real Madrid.

No conformes con todo lo anterior, el "Villarato" ahora busca PROVOCAR. Porque de una provocación se trata la designación del aragonés CLOS GÓMEZ para dirigir el duelo de rivalidad entre el At.ético De Madrid y el Real Madrid. Es el mismo que el 18 de octubre del año pasado, en el mismo escenario, nos escamoteó TRES goles legales, perdonó la expulsión de Maniche pero no tuvo reparos en mostrarle la roja directa a Van Nistelrooy por una acción que como mucho era amarilla.

Los favores se pagan y Villar y sus secuaces no tardaron en hacerlo: el día 1 de enero del presente año a Clos Gómez le fue concedida la escarapela FIFA. Dos encuentros internacionales lleva.

Centrándonos en la liga nacional, decir que debuto en primera división en la temporada 2006/2007, en el encuentro Español – Nastic (0-1). Lleva 58 partidos dirigidos, seis la presente temporada.

Al Real Madrid le arbitro 6 partidos (3 y 3) con un balance de tres victorias y tres derrotas. La única victoria como visitante fue la temporada anterior en el encuentro mencionado. Dos penaltis le señalo a favor y dos en contra.

Como resumen mencionar que, una vez más, tendremos que jugar contra 14, porque, como se aprecia en la anterior fotografía, todo lo que le huele a blanco le hace perder los papeles. Aunque uno desee que Dios lo ilumine y que no nos de nada, pero que no nos quite lo que sea nuestro.

Nilo Campo
Socio nº 89506 del Real Madrid

martes, 3 de noviembre de 2009

Así hay que jugar al fútbol


Cuando todavía tenemos en la retina el descalabro de Copa, el triste empate en Gijón y el partido de ida frente al Milán, uno se pregunta: ¿por qué el Real Madrid no jugaría aquellos tres partidos como hoy?

San Siro es un estadio maldito para nosotros. Hasta hoy, el Real Madrid lo había visitado cinco veces en partido oficial y habíamos perdido siempre, logrando marcar únicamente un gol (el 1-5 conseguido liderados por un gran Guti fue el partido del centenario milanista).

Esta noche, vista la primera parte, todos creíamos que la historia iba a cambiar su curso. Bueno, realmente lo ha cambiado (es la primera vez que no perdemos aquí) pero nos hemos quedado con un mal sabor de boca porque, realmente, el equipo ha merecido ganar de forma contundente.

Los primeros cuarenta y cinco minutos han sido excepcionales. El Real Madrid ha comenzado como si estuviera en el Bernabéu en lugar de ser visitante: líneas adelantadas, presión de todos los jugadores de campo, apoyo al jugador que llevaba el balón, utilización de las bandas, línea defensiva muy concentrada y un gran Xabi Alonso. ¿Por qué destaco al tolosarra? Muy sencillo: tras leer una serie de incongruencias por ahí, me doy cuenta de que hay una serie de tareas en el fútbol, muy importantes, que no se valoran. Muchos únicamente se fijan en el regate final, el pase de gol y el gol, pero para llegar a esas situaciones, hay que trabajar mucho y esta noche, el trabajo de Alonso ha sido ímprobo.

Conviene ahora explicar un poquito de táctica, para que nadie se pierda con desinformaciones (las cuales, por cierto, no llegan sólo por parte de la prensa). Lass no ha jugado de pivote, sino que lo ha hecho como interior derecho. Todos sabemos lo que le ocurre a Ramos cuando juega de lateral y no tiene a nadie por delante en su banda: se lanza al ataque sin orden ni concierto. Hoy estaba Lass y Ramos únicamente ha subido cuando le tocaba. El sevillano ha estado fatal en ataque (no ha dado un pase en condiciones) pero su labor defensiva ha sido irreprochable, hasta el punto de que no hemos tenido ningún problema por su banda en todo el partido.

Con Lass en la derecha, Alonso asumía el trabajo en el centro del campo. El francés estaba más libre para incorporarse al ataque, dada su situación en banda derecha (aunque hacía movimientos de volante, terminando en el centro, aproximadamente a la altura de tres cuartos). Pero Alonso no podía dar ese paso adelante libremente, porque alguien debía cubrir esa posición. A los que no nos gusta el doble pivote, por un lado estábamos contentos, pero por otro, nos hubiera gustado ver a Xabi más arriba. Sin embargo, si queremos equilibrio todos no pueden subir. El sacrificado ha sido hoy Alonso, pero sacrificado entre comillas, porque gracias a su gran partido, los de arriba han podido hacer encaje de bolillos.

El Real Madrid no perdía el balón. Teniendo en cuenta que el Milán vive del contragolpe, en la primera mitad se quedaban sin opciones. Con la posesión, con los jugadores enchufados y con los contínuos movimientos de Higuaín, Benzemá, Kaká y Marcelo, parecía cuestión de tiempo que el Real Madrid se marchara de Italia marcando una buena goleada.

Pero Platini y compañía no lo podían permitir. Después del arbitraje de hoy, si alguien me dice que los colegiados sólo pitan lo que ven, es que ese alguien no sabe de esto. ¿Cuántas faltas le han hecho a Kaká? Son incontables. ¿Y a Marcelo, Higuaín y Benzemá? ¿Y cuántos penaltis no se han pitado en el área local? Cada vez que había un saque de falta o córner, se producía del orden de media docena de infracciones en el área italiana. Sin embargo, el único penalti pitado ha sido a favor del Milán, en una jugada iniciada con falta de Ambrosini (idéntico a la mejor ocasión de peligro de Pato, desbaratada por Casillas cubriendo perfectamente el hueco).

No recuerdo un partido más descarado y flagrantes en lo que a faltas se refiere que éste. Ha sido un auténtico ultraje, un bochorno, un escándalo de grandes proporciones. Lo dijimos al principio de temporada: "este año el Real Madrid, para ganar en Europa, tendrá que resolver los partidos por goleada antes de llegar a los minutos finales". Y parecemos brujos, porque hemos acertado de pleno.

Benzemá ha conseguido el gol del Real Madrid, tras rechace de un fuerte chut de Kaká. El empate lo ha logrado el exfutbolista (Fraudinho) de penalti.

Tras el descanso, el Real Madrid ha cambiado tácticamente. Incomprensible. Siempre hemos dicho que lo que funciona no debe cambiarse. Si se puede mejorar, adelante, pero cambiar algo cuando estás pegando un repaso a tu rival, es de juzgado de guardia. El Real Madrid ha abandonado las bandas. Marcelo se ha venido más al centro, Lass ha hecho lo propio, el juego se ha entorpecido, hemos empezado a perder balones y el Milán ha empezado a encontrarse en su salsa, lanzándose al asalto de la portería blanca en peligrosísimos contraataques.

Pellegrini no ha reaccionado (parece que se resiste a practicar un fútbol con bandas) y lo hemos pasado francamente mal. Pasado este tiempo, el cansancio ha comenzado a hacer mella en ambos equipos y, de la rotura general, el más beneficiado ha sido el Real Madrid que ha vuelto a llegar con peligro a la meta contraria. Kaká ha sabido aprovechar muy bien los espacios con buenas jugadas individuales y hemos podido decantar el partido a nuestro favor, pero unas veces Dida, otras la falta de puntería y otras la cantidad indiscriminada de faltas no pitadas por el colegiado, han evitado que subiera el segundo gol al marcador.

Hablando de Kaká: ¿habrá sido una consigna del técnico que se pasase todo el partido chutando desde fuera del área? Vale que Dida, de un tiempo a esta parte, ofrece muchas dudas, por lo que no es mala idea probarlo desde ahí, pero han sido varias las ocasiones en las que Kaká ha recibido llamadas de atención de compañeros que se encontraban desmarcados y en buenas posiciones cuando el brasileño decidía tirar. Creo que Kaká va a más en su juego, pero sigue levantando la cabeza demasiado poco para mi gusto. Espero que se corrija.

En el tramo final han entrado Raúl y Van Nistelrooy y el siete casi la lía. En los últimos minutos primero Marcelo y después el gran capitán a punto han estado de marcar, pero Dida ha sabido terminar el partido de forma muy solvente.

Con el pitido final tenemos el reparto de puntos (me da que Pellegrini ha prescindido de las bandas en la segunda parte porque le gustaba el empate y trataba de detener el ritmo de juego) que deja más contentos a los italianos que a nosotros, porque perdemos con ellos en el average.

Estoy muy contento con la primera parte, pero entre el arbitraje y entre que una vez más, nos volvemos de San Siro sin ganar, se me ha quedado un mal sabor de boca. Lo que tengo claro es que esta temporada no pienso volver a sentir ningún ataque de euforia antes de ningún partido. Esta noche todos hemos estado más concentrados (directiva, cuerpo técnico, futbolistas y aficionados) nadie ha dado por ganado el partido antes de jugarlo y ha dado gusto ver jugar a los nuestros. Éste es, sin duda, el camino a seguir.

El Real Madrid ve las orejas al lobo

El Real Madrid empata a 2 contra el Valencia,  en la segunda jornada de liga, en el primer partido  de esta temporada disputado e...